Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 2 5 2005 Economía 75 Las cajas de ahorros acumulan 13.728 millones en plusvalías de sus participaciones estables en empresas El volumen de la cartera industrial de estas entidades representa sólo el 3,3 de sus balances b Rechazan las acusaciones sobre las influencias políticas en sus inversiones y alegan que sus órganos de gestión tienen una representación diversa y controles muy rígidos MIGUEL PORTILLA MADRID. Las cajas de ahorros cada vez se encuentran con más voces que tratan de acotar sus posibilidades de crecimiento. Por un lado, desde el Banco de España se les envían mensajes para que frenen las concesiones de créditos, porque los clientes están sobreendeudados, y porque a finales de 2004 los préstamos ya suponían el 69,8 del activo de las cajas. Por otro, algunos expertos no ven con buenos ojos que las cajas inviertan en participaciones industriales, por su naturaleza social, por los riesgos que se asumen y por la posible influencia política a la hora de decidir las inversiones. Lo cierto es que las cajas vienen creciendo a tasas del 20 en préstamos hipotecarios, y superiores al 14 en créditos al consumo. El último dato, del pasado mes de febrero, respecto a hipotecas, ha sido de un incremento del 21,43 Pero desde estas entidades se afirma que es imposible seguir creciendo a estos ritmos y que hay que buscar vías alternativas, porque el sector bancario trabaja cada vez con márgenes más bajos, inferiores ya al 3 algo que no se da en ningún otro sector. Estructura del activo de las cajas de ahorros 70 65 60 55 50 45 40 35 30 25 20 15 10 5 0 Crédito Interbancario Resto de la cartera de valores Otros activos Participaciones 1991 1992 1993 1994 1995 1996 1997 1998 1999 2000 2001 2002 2003 2004 Evolución Interbancario Crédito Participaciones Resto cartera de valores Otros activos Participaciones estables y empresas de las cajas 19,6 46,0 1,0 26,2 7,3 22,6 46,8 1,1 23,3 6,2 26,7 46,1 1,2 20,2 5,8 22,3 47,3 1,2 23,6 5,6 22,6 47,1 1,5 23,4 5,4 22,0 48,0 1,7 22,8 5,4 19,5 52,3 2,3 20,7 5,2 19,7 55,0 2,4 18,1 4,8 18,1 56,6 2,4 17,6 5,2 15,4 59,4 3,8 15,8 5,6 14,4 60,7 3,7 15,7 5,5 13,1 63,2 3,6 15,0 5,2 11,3 66,2 3,4 14,3 4,7 10,7 69,8 3,3 11,7 4,5 1991 1992 1993 1994 1995 1996 1997 1998 1999 2000 2001 2002 2003 2004 Alternativas para crecer Las dos alternativas lógicas para seguir creciendo son reducir los costes o aumentar los ingresos. Las cajas han apostado por lo segundo con un claro objetivo puesto en la diversificación, lo cual ha originado un cambio en la gestión de estas entidades, al pasar de un modelo pasivo a uno más activo, y de ser administradores a ser gestores. Pero, a pesar de las voces de alarma en torno a las participaciones industriales de las cajas, hay que señalar que en lo referente a las inversiones estables- -aquellas que, en su mayoría, son superiores al 3 y con vocación de permanencia- -la evolución desde 1991 sólo ha registrado un crecimiento de un 2,3 Así, actualmente, la participación estable de todas las cajas supone un 3,3 del balance, porcentaje que llegado un momento de crisis no supondría un perjuicio irreparable, según afirman fuentes del sector. Las participaciones más importantes están en manos de La Caixa, cuyas inversiones alcanzan los 9.366 millones y representan un 7,2 de sus activos, según los balances públicos de las cajas. Por su parte, Caja Madrid tiene 2.230 millones de euros en participaciones industriales, que suponen el 2,65 de su balance. La inversión total de las cajas de ahorros considerada como estable es de 21.900 millones de euros, y hasta el pasado mes de diciembre las entidades acumulan unas plusvalías latentes de 15.339 millones de euros, y unas minusvalías de 1.611 millones, por lo que el saldo alcanza los 13.728 millones de euros, que suponen un 62,68 sobre el total de las inversiones realizadas. De ahí que las cajas rechacen las críticas que reciben respecto a los posibles riesgos de sus inversiones. Además, esas inversiones han aumentado notablemente sus beneficios, no sólo por las plusvalías adquiridas o latentes, sino también por el cobro de dividendos. Hay que recordar que el 29 de los beneficios de las cajas del pasado ejercicio, unos 1.140 millones, se destinó a obra social, y supuso un aumento del 14 respecto a 2003. No obstante, reconocen que será complicado elevar estas participaciones porque las nuevas normas internacionales contables, las de Basilea II y la mayor competencia obligarán a una selección más exigente en las inversiones a la hora de asumir riesgos. En ese sentido, las cajas argumentan que no se pueden permitir el lujo de los bancos, que si tienen problemas de recur- Cerca de 6.000 empleos directos creados por los 3.000 microcréditos concedidos Las cajas de ahorros no sólo hacen inversiones en las grandes empresas, sino que también son las entidades que más microcréditos con fondos propios han concedido desde su implantación en España. Hasta el primer trimestre de 2005, las cajas habían formalizado cerca de 3.000 microcréditos, por un importe que supera los 25 millones de euros, al margen de las líneas de financiación oficiales. Los microcréditos de las cajas han creado cerca de 6.000 empleos directos, mediante la puesta en marcha de los proyectos de microempresas y de autoempleo financiados. El tipo de interés medio se sitúa en el 4 y la tasa de morosidad entre el 0,18 y el 4,8 En su mayor parte, estos microcréditos se destinan a personas en riesgo de exclusión social o financiera, es decir, que carecen de cualquier aval o garantía y tienen el acceso cerrado al sistema bancario tradicional. Entre el 60 y el 80 de los microcredistas son inmigrantes que están en España por motivos económicos, Y el perfil del usuario en las cajas es de una mujer de unos 35 años que solicita unos 9.000 euros para poner un negocio en el sector servicios. sos realizan ampliaciones de capital. Se preguntan que quién hubiera realizado las inversiones empresariales si ellas o los bancos no las hubieran hecho. Y añaden que muchas compañías habrían sido pasto de la deslocalización o de las multinacionales. Por último, respecto a las acusaciones de que muchas de sus inversiones empresariales se efectúan en base a influencias políticas, dicen que en sus órganos de gobierno hay una representación muy diversa. Así, por ejemplo, indican que la caja más grande, La Caixa, a la que se tilda de estar próxima al partido del actual Gobierno, su asamblea general está compuesta por 160 miembros, de los que 58 representan a los impositores; 48 a las entidades fundadoras y de interés social; 34 son consejeros que proceden de las corporaciones locales, de los que algunos son de designación directa- -como los Ayuntamientos de Barcelona, Madrid y Gerona- y 20 representan a los empleados de la entidad. En Caja Madrid, la Asamblea General se compone de 320 consejeros, de los que 112 representan a los impositores, 100 a las corporaciones locales, 40 son de la Asamblea de Madrid, 36 de los empleados y 32 son consejeros de entidades representativas. Y su consejo de administración lo forman 21 miembros, de los que 7 son de corporaciones municipales y otros tantos de los impositores, 3 de la Asamblea de Madrid, 2 de entidades representantivas y dos más de los empleados.