Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 3 5 2005 73 Las japonesas Bandai y Namco se fusionan para crear un gran grupo mundial en el sector del videojuego La OPEP produce actualmente más de dos millones de barriles por encima de su cuota oficial Telefónica unificará las direcciones financieras de sus negocios fijo y móvil Alierta trabaja en un nuevo modelo de compañía, enfocada a ofrecer servicios integrados b La primera experiencia se llevará a cabo en Cesky Telecom, la operadora checa adquirida en abril y cuya gestión depende de Telefónica de España Qwest renuncia a comprar MCI El operador de telecomunicaciones norteamericano Qwest anunció ayer que renuncia a seguir pujando para tomar el control de su competidor MCI, antiguo WorlCom. Ya no es de interés de los accionistas, de los clientes, ni de los empleados continuar en un proceso que parece estar continuamente sesgado en contra de Qwest señaló la empresa en un comunicado. El consejo de administración de MCI, operador de larga distancia, respaldó la semana pasada la nueva oferta de Verizon, el número uno del sector, cifrada en 8.440 millones de dólares, rechazando una vez más las propuestas de su rival Qwest, que ofrece más dinero. La oferta mejorada de Verizon supone un desembolso extra de 840 millones de dólares respecto a la anterior, aunque es 1.300 millones de dólares inferior que la presentada por Qwest. Pese a ello, el consejo de MCI ha apostado por Verizon. cada segmento de clientes, tanto de comunicaciones móviles como fijas, de voz, de datos y de servicios, y actuar como una sola empresa apalancando nuestro tamaño y las oportunidades de nuestra pertenencia al grupo Telefónica La primera experiencia de integración de servicios se llevará a cabo en Cesky Telecom, la operadora checa privatizada el pasado mes de abril y de cuya gestión se encargará Telefónica de España, según acordó el consejo de la multinacional el 20 de abril. La filial española de telefonía fija no sólo se encargará de supervisar la evolución del negocio tradicional, sino que además asumirá responsabilidades sobre Eurotel, la operadora de telefonía móvil que cuenta con cerca de 4,6 millones de clientes. Pedro Antonio Martín Marín fue sustituido en Hispasat por Petra Mateos, que hasta entonces presidía una empresa pública de Castilla- La Mancha. José Fernández Olano cedió su puesto en la presidencia de Aldeasa al ex ministro socialista y actual presidente de las Cámaras, Javier Gómez Navarro. que entren en su consejo algunos prohombres socialistas, como Carlos Solchaga o Claudio Aranzadi, lo que no ha sucedido hasta la fecha. Además, Alierta mantiene una buena relación tanto con Solbes como con Montilla, lo mismo que Pizarro desde Endesa. Caja Madrid y La Caixa mantienen una lucha soterrada por el control de Endesa, con Pizarro como espectador El relevo más llamativo, el de Cortina al frente de Repsol, contó con el visto bueno del ministro Montilla car que la salida de Norniella, que ha sido nombrado presidente de honor, ha impedido la designación de alguien próximo al Gobierno. Tal como ya hizo en su salida de la presidencia de las Cámaras de Comercio, donde fue sustituido por Gómez Navarro, Fernández Norniella se ha marcado sus tiempos y ha decidido irse cuando lo ha considerado oportuno, pese a las presiones desde el Gobierno. Nada más ganar el PSOE las elecciones, se especuló con la posibilidad de que el ex dirigente socialista Javier de Paz accediese a la presidencia de Ebro por la participación de SEPI, lo que no se produjo al acceder éste finalmente a la presidencia de Mercasa. Al parecer, las presiones iban ahora en el mismo sentido y había un candidato con nombre y apellidos al que de momento no le ha salido la jugada. El PP se rearma en Endesa El aumento de la partipación de Caja Madrid del 5 al 9 del capital de Endesa ha sido interpretado por numerosas fuentes como una respuesta del PP a los planes del Gobierno. Tras la conclusión del famoso Libro Blanco de la Energía, que ha encargado Montilla, se puede producir una reestructuración del sector energético nacional. Y hasta el reciente movimiento de la caja que preside Miguel Blesa, el actor principal de esta reestructuración sólo tenía