Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 2 5 2005 23 Los presos islamistas de Marruecos protestarán con una huelga de hambre por las condiciones de las cárceles La prensa italiana revela aspectos secretos del informe de EE. UU. sobre la muerte del agente secreto Calipari A mal tiempo, buen augurio para Howard Thatcher consiguió sus tres victorias en tres días de lluvia, y Tony Blair ha logrado sus dos triunfos en dos jornadas con un tiempo razonable Los conservadores andan cruzando los dedos para que el próximo día 5 amanezca un día desapacible, de forma que la tradicional mayor fidelidad con las urnas por parte del electorado tory se traduzca en una derrota laborista. Al menos eso es lo que asegura el meteorólogo de The Times. Reconocía, de todos modos, que no se trata de una regla muy exacta y que el conservador John Major ganó en 1992 con un tiempo maravilloso, como el laborista Harold Wilson había ganado antes en ocasiones bien húmedas. ¿Qué tiempo hará el próximo jueves? El periódico no responde a la cuestión, pues a días vista las predicciones en primavera son cambiantes. Aunque más importante que el tiempo que haga es el tiempo que se pronostique, porque antes de salir de casa en ese día laborable la gente ya habrá decidido si votará o no. De ser cierta la estadística, el jueves hará buen tiempo, porque las encuestas predicen el triunfo laborista. Los sondeos de ayer daban a Blair entre el 36 y el 39 por ciento de los votos, a Howard entre el 31 y el 33 por ciento, y el 23 por ciento a Kennedy. La primera dama eclipsa al presidente de EE. UU. con un mordaz discurso durante la cena de los corresponsales ante la Casa Blanca, el equivalente en Washington a la noche de los Oscar El show de Laura Bush PEDRO RODRÍGUEZ CORRESPONSAL sar por alto que la decisión de la guerra ya estaba tomada, como parece quedar claro en el documento filtrado. Se puede discutir todo el tiempo que se quiera, pero la cuestión es que tras esa reunión decidimos dar una última oportunidad a la ONU se defendió Blair. Por otra parte, en el domingo previo a las elecciones, la prensa dominical se repartió en apoyo a los distintos candidatos. Tres periódicos optaron por Blair, cuatro reclamaron el voto para los tories y uno para los liberal- demócratas. The Observer (edición del domingo de The Guardian) y los sensacionalistas News of the World (versión dominical de The Sun) y Sunday Mirror recomendaron votar laborista. The Sunday Telegraph y los tabloides Mail on Sunday y Sunday Express pidieron el apoyo para Howard, como también curiosamente The Sunday Times, que aunque pertenece al grupo de Murdoch, aliado interesado del primer ministro, consideró que dado que va a ganar Blair conviene un Partido Conservador crecido para combatir la arrogancia laborista Independent on Sunday optó por Kennedy. WASHINGTON. Con ayuda de un show mucho más acorde a la tradición farandulera de Nancy Reagan que a su imagen de esposa tradicional, Laura Bush se ha destapado este fin de semana como la contadora de algunos de los mejores chistes sobre el presidente de Estados Unidos, durante la tradicional cena de los corresponsales acreditados ante la Casa Blanca. Una noche de frivolidad y poder durante la que Washington y Hollywood, políticos y celebridades con ayuda del Cuarto Poder, se abrazan temporalmente dentro de lo más parecido a la noche de los Oscar en la capital federal. Aunque entre la selecta y cínica audiencia de casi tres mil personas reunidas en el gran salón del Washington Milton no faltaban mujeres espectaculares como Elle Macpherson, las hermanas Williams o Jane Fonda, Laura Bush- -pese a su papel secundario bien asumido- -logró convertirse en el centro de la fiesta con un estelar monólogo, que resultó mucho más mordaz que el del cómico profesional contratado para amenizar la velada. Con bromas bastante arriesgadas sobre su esposo, el clan de los Bush, los neoconservadores, su involucrada suegra y diversos grados de desesperación doméstica tanto en la Casa Blanca como en el rancho de Texas. Arrebatando al presidente el uso de la palabra y reprochándole su pésimo y envejecido sentido del humor, pareciera como si la primera dama aspirase a ocupar con ayuda del humor inglés ese apreciable hueco de disidencia interna creado por el retiro de Colin Powell. Con el aplomo de una persona que habla poco pero bien, y la libertad de movimientos asociada con una total carencia de ambiciones políticas propias, Laura Bush se ha pitorreado hasta de las notorias dificultades de su esposo para pronunciar la palabra nuclear Entre carcajadas contagiosas y cerradas ovaciones, la primera dama ha confesado que su poco noctámbulo marido le ha convertido en un ama de casa desesperada conectando con una serie de televisión popular de la cadena ABC pero no exactamente para todos los públicos. Sin pasar tampoco por alto, la juventud legendariamente festiva de su esposo o el empacho que supone vacacionar con todo el clan Bush en la casa familiar de Kennebunkport (Maine) Primer premio, una estancia de tres días. Segundo premio, diez días Durante este discurso sin precedentes en los 91 años que la Asociación de George Bush abraza a su mujer tras su desenfadado discurso en la Casa Blanca EPA Las perlas de la primera dama En esto consiste nuestra típica velada. Se acuesta demasiado pronto. A las nueve de la noche, Mister Entusiasmo está roncando y yo estoy viendo en televisión la serie Amas de casa desesperadas Yo soy un ama de casa desesperada. Si esas mujeres en la serie creen que están desesperadas, tendrían que estar con George George siempre dice que le encanta venir a las cenas con la Prensa. Chorradas. No bromeo. A estas horas usualmente está en la cama. El otro día le dije, George, si quieres terminar con las tiranías en el mundo, vas a tener que trasnochar más Corresponsales de la Casa Blanca viene celebrando esta gala, Laura Bush también se ha mofado de las limitaciones campestres que ha demostrado su marido en el rancho de Texas. Pero ofreciendo una genial explicación sobre la visión radical del mundo que comparten su marido y los neocons en la cúpula del gobierno: La solución de George para cualquier problema en el rancho es cortarlo con una motosierra. Lo que ex- Lo increíble es que George y yo estuviéramos predestinados para estar juntos. Yo era una bibliotecaria que me pasaba entre libros doce horas diarias, y de alguna manera, le conocí La gente a menudo se pregunta cómo es realmente mi suegra, Bárbara Bush. La gente cree que es una especie de abuelita dulce. Pero en verdad es más como Don Corleone Estoy muy orgulloso de George. Ha aprendido un montón sobre el rancho desde el primer año que trató de ordeñar a un caballo. Y lo que fue peor, no era una yegua plica por qué se lleva tan bien con Cheney y Rumsfeld Toda esta mofa marital coincide con la dispar popularidad de los Bush. Pese a sus desesperaciones, Laura Bush presenta un índice de aprobación superior al ochenta por ciento. Casi el doble que su marido quien, justo al cumplirse los cien primeros días de segundo mandato, parece no hacer demasiada gracia a la mayoría de los estadounidenses.