Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 4 5 2005 Internacional 27 El Pentágono acusa a Italia de pagar 10 millones de dólares para liberar a Sgrena Roma rebaja la contundencia de su informe sobre la muerte de Calipari JUAN VICENTE BOO. CORRESPONSAL ROMA. La rabieta de Italia contra los Estados Unidos, por la exoneración total de los soldados que causaron la muerte en Irak del agente italiano Nicola Calipari, cuando regresaba al aeropuerto de Bagdad después de haber liberado a la periodista Giuliana Sgrena, se está quedando en agua de borrajas. Poco antes de que Roma publicase su contrainforme alternativo al elaborado por el Pentágono, fuentes militares norteamericanas informaban a la cadena de televisión CNN de que Italia había pagado 10 millones de dólares para obtener la liberación de la periodista secuestrada, y ese dinero termina siempre en manos de los insurgentes y sirve para financiar sus actividades terroristas Ante este disparo de aviso, que sigue a otras filtraciones del Pentágono en días anteriores a la cadena CBS, el Gobierno italiano rebajó el tono de su contrainforme y en lugar de presentarlo, como estaba previsto, a las seis de la tarde en el ministerio de Asuntos Exteriores se limitó a colgarlo en la página web de la inteligencia militar pasadas las 10 de la noche. De este modo, lo que iba a ser una respuesta frontal del gobierno italiano a Washington se queda tan sólo en una nota de desacuerdo de sus servicios secretos. A estas alturas, el contrainforme es una mera hoja de parra para salvar la imagen de Silvio Berlusconi después de que Estados Unidos, a quien apoya Italia con 3.000 soldados desplegados en Irak, le haya negado la más mínima concesión en el caso de la muerte de quien es considerado un héroe nacional. Berlusconi no consiguió siquiera mantener una conversación telefónico con George W. Bush, lo cual le hubiera permitido anunciar que el amigo George le había reiterado su dolor por el trágico incidente del 4 de marzo en las cercanías del aeropuerto de Bagdad. al puesto de control destinado a filtrar el acceso a la autopista del aeropuerto, por la que había circulado poco antes del incidente el entonces embajador norteamericano en Irak, John Negroponte, actualmente encargado de la Inteligencia estadounidense. También lamenta el documento italiano que la inmediata retirada de los dos vehículos militares americanos implicados en el tiroteo haya dificultado la investigación posterior. Pero uno de ellos salió corriendo para trasladar a Giuliana Sgrena al hospital, y la guerrilla los hubiera destruido si hubiesen permanecido en aquel lugar. Lo que podía derivar en un engorroso malentendido entre aliados, ha quedado finalmente en una pequeña pataleta por parte italiana. La relación bilateral no peligra Al menos, el ministro de Asuntos Exteriores, Gianfranco Fini, consiguió ayer hablar con su colega Condoleezza Rice, y pudo declarar que la secretaria de Estado norteamericana lamenta que no se haya podido llegar a un informe común y que ambos gobiernos subrayan que el incidente no pone en discusión una prolongada relación bilateral fundada sobre valores comunes En todo caso, Silvio Berlusconi confía todavía en hablar con Bush antes de acudir mañana jueves al Parlamento. Aunque el larguísimo contrainforme elaborado por los servicios de inteligencia italianos no añade nada a lo ya sabido tras la publicación del informe del Pentágono, subraya la incomprensible ausencia de señales que indicasen a los conductores la proximidad