Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 Internacional MARTES 3 5 2005 ABC Los presos islamistas de Marruecos sólo tomarán azúcar y agua en su huelga b La asociación Ennassir se El autor del libro de cabecera del presidente de EE. UU. ministro de la Diáspora y de Jerusalén, azote del antisemitismo, superviviente del gulag soviético y ultranacionalista israelí dimite en contra de la evacuación de Gaza queja del silencio que guarda el Ministerio de Justicia de Rabat e insiste en presionar con una huelga de hambre en las cárceles LUIS DE VEGA. CORRESPONSAL RABAT. Agua y azúcar. Ése será el único alimento que ingieran unos mil presos islamistas que desde el lunes se encuentran en huelga de hambre indefinida en una decena de cárceles de Marruecos. Si no hay una rápida intervención del Gobierno esto puede ser una catástrofe reconocieron ayer a ABC fuentes de la asociación Ennassir impulsora de la protesta. El secretario general de la asociación, Moutad Abderrahim, explica que muchos de los detenidos que han dejado de alimentarse padecen enfermedades crónicas o son de edad avanzada. Los presos llevaron a cabo el lunes y el martes de la semana pasada una huelga preventiva para llamar la atención de las autoridades, pero como no hemos recibido respuesta de la Dirección General de Prisiones- -dependiente del Ministerio de Justicia- -hemos decidido comenzar esta huelga indefinida señala Abderrahim. Sharansky, el mesías de Bush en Oriente Próximo, tira la toalla TEXTO JUAN CIERCO. CORRESPONSAL JERUSALÉN. Natan Sharansky apenas supera el metro y medio de estatura. Apenas muestra su cabeza, siempre tocada por una gorra de la que nunca se separa para tapar su calvicie. Viste con modestia. Emplea un tono de voz casi inaudible. Sharansky podría pasar desapercibido allá donde se encuentre. Pero no es así. Todo lo contrario. Autor del libro de cabecera del presidente de EE. UU. George W. Bush; ministro de la Diáspora y de Asuntos de Jerusalén; azote del antisemitismo en el mundo, sobre todo de los periodistas extranjeros; superviviente del gulag de donde salió en 1986 tras un intercambio de espías entre Occidente y la Unión Soviética; ultranacionalista israelí favorable a la ocupación de los Territorios Palestinos. Natan Sharansky, de 57 años, que es todo eso y mucho más, dimitió ayer del Gobierno de Israel para mostrar su rotundo rechazo al plan de evacuación de Gaza diseñado por Ariel Sharón. no, al igual que su secretaria de Estado, Condoleezza Rice, repasa una y otra vez un manual que él mismo ha reconocido su hoja de ruta para su política en Oriente Próximo, para esa democratización de toda la región. De hecho, Bush mantuvo una larga reunión con Sharansky en su Despacho Oval el 11 de noviembre de 2004, el mismo día en que había muerto Yaser Arafat en París. Grandes elogios Así pues, el presidente de Estados Unidos se ha quedado sin su particular mesías en el Gobierno israelí, donde actualmente era ministro sin Cartera pero ejercía una reconocida y notable influencia por sus muy buenas relaciones personales con Sharón. Éste, de hecho, se deshizo ayer en grandes elogios hacia su dimitido colaborador, en su día ministro de Vivienda, de Interior, de Industria y Comercio, y líder del partido rusófono, Isarel Baliya a la postre sumergido en el Likud. Pero a Bush le queda la teoría de su más influyente ideólogo, de la que a buen seguro podrá disfrutar con más asiduidad en un país cuyas principales universidades y más destacados centros de estudios se lo rifan para que pronuncie conferencias y explique su punto de vista. En esencia, éste: Los países tiránicos y dictatoriales son los que exportan violencia, guerra y terrorismo para fortalecerse internamente, mientras las democracias no se declaran la guerra unas a otras. De ahí que para acabar con las guerras, con el terrorismo y con la violencia resulte completamente imprescindible expandir la democracia y derribar los regímenes totalitarios allá donde quiera que se den, sobre todo en el mundo árabe y musulmán Trágico error En su carta de renuncia, enviada al jefe del Ejecutivo israelí tras haber pasado tres días de la Pascua judía (Pésaj) en Atzmona, uno de los asentamientos de la franja mediterránea, Sharansky califica de trágico error la retirada de Gaza, que no ayudará en nada a la democratización de la sociedad palestina y alentará en cambio el terrorismo y se alarma de la trágica ruptura observada en el seno de la sociedad israelí a raíz de esta iniciativa. Sharansky es un hombre fiel a sus creencias y entre ellas destaca una por encima de todas: El problema palestino es la falta de democracia, no la ocupación israelí Su último salto a la fama tiene mucho más que ver con su influencia en la visión de Bush de Oriente Próximo Natan Sharansky AP Juicios sin presión Piden que se repitan los procesos judiciales y se mejoren las condiciones de los presos. Todos los juicios se celebraron en condiciones de presión, con instrucciones llegadas desde fuera, por eso hay que repetirlos añade el secretario general de esta asociación que defiende los derechos de los presos islamistas. Consideran además que el Gobierno del tecnócrata Dris Yetú se está excediendo en la puesta en práctica de la ley antiterrorista aprobada pocos días después de los atentados que costaron la vida a cerca de medio centenar de personas, incluidos los doce kamikazes, el 16 de mayo de 2003 en Casablanca. Ahora, casi dos años después, son muchos, no sólo Ennassir los que consideran excesivo el celo de las autoridades judiciales y policiales en castigar a los supuestos responsables. No es la primera vez que muchos de estos presos hacen huelga de hambre. Según Ennassir uno de los principales acusados de los atentados de Casablanca, Mohamed El Omari, está casi paralítico tras una huelga de un mes. Los últimos informes de organizaciones de Derechos Humanos denuncian el uso de la tortura para sacar información a los detenidos. Muchos de los presos que se encuentran en huelga de hambre han pasado por el centro de detención secreto de Temara, junto a Rabat. Para acabar con el terrorismo es necesario expandir la democracia y derribar los regímenes dictatoriales que con sus otras muchas actividades y ocupaciones, presentes y pasadas. Su libro, Por la democracia: el poder de la libertad para vencer a la tiranía y al terror es uno de los principales culpables de que el inquilino de la Casa Blanca, como ha explicado este fin de semana su mujer Laura en Washington, se acueste a las nueve de la noche. Y es que el presidente norteamerica- Israel crea su primera universidad en los Territorios Ocupados J. C. JERUSALÉN. Israel prosigue con su política nada disimulada, por mucho que diga la hoja de ruta de turno, de reforzar su presencia en Cisjordania. Lo hace a diario con la construcción del muro ilegal y con la expansión también ilícita de los asentamientos judíos, y ahora se ha sacado de la manga una iniciativa desde luego innovadora que ya ha sido denunciada por los palestinos: la creación de la primera universidad israelí en los Territorios Ocupados. El Gobierno hebreo, con los votos en contra de los ministros laboristas, aprobó ayer en efecto convertir el Colegio de Estudios Superiores de la colonia de Ariel, en universidad. Y lo hizo no sólo para dejar claro que la evacua- ción de Gaza no será imitada en Cisjordania, por mucho que exija la comunidad internacional, sino para combatir con hechos concretos el boicot decretado por asociaciones universitarias británicas a las Universidades de Haifa y de Bar Ilán (Tel Aviv) por colaborar de manera activa con la ocupación de los Territorios Palestinos. Mientras se tensa la cuerda con este tipo de decisiones políticas, la violencia asoma cada día con mayor virulencia en la conmocionada región pese a la tregua no declarada. Ayer, un soldado israelí y un miliciano palestino murieron en un enfrentamiento a tiros en la zona de Tulkarem mientras tres cohetes Qassam aterrizaron en las cercanías de Sderot.