Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
44 Sociedad MARTES 3 5 2005 ABC España, absuelta por segunda vez de una demanda por discriminación sexual ante la UE b El Defensor del Pueblo Europeo Brasil rechaza ayuda contra el sida porque va condicionada a condenar la prostitución El Gobierno de Estados Unidos le habría ofrecido 40 millones de dólares b La prostitución es legal en Brasil rechaza la demanda de un homosexual español, que alegaba discriminación sexual tras serle rechazada la reagrupación familiar M. NÚÑEZ. CORRESPONSAL BRUSELAS. El Defensor del Pueblo Europeo, Nikiforos Diamandouros, ha absuelto a España de una demanda de discriminación sexual interpuesta por un ciudadano homosexual, que había recurrido a esta instancia al sentirse discriminado sexualmente por las autoridades españolas después de que se le negara una reagrupación familiar. Diamandouros, que confirma así la decisión adoptada en este mismo sentido por la Comisión Europea, argumenta que durante la investigación llevada a cabo, se ha confirmado que la situación denunciada no está regulada por el Derecho de la UE en su actual fase de desarrollo La citada institución, además, recomienda a los demandantes que busquen la reparación de sus derechos supuestamente lesionados a nivel nacional sugerencia que ha sido tenida en cuenta por los demandantes, ya que han presentado una reclamación ante el Defensor del Pueblo español. Los denunciantes, de nacionalidad española y argentina, presentaron anteriormente una queja ante la Comisión Europea contra la decisión de las autoridades españolas de denegarle al ciudadano argentino un visado de residencia en régimen de reagrupación familiar, necesario para poder trasladarse a España a vivir con su compañero español. y las asociaciones de meretrices juegan un activo papel en la lucha contra el sida. En 2002, 660.000 brasileños tenían la enfermedad ALFONSO ARMADA. CORRESPONSAL NUEVA YORK. Brasil rechazó 40 millones de dólares para luchar contra el sida procedentes del Gobierno de Estados Unidos porque la ayuda iba condicionada a una condena expresa de la prostitución. Según informaba ayer el diario The Wall Street Journal la decisión de las autoridades brasileñas elevó a diatriba internacional el nuevo catálogo de requisitos morales que el presidente George W. Bush y sus aliados conservadores en el Congreso han ligado a los programas de ayuda a países subdesarrollados, sobre todo en lo que concierne a cuestiones de índole sexual, drogas y prevención del sida. No podemos controlar (la epidemia) mediante principios que son ma- niqueos, teológicos, fundamentalistas y chiítas manifestó al influyente diario económico Pedro Chequer, director del programa brasileño contra el sida y presidente de la comisión nacional que decidió descartar la donación estadounidense que obligaba a sus recipiendarios a firmar una declaración de condena del comercio carnal. Trabajo sobre Política Sexual y Social, un foro internacional formado por investigadores y propagandistas. Primer país que toma esta medida Según el Journal Brasil es el primer gran país destinatario de ayuda estadounidense que opta por rechazarla, aunque el 90 por ciento de los fondos empleados contra la epidemia pertenecen a los fondos gubernamentales del Ejecutivo de Brasilia, mientras que entre el 7 y el 8 por ciento procede del Banco Mundial y el resto de Washington y otros gobiernos. La prostitución es legal en Brasil, y las asociaciones de prostitutas juegan un activo papel en la lucha contra el sida. Aunque las autoridades brasileñas recomiendan la abstinencia y la fidelidad, su política preventiva hace más hincapié en la educación sexual, de la que la distribución de condones es uno de sus puntales. Desde 1996, los responsables sanitarios proporcionan gratuitamente medicinas antiretrovirales a cualquier persona infectada de sida. Éxito de las campañas Brasil es considerado como un país modélico en la lucha contra la pandemia precisamente porque, aseguran responsables brasileños, tratan de forma abierta y sin recriminaciones morales con prostitutas, homosexuales, drogadictos y otros grupos de alto riesgo. Los expertos estimaron en 1992 que en 2002 habría en Brasil 1,2 millones de infectados, pero llegada esa fecha el número de enfermos era de 660.000. ¿Por qué habríamos de adoptar una estrategia diferente si ha resultado exitosa en los últimos diez años? se pregunta Sonia Correa, activista antisida y copresidenta del Grupo Internacional de Derecho comunitario Los demandantes alegaban que la denegación se basaba en el hecho de que ambas personas eran del mismo sexo, lo que en su opinión constituía una discriminación por motivos de orientación sexual, con lo que sería contrario al Derecho de la Unión Europea, concretamente al artículo 13 del Tratado de las Comunidades Europeas, que prohíbe la discriminación, y de los artículos 20 y 21 de la Carta de los Derechos Fundamentales de la UE, así como las disposiciones de las Directivas 2000 78, relativa a la igualdad de trato en el empleo, y la 2000 43 CE, relativa a la discriminación por motivos de origen racial o étnico. La CE respondió a los demandantes con el argumento de que el Tratado de la CE no es de aplicación en el derecho de la familia y que las directivas a las que hacen referencia los demandantes no son referencia para esta situación. AP Una campesina serbia, embarazada de siete meses a los 67 años BELGRADO. La campesina que con tanto esmero alimenta a sus gallinas se llama Zlatija Jovic, una mujer de 67 años del sur de Serbia, que asegura estar embarazada de siete meses. Acostumbrados a ver cómo se pulveriza el récord en el que las mujeres se convierten en madres gracias a las nuevas técnicas de reproduc- ción, la gestación no sorprendería. Pero en esta ocasión, Zlatija jura que su bebé, que será un niño, fue concebido de forma natural. Sin embargo, el ginecólogo que la revisó a principios de abril, ya ha dicho que no se acuerda de este extraordinario caso. De confirmarse, estaríamos ante la madre de mayor edad del mundo.