Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
56 DOMINGO 1 5 2005 ABC Sociedad MANUEL ELKIN PATARROYO Inmunólogo y Premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica No donaré a la OMS mi nueva vacuna de la malaria Hace 18 años desarrolló la primera vacuna contra la malaria. No era perfecta, pero era la única. El científico colombiano vuelve ahora con una segunda generación para derrotar una enfermedad que cada año se cobra más de dos millones de vidas TEXTO: NURIA RAMÍREZ DE CASTRO FOTO: ERNESTO AGUDO Para muchos es un visionario, para otros Manuel Elkin Patarroyo es el Robin Hood de la Medicina. Es el científico que se alejó de la poderosa industria farmacéutica, el que no dudó en donar a la Organización Mundial de la Salud la patente de la primera vacuna sintética de la historia y la primera que protegía contra la malaria. Rompió moldes, pero con su talento y esfuerzo no ha conseguido vencer todas las barreras. Hace cuatro años le embargaron su centro de investigación y en los últimos años no han amainado las críticas a su trabajo. Ahora está a punto de presentar una vacuna mejorada contra la malaria con resultados espectaculares asegura. -Desde la perspectiva que da el tiempo, ¿piensa que su primera vacuna fracasó por intereses ajenos a los puramente científicos? -Nunca he querido pensarlo. En ocasiones han puesto en mi boca una serie de acusaciones que yo siempre he querido evitar por higiene mental. El día que tenga pruebas de que una multina- La Organización Mundial de la Salud archivó mi primera vacuna y no quiero que ocurra lo mismo. Organizaremos un consorcio colombiano- español para distribuirla al menor coste Los resultados en monos de la nueva vacuna contra la malaria son espectaculares con una sola dosis. Los primeros ensayos clínicos comenzarán en Colombia y terminarán en 2008 Hace cuatro años un embargo me dejó sin mi laboratorio. Fue muy duro empezar de cero. Perdí a la mitad de mi equipo y el presupuesto se me ha quedado en la mitad Los otros Patarroyo Cuando a la madre de Patarroyo le preguntaban si creía que su hijo lograría el Nobel de Medicina, ella siempre respondía: ¿A cuál de los dos Manolos se refiere? Manuel Elkin Patarroyo es el primogénito de una gran familia de once hermanos, cinco de ellos médicos. El otro Manolo es Manuel Patarroyo, el séptimo de la saga y un investigador que ha orientado sus pasos hacia el cáncer. Sus trabajos en el prestigioso Instituto Karolinska de Estocolmo (Suecia) han aportado informaciones clave en esta enfermedad tan compleja. Pero de esa gran familia han salido también pediatras, dermatólogos... Fue el primogénito quien contagió el espíritu médico. Con solo nueve años Manuel Elkin ya tenía claro que quería ser médico, y su padre no escatimó medios para facilitarle el camino. Cuando los Patarroyo aún estaban en edad escolar les compraba voluminosos compendios médicos cuyo estudio ni siquiera se exigía en la Universidad por su complejidad. Hoy Manuel Elkin sigue con el mismo entusiasmo. Se levanta cada día a las tres de la mañana para estudiar como a un niño al que han puesto deberes y sigue contagiando su pasión por la investigacion. Su hijo Alfonso también ha sucumbido. Su padre pidió un permiso especial para que pudiera empezar Medicina cuando solo contaba 14 años. A los 20 ya era médico y hoy trabaja codo con codo con su padre en el Instituto de Inmunología de Bogotá. El último Patarroyo tiene en su haber 24 publicaciones mundiales. cional farmacéutica está sobornando a gente en el mundo lo diré, pero ahora no las tengo. No han entendido que yo siga un camino paralelo al convencional, no quiero que me canonicen por ello, pero lo único cierto es que en dieciocho años mi primera vacuna no ha podido superarse. Ninguna ha conseguido la misma protección. -El investigador español Pedro Alonso ha demostrado que otra vacuna protege en el 30 por ciento de los casos, la misma eficacia que se obtuvo con la suya. -Los estudios de Peter Smith que aparecieron publicados en febrero de este año muestran en la revista The Lancet que ese 30 por ciento de eficacia no dura más de tres meses. Yo no puedo entender que digan que mi vacuna, de la que se dijo que era la mayor esperanza frente a la malaria, ha fracasado. Nadie puede considerar un fracaso una vacuna que proporciona una eficacia del 30 por ciento y una protección que dura un mínimo de dos años, tal y como se ha demostrado en distintos estudios y con distintas poblaciones. Eso no puede ser un fracaso, son un fracaso las que se han ensayado ahora y las 37 vacunas diferentes que se han probado después de la nuestra. -Pero no todos los ensayos realizados con su primera vacuna obtuvieron tan buenos resultados... -Cuando vi que no podía conseguir más del 50 por ciento de eficacia con mi vacuna decidí alejarme para seguir investigando, y se entendió como una retirada. Desde entonces he trabajado como un loco para conseguir una vacuna mejorada. ¿En qué momento de la investigación se encuentra? -Durante este tiempo no he parado de trabajar y de publicar cosas. Sabemos que el parásito de la malaria utiliza 50 manos para agarrarse a su víctima e infectarla en 40 segundos. Yo me he dedicado a buscar todas las manos con las que el parásito se agarra a los glóbulos rojos para infectarlos. Y las tenemos identificadas y publicadas. ¿En qué se diferencia este preparado del anterior? -No es diferente, le hemos añadido lo que le faltaba. El objetivo es impedir que el parásito se pegue a los glóbulos rojos, para detener el proceso infeccioso de la enfermedad. Digamos que nuestra primera vacuna tenía solo cuatro manos; la que ha probado Pedro Alonso tiene una y por eso su inmunidad dura tres meses. ¿Cuándo se va a empezar a probar en humanos? -El próximo año. A lo largo de 2007 o 2008 habremos finalizado los estudios clínicos con pacientes. ¿Cuál será el escenario? -Por respeto a mi país, se hará en Colombia. El trabajo de campo lo hará un epidemiólogo, pero yo lo dirigiré. ¿No lo intentará en África, la prueba de fuego de cualquier vacuna de la malaria? -También lo haré, pero aún no he decidido con quién lo hago. -Ha probado la nueva vacuna en monos, ¿con qué resultados? -Estupendos, espectaculares y con una sola dosis. ¿Superiores a los de su primera vacuna? -Deje que aparezca publicado. El estudio, con los resultados, se ha remitido a cuatro revistas científicas. Una ya lo