un nombre: La Caixa. Pero ya no. Las fuentes consultadas aseguran que no hay una estrategia de defensa concertada, que según algunas malas lenguas apuntaría directamente a Washington. Lo que sí se ha producido es una reacción desde determinadas Comunidades del PP para plantar cara a ciertos planteamientos del Gobierno sobre política industrial. No es descartable que haya nuevas operaciones alentadas por parte del PP sobre sectores estratégicos. Hace meses se especuló con una fusión de Endesa, Aguas de Barcelona y Gas Natural, las dos últimas de La Caixa. Y eso, según las fuentes, fue lo que hizo saltar las alarmas en el PP. Desde entonces se está librando una batalla soterrada sobre Endesa, cuyo signo se verá con los nuevos consejeros que entren en la compañía en la próxima junta. Como ya ha avanzado ABC, el presidente de la patronal catalana, Fomento del Trabajo, Joan Rosell, parece ser un independiente fijo, que contaría con el apoyo de La Caixa, que controla un 5 de Endesa, y no sería mal visto por el presidente de la eléctrica. Por su parte, Caja Madrid quiere dos nuevos consejeros y una vicepresidencia. Parece bien colocado en la quiniela el presidente de Analistas Financieros, Aldo Olcese, próximo a Blesa. Alierta, Pizarro y Conte Quedan, sin embargo, aún varios presidentes de importantes compañías estratégicas, nombrados por el PP y que no han sido cambiados. Se trata, entre otros, de Manuel Pizarro, que sigue al frente de Endesa, de César Alierta, que continúa en Telefónica y también, en menor medida, de Fernando Conte, que dirige Iberia. Cada uno de ellos tiene una distinta estrategia para seguir al frente de las grandes multinacionales que presiden. En el caso de Telefónica, se lleva meses especulando con la posibilidad de A. POLO MADRID. El grupo Telefónica sigue trabajando intensamente en la definición de un nuevo modelo de compañía enfocado a ofrecer servicios integrados, cuyo diseño estará perfilado en los próximos meses. El plan se pondrá en marcha en 2008, coincidiendo en el tiempo con el progresivo traslado de efectivos humanos a la futura Ciudad de la Comunicación, situada en el nuevo barrio de Las Tablas (norte de Madrid) según reconocen fuentes de la operadora. Para implementar este nuevo modelo de gestión, puesto en marcha por otras operadoras de telecomunicaciones como la norteamericana Verizon o la inglesa BT, Telefónica simplificará su organigrama integrando los departamentos financieros de Telefónica de España y Telefónica Móviles, que pasarán a compartir el mismo techo en la futura Ciudad de la Comunicación. El proyecto sobre el que trabaja la dirección de Telefónica permitirá crear una nueva estructura organizativa, más simplificada y ágil que la actual, destinada a proveer de servicios integrales (voz, datos, internet de alta velocidad y televisión) tanto a clientes corporativos como residenciales. Desaparecerá así el actual modelo de negocio, en el que cada filial libra su guerra particular- -a veces contra otras compañías del grupo- para cumplir objetivos e incrementar su cuenta anual de resultados, y se creará otro con una orientación más comercial y enfocado al cliente. De hecho, Alierta pretende que el 40 de la plantilla se dedique a tareas comerciales en 2007. Las bases de este proceso de transformación fueron expuestas el pasado 4 de noviembre por el presidente de Telefónica, César Alierta, en un encuentro celebrado en Madrid con más de 1.000 directivos de la compañía. En su discurso de clausura, Alierta se comprometió a convertir Telefónica en el mejor y mayor grupo intregrado de telecomunicaciones del mundo Debemos reforzar nuestro funcionamiento como grupo integrado- -dijo aquel día Alierta- para ofrecer soluciones integradas a Teléfono único Para el cliente residencial de la operadora los servicios integrados se traducirán, por ejemplo, en la utilización de un único teléfono, que cumplirá las funciones de móvil fuera del hogar y de fijo dentro del mismo, o una sola factura que recogerá los gastos incurridos por el conjunto de servicios contratados. Desde un punto de vista tecnológico, la integración será soportada por la nueva red IP, en la que Telefónica ha invertido 2.000 millones de euros desde 2003.