Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 4 5 2005 25 El Gobierno iraquí de Al Yáfari presta juramento en Bagdad en medio de un clima de creciente violencia La Administración de EE. UU. filtra que Italia pagó 10 millones de dólares por el rescate de la periodista Sgrena A PESAR DEL CARISMA JOSÉ MANUEL COSTA ¡C AP ómo es la vida! No han hecho falta más que una guerra y una sarta de mentiras para que Tony Blair haya pasado de convertirse en el primer valor del partido laborista a ser su principal lastre. Si por los británicos fuera, el actual primer ministro no sería reelegido. No tanto por la guerra en sí, sino porque aún recuerdan las expresiones de desgarrada sinceridad con que Blair llevó al país a esa guerra sobre unos datos que sabía endebles. Irak ha desvelado algo que los insiders ya conocían: los raptos emocionales de este hombre son puro teatro retórico, una representación donde vale todo, los ciudadanos son relegados al estado de espectadores y, además, son tomados por tontos. La cuestión es que Tony Blair (casi) no tiene alternativa. Quien debiera serlo, Michael Howard, dirige un partido conservador en cuya competencia los electores no confían y que además no puede explotar las flaquezas iraquíes de Blair porque él mismo fue el mayor entusiasta de la agresiva actitud norteamericana. No, Howard no va a lograr que los to- El único contrincante de envergadura que tiene Blair está dentro de su propio partido y se llama Gordon Brown Tony Blair basó su ascenso en la confianza que despertaba, en su sinceridad. Hoy ya no le cree nadie El candidato conservador, Grant Shapps, aborda el coche de una posible votante AP ries salgan de sus refugios agrarios y el partido se verá obligado a buscar un nuevo líder el mismo 6 de mayo. A ser posible con nuevas ideas, más allá de la sombra de Margareth Thatcher. En realidad, el único contrincante de envergadura que tiene Blair está dentro de su propio partido y se llama Gordon Brown. Es sobre las espaldas económicas del ministro de Hacienda (y su férreo control sobre el resto de ministerios) sobre una actitud durísima en ley y orden y sobre la lenta pero palpable recuperación de servicios como la enseñanza, donde se labrará una nueva victoria laborista. No sobre el carisma de Tony Blair, sino a pesar de ese carisma. Y es posible que esta vez sí, que Tony abandone el número 10 de Downing Street y deje paso al relevo. Con todo, los laboristas tienen miedo. El ascenso de los liberal- demócratas, único partido que se opuso a la guerra y actualmente constituido en la voz de una izquierda moderna, puede quedarse en un decente 22- 23 por ciento frente a un 37- 39 por ciento de los laboristas y un 30- 32 por ciento de los conservadores) o superar en un último gesto de protesta el 28 por ciento, lo cual vendría a rebajar la mayoría laborista de 144 a unos 100 escaños. Con eso se puede gobernar sin problemas, pero significa dejar a casi 50 parlamentarios actuales sin banco ni beneficios y ello generaría un clima interno, lamentable a la busca de una cabeza de turco. Blair ganará estas elecciones, pero se sabe políticamente agotado. Este hombre basó su ascenso en la confianza que despertaba, en lo próximo de su sinceridad. Hoy, para su desgracia, ya no le cree nadie. Blair dijo que la historia le juzgaría sobre Irak. Es posible que los electores y su partido no esperen tanto y le juzguen este mismo jueves. Economía Política Exterior Laboristas -Compromiso de no subir el tipo base ni el tipo máximo del impuesto sobre la renta- No extender el IVA a alimentos, ropa de niños, libros, periódicos y transporte público- Incrementar el salario mínimo 5,05 libras por hora- Permitir que los autobuses urbanos sean gratuitos para los mayores de 60 años Conservadores -Mantener el gasto público en sanidad, educación, transporte y cooperación al desarrollo, y aumentarlo en policía, defensa y pensiones- Ahorro de 12.000 libras al año, con la reducción de 235.000 puestos burocráticos- De ese ahorro, 8.000 millones serán para reducir la deuda y 4.000 para bajar impuestos Liberal- dem. -Eliminación del impuesto municipal y creación de nueva tasa local menos gravosa- Aumento de la presión fiscal sobre los mayores ingresos para pagar la eliminación de las tasas universitarias, la rebaja fiscal local y el cuidado gratuito de personas mayores- Supresión del Ministerio de Comercio e Industria. Laboristas -Promover el sí en el referéndum sobre la Constitución europea, a realizar en 2006. El referéndum podría no convocarse si el no ganara previamente en algún país- Compromiso de entrada en el euro, aunque podría no abordarse aún en la próxima legislatura- Mantener las tropas en Irak tanto tiempo como sea necesario Conservadores No a la Constitución europea y convocar el referéndum en los primeros seis meses de Gobierno- Rechazo de la incorporación al euro, sin convocatoria de ningún referéndum- Mantenimiento de las tropas en el conflicto de Irak mientras así sea requerido por las autoridades iraquíes y el deseo de la ONU Liberal- dem. -Retirada de las tropas de la guerra de Irak a final de año, una vez la seguridad del país esté estabilizada- Defensa del sí a la Constitución europea en el futuro referéndum- Apoyo a la desaparición de la libra e incorporación a la moneda única europea tan pronto como sea posible sin alterar la estabilidad económica del país