Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 2 5 2005 Sociedad 45 Benedicto XVI estrena la ventana papal para felicitar la Pascua a los ortodoxos Saludo en español del Santo Padre a los peregrinos de Madrid y Barcelona b La ventana más famosa del mun- La epidemia de Marburgo en Angola se ha cobrado 257 vidas b Por primera vez un paciente contagiado sobrevive a la enfermedad y abandona el hospital donde estuvo ingresado, según el Ministerio de Sanidad angoleño ABC MADRID. El ritmo es menor, pero el número de infectados por el virus hemorrágico de Marburgo continúa sumando nuevas víctimas en Angola. El último recuento eleva a 257 el número de fallecidos, según los datos del Ministerio de Sanidad angoleño. La provincia de Uige, donde estalló la epidemia, es todavía la más castigada y donde más muertes se están produciendo. Sólo en esta provincia han muerto 246 de los 257 fallecimientos. Entre el recuento de víctimas y muertes, la Sanidad angoleña ha proporcionado un dato positivo: por primera vez un paciente contagiado se ha salvado y sobrevivido a la enfermedad, a pesar de que no se conoce ninguna cura posible. La viceministra de Sanidad, Natalia Espíritu Santo, confía en que no sea un caso aislado. La cura de este paciente podría indicar que no todos los infectados morirán y que las personas están desarrollando anticuerpos frente al virus de Marburgo aseguró. No se conoce la edad ni el sexo del único infectado que ha sobrevivido. do permanecía cerrada desde el 30 de marzo, cuando Juan Pablo II se asomó por última vez, tres días antes de su fallecimiento JUAN VICENTE BOO. CORRESPONSAL ROMA. Cien mil personas aclamaron ayer a Benedicto XVI cuando se asomó por primera vez a la ventana del Papa para reanudar la tradición de la plegaria mariana del mediodía al cabo de un mes de forzosa ausencia. En su primer mensaje ante una plaza de San Pedro llena a rebosar, el Santo Padre felicitó la Pascua a los ortodoxos, pidió empleos para los jóvenes en el día del trabajo, recordó la unidad de la familia humana y lanzó un llamamiento a la paz en Togo. El Pontífice saludó en español a peregrinos llegados de Madrid y Barcelona, lo cual fue una verdadera distinción, pues no pronunció palabras en ningún otro idioma aparte del italiano. La ventana más famosa del mundo permanecía cerrada desde el 30 de marzo, cuando Juan Pablo II se asomó por última vez, tres días antes de su fallecimiento. Aquella última comparecencia, en la que no fue capaz de hablar a pesar de su esfuerzo, constituía hasta ayer un recuerdo doloroso, que Benedicto XVI evocó iniciando su mensaje con unas palabras de cariño a Juan Pablo II, siempre fiel a su cita dominical, que acompañó durante un cuarto de siglo la historia de la Iglesia y del mundo, y a quien continuamos sintiendo más cercano que nunca Improvisando un añadido al texto escrito, Benedicto XVI señaló hacia lo alto y comentó que pensamos también en aquella otra ventana... la ventana del cielo a la que se asoma ahora, que el entonces cardenal Ratzinger había mencionado en su homilía del funeral de Juan Pablo II como una fórmula de canonización. Benedicto XVI saludando ayer a los fieles que llenaban la plaza de San Pedro por Pío XII. El Papa recordó la encíclica Laborem exercens de su predecesor, sobre el trabajo humano, y pidió que no falte el empleo, especialmente a los jóvenes, y que las condiciones de trabajo respeten cada vez más la dignidad de la persona El Santo Padre elogió la fraternidad cristiana en el trabajo y la vida social, pues la solidaridad, la justicia y la paz son los pilares sobre los que se construye la unidad de la familia humana Benedicto XVI volvió a referirse a la paz mencionando su cercanía a la querida población de Togo, afligida de dolorosas luchas internas y suplicando para las naciones en guerra el don de la concordia y de la paz El Papa estaba contento y emociona- REUTERS do, pues no podía imaginar que los fieles llenasen toda la plaza de San Pedro y ocupasen incluso una buena parte de la Vía della Conciliazione, como sucede en las grandes ceremonias pero nunca había pasado en un Ángelus del domingo. Riesgos en el hospital Otro dato positivo de esta terrible epidemia es que la población sigue confiando en el personal sanitario y en las ONG desplazadas que allí están trabajando, como Médicos Sin Fronteras Se han llegado a producir agresiones, pero ahora los habitantes de Angola han empezado a desvelar los casos sospechosos de enfermedad y acuden al hospital para tratarse. Pero las malas prácticas del hospital de Uige preocupan a la Organización Mundial de la Salud. Pese al cuidado con el que están actuando los equipos de emergencia desplazados, el personal sanitario de Uige no está extremando las condiciones de higiene y aislamiento. El último informe de la OMS cuenta cómo el cuerpo de un infectado que ya había fallecido estuvo durante más de ocho horas sin que nadie lo retirara o lo cubriera para evitar contagios. En otro incidente, un bebé que acudía a recibir cuidados pediátricos fue acostado en una cuna donde acababa de morir otro pequeño por la fiebre de Marburgo. Incidentes como estos podrían echar por tierra la labor de los equipos internacionales desplazados. No obstante, la OMS cree que el riesgo de propagación es bajo. No ha habido casos entre extranjeros, exceptuando los que atienden a los pacientes. Gracias por vuestra atención Al mismo tiempo, el Santo Padre se va soltando en sus intervenciones públicas, y ayer improvisó muchos comentarios, como recordar que yo también me llamo José o los diversos comentarios de despedida, entre los que añadió, como antiguo profesor, un inesperado gracias por vuestra atención que dejó una sonrisa en el rostro de los asistentes. Unidad de los cristianos El primer saludo del nuevo Papa desde su ventana fue para las Iglesias ortodoxas, que celebran este domingo la Resurrección de Jesucristo. A estos queridos hermanos dirijo el tradicional saludo de alegría: Christós anesti! ¡Cristo ha resucitado! Y nos llama a recorrer con paso decidido el camino hacia la plena comunión La unidad de los cristianos, que era una pasión de Juan Pablo II, continúa como prioridad de Benedicto XVI, quien se ha referido a este objetivo en todos sus grandes discursos desde que fue elegido Papa y que visitó enseguida la basílica ecuménica de Roma, San Pablo Extramuros, para reiterar ese llamamiento. Pero, aparte de la Pascua ortodoxa, ayer era la fiesta de San José Trabajador, instituida hace cincuenta años El Papa recibe mañana al presidente de la Républica Italiana, Carlo Ciampi La excelente relación entre Italia y el Vaticano ha llevado a Benedicto XVI a conceder al presidente de la República italiana, Carlo Azeglio Ciampi, su primera audiencia a un jefe de Estado. La amistad entre ambos continúa la que el presidente Ciampi disfrutaba con Juan Pablo II, quien tenía prevista una visita al Quirinal el día 29 de abril, fiesta de Santa Catalina de Siena, patrona de Italia. El fallecimiento le impidió realizarla, pero el presidente de la República llevaba la fecha en el corazón, y el pasado 29 de abril se presentó a las siete de la mañana en el Vaticano con su esposa para rezar en silencio un cuarto de hora ante la tumba de Juan Pablo II antes de que empezase el flujo de peregrinos. Quizá Benedicto XVI hubiera deseado ir en esa fecha al Quirinal para cumplir el deseo de su predecesor, pero el protocolo aconseja que sea el Papa quien reciba primero al jefe del Estado. Joseph Ratzinger y Carlo Azeglio Ciampi consultaron sus agendas y se han dado cita en la primera fecha disponible para confirmar así la antigua amistad.