Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 3 5 2005 23 La soldado Lynndie England, símbolo de los abusos de Abu Ghraib, se declara culpable de malos tratos José Miguel Insulza, ministro chileno del Interior, nuevo secretario general de la OEA Verdes y UKIP, sin opción a escaño E. J. B. LONDRES. El sistema electoral de las legislativas británicas, donde hay tantas circunscripciones como escaños, y donde cada escaño es ganado por el candidato que obtiene más votos, impide la elección de representantes de formaciones menores. Así, no obtendrán diputados ni el Partido Independencia del Reino Unido (UKIP) ni los Verdes, que lograron quince y dos escaños, respectivamente, en las elecciones europeas, donde funcionó el sistema proporcional. Tampoco lo conseguirán el ultra Partido Nacional Británico ni Veritas, la nueva formación creada por Robert Kilroy- Silk, el popular ex presentador de televisión que contribuyó al éxito del UKIP, luego expulsado de esa formación. Quien se bate con posibilidades de un escaño en un barrio de Londres es George Galloway y su partido Respect, que fundó tras abandonar el laborismo con ánimo de atraerse el voto musulmán. Galloway, acusado de haber sido sobornado en su día por el régimen de Sadam, ha puesto en pie de guerra a sectores musulmanes contra una candidata laborista judía de raza negra, y se ha ganado amenazas de muerte por falso profeta Michael Howard, líder conservador, corría ayer junto a un cámara de televisión antes de un mitin en Manchester AP Pese al nacionalismo escocés y galés y al sistema propio de partidos en Irlanda del Norte, en el Parlamento de Londres las formaciones regionales no tienen ningún peso. Los laboristas son, en realidad, el gran partido de Escocia y de Gales La calderilla regional no cuenta E. J. BLASCO Blair se está dirigiendo al electorado. El Gobierno laborista nos dijo que Irak tenía armas de destrucción masiva, pero esas armas nunca existieron. Si no pudimos confiar en los laboristas sobre Irak, ¿cómo podemos confiar en ellos en salud, educación, seguridad ciudadana o en cualquier otra cosa? declaró, con un agrio tono que hasta ahora sólo habían utilizado contra el Gobierno los conservadores. Mientras el cuerpo a cuerpo lo mantenían laboristas y liberal- demócratas, algo que le beneficia, el conservador Howard se dedicó ayer a presentar las ocho prioridades que tendría su Gobierno si los tories ganan. Programa conservador Howard propuso terminar con los formularios que deben rellenar los policías cuando detienen a alguien, encargar a las jefas de enfermeras la autoridad sobre la limpieza en los hospitales, activar durante las 24 horas del día la vigilancia en las fronteras para impedir la inmigración ilegal, crear un cuerpo de policía especial para luchar contra este fenómeno, otorgar a los directores de las escuelas la autoridad sobre las expulsiones, reducir el precio de las matrículas universitarias y rebajar sustancialmente el impuesto municipal que pagan los pensionistas. LONDRES. Nunca han determinado o condicionado mayorías, y tampoco lo harán tras las elecciones del próximo jueves. En un país con identidades tan arraigadas como la escocesa, curiosamente los partidos nacionalistas o limitados a alguna región suman únicamente 27 de los 659 escaños del Parlamento central. El Partido Nacional Escocés obtuvo cinco escaños en las últimas elecciones, y cuatro el Plaid Cymru, el partido nacionalista galés. También calderilla es la representación de las formaciones propias de Irlanda del Norte: el DUP del reverendo Paisley tiene cinco escaños, cuatro el Sinn Fein, tres el UUP de Trimble, tres los católicos moderados del SDLP y otros tres unionistas escindidos. Esa escasa presencia regional se debe a dos razones, además del condicionamiento del sistema electoral. Una es la abrumadora mayoría de población de Inglaterra (49,5 millones de habitantes) frente a la de los otros territorios (Escocia, 5 millones; Gales, 2,9; Ulster, 1,7) Ello otorga 529 escaños a los ingleses, 72 a los escoceses (que en estos comicios se reducirán a 59) 40 a los galeses y 18 a los norirlandeses. La otra explicación es que el Partido Laborista atrae a la inmensa mayoría de los votantes de Escocia y Gales, con una fuerte tradición minera y obrera; de hecho, los líderes laboristas han solido proceder de esas dos zonas. Las peculiaridades del Ulster, por otra parte, han hecho que los tres grandes partidos no mantengan actividad política en esa provincia. El Partido Conservador, por el contrario, es un partido sólo de Inglaterra: en las últimas elecciones no obtuvo ningún diputado en Gales y sólo uno en Escocia, frente a los 34 y 56, respectivamente, logrados por los laboristas. Esta distribución hace que las elecciones se decidan en los distritos electores ingleses. Postulados autonomistas En 1997, la gran victoria de Blair, el primer líder laborista inglés en muchos años (su previsto sucesor, Gordon Brown, vuelve a ser escocés) se debió a que su New Labour supo penetrar en las clases medias urbanas de Inglaterra. Y ello sin dejar de ser la formación natural de Escocia y Gales, donde sus postulados autonomistas congenian con la voluntad diferenciadora de esos dos territorios, sobre todo del primero. La cuestión territorial no está siendo objeto de debate en esta campaña. Aplicada en 1999 la llamada devolution con la puesta en marcha de Parlamentos autonómicos en Edimbur- go y Cardiff, los gobiernos respectivos, dirigidos por laboristas, están gestionando sus competencias sin especiales tensiones. Únicamente en los debates locales, los partidos nacionalistas reclaman mayores atribuciones, como el correoso Alex Salmond, líder del Partido Nacional Escocés, que pide la independencia. Incluso del programa electoral laborista ha caído de su lugar destacado la creación de parlamentos regionales dentro de Inglaterra. La descentralización fue rechazada el año pasado en el primer referéndum convocado, en la región de Newcastle, debido al escaso interés de la población. El Ulster se radicaliza Fuera de Inglaterra, donde la campaña se sigue con mayor confrontación es en Irlanda del Norte. Como era previsible, de acuerdo con la nueva correlación de fuerzas tras las elecciones norirlandesas de 2003, los sondeos indican que el DUP de Paisley se impondrá por primera vez en unas elecciones generales, y además con rotunda claridad, al unionismo moderado del UUP, y que el Sinn Fein podría incrementar su ventaja sobre los socialdemócratas católicos del SDLP. La llamada de Gerry Adams, presidente del Sinn Fein, para que el IRA abandone de forma definitiva las armas parece al menos haber combatido la mala imagen que los republicanos habían cosechado con las últimas actividades delictivas del IRA. Blair ha sido el primer líder laborista inglés en muchos años; su sucesor- -Brown- -vuelve a ser escocés