Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 1 5 2005 Los domingos 49 Javier Maza somete a un quinto grado a la alumna candidata: interrumpe constantemente, no da tregua. Nadie se le va vivo JAVIER MAZA Entrenador mediático de políticos No se puede vender ZP como un yogur V. RÓDENAS te apagado ya las cámaras, que la política en Argentina está plagada de corrupción, una manga de ladrones del primero al último -entre otras perlas- declaración confidencial lanzada luego al aire con la que no hizo sino apretar el nudo de su propia horca Los bolis de los asistentes echan chispas. El tiempo corre que se las pela en este entrenamiento relámpago. Llega la hora de pasar a la práctica. Aleatoriamente, los alumnos forman tres equipos, eligen tres candidatos que han de defender a muerte con un anuncio televisivo, una valla publicitaria y una entrevista a que les somete sin piedad un odioso Maza. Uno defenderá el valor de la seguridad, otro de la sinceridad y una aspirante apostará por la cercanía. Del primer grupo se escapa un estamos jodidos ¡cómo si los argumentos del resto no fueran moco de pavo! Y zanja Martínez: Nunca reconozcan su debilidad Se acaba el tiempo de preparación. Ninguno de los aspirantes ha tenido que someterse al ejercicio de sostener un lápiz de madera entre los dientes mientras lee en voz alta- -la prescripción dice 15 minutos durante dos semanas- -porque la dicción es buena. Y llega la hora de ver el fruto del entrenamiento y votar entre todos al mejor. Los anuncios audiovisuales son similares, los de las vallas tampoco difieren, pero la prueba de la entrevista es decisiva: el diputado del Partido Socialista Valenciano Andrés Perelló, que ha contado como jefa de campaña con una edil barcelonesa del PP, dispara contra el entrevistador dos block and bridge que se llevan a la audiencia de calle. Y ahora- -dice con una sonrisa el campeón- -que se vayan preparando para las primarias en mi Comunidad Nos volvemos a quedar con ganas de debate. Hasta en eso el curso es igual a la realidad. César Martínez explicó cómo ayudó para que reeligieran a Bush. Y por fin todos, PP, PSOE e IU, entendieron su victoria Después de tantos años a este lado del espejo, el periodista Javier Maza ha traspasado el cristal y desde su oficina en Miami instruye a políticos y poderosos para que en su proyección pública no les pierdan ni sus palabras ni sus actitudes. Su manual Cómo enfrentar con éxito a los periodistas (www. mazacomunications. com) es el libro de cabecera para mandatarios y candidatos. ¿Qué corregiría en Zapatero? -Eso es como pedirle un diagnóstico a un médico por correo electrