Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 LUNES 2 5 2005 ABC Internacional Tony Blair bromeó ayer con los niños de un equipo de fútbol colegial en Wartford, donde pronunció un discurso a los militantes laboristas AFP Otro informe revela que Tony Blair decidió ir a la guerra un año antes de declararla Tres periódicos pidieron en sus ediciones de ayer el voto para los laboristas y cuatro para los tories eco de los contactos en los que Blair habría asegurado al presidente Bush su colaboración en un ataque para derrocar a Sadam Husein EMILI J. BLASCO. CORRESPONSAL LONDRES. Una nueva filtración volvió a poner ayer la guerra de Irak en el primer plano de la campaña de las elecciones británicas del 5 de mayo. De tanto ir el cántaro a la fuente, quizás al final se rompa, aunque hasta ahora las encuestas no parecen castigar especialmente a Blair por la invasión. De acuerdo con el memorando de una reunión secreta celebrada en julio de 2002, ocho meses antes del comienzo de la guerra, para esa fecha Blair ya habría pactado con George Bush la intervención militar y esperaba poder reunir los argumentos suficientes para convencer a la opinión pública británica sobre la necesidad de la invasión. Se trata de un nuevo golpe para la credibilidad de Blair y remarca el perfil de mentiroso en el que tanto está insistiendo el Partido Conservador como esb El memorando se hace trategia central de su campaña. Según el documento publicado ayer por The Sunday Times, el 23 de julio de 2002 Blair convocó una reunión a la que, entre otros, asistieron Geoff Hoon, ministro de Defensa; Jack Straw, ministro de Exteriores; mister C jefe de los servicios secretos en el exterior; John Scarlett, presidente del Comité Conjunto de Inteligencia; lord Goldsmith, Abogado General, y Alastair Campbell, jefe de comunicación del primer ministro. El texto fue redactado por uno de los asesores de Blair y remitido a los participantes con la advertencia de que se trataba de algo secreto y estrictamente personal Este documento- -se añade- -es extremadamente confidencial. No se deben hacer más copias. Sólo debe enseñarse a aquellos con verdadera necesidad de conocer su contenido Aunque en el memorando no consta expresamente el encuentro de abril de 2002 en Texas entre Blair y Bush, en el que el primer ministro habría expresado el apoyo británico a la guerra, se hace mención genérica a los contactos mantenidos con la Administración norteamericana en los que se había asegurado la colaboración del Reino Unido. Se indica que en esos encuentros se había visto la acción militar como inevitable Bush quiere echar a Sadam a través de la acción militar, justificada por la conjunción de terrorismo y armas de destrucción masiva se recoge en el texto, que relata el volumen de fuerzas armadas disponibles para la agresión. Objeciones de Goldsmith Ante las objeciones puestas por lord Goldsmith, tal como luego escribiría en su informe del 7 de marzo de 2003 y que fue filtrado a la prensa a comienzos de la semana pasada, de que el deseo de un cambio de régimen en Irak no daba validez legal a la interven- El gobierno británico no fue informado de la sesión en la que se redacto el polémico informe secreto que ayer fue publicado ción, el primer ministro dijo que habría una gran diferencia entre lo político y lo legal si Sadam rechaza a los inspectores de la ONU. Cambio de régimen y armas de destrucción masiva están relacionados en el sentido de que es el régimen el que está produciendo armas de destrucción masiva. Hay diferentes estrategias para el trato con Libia e Irán. Si el contexto político es correcto, la gente apoyará el cambio de régimen Debemos trabajar- -se afirma en las conclusiones de la reunión secreta- -con la asunción de que el Reino Unido tomará parte en cualquier acción militar. Pero necesitamos un cuadro entero de los planes de EE. UU. antes de que tomemos una decisión en firme El Gobierno no fue informado del contenido de esa sesión y al día siguiente Blair afirmó en el Parlamento: No hemos llegado al estadio de una acción militar. No hemos llegado al momento de una decisión Estas últimas palabras fueron ayer rubricadas por Blair, quien escudándose en que en ese momento aún no estaba decidido aplicar el plan de invasión, prefería pa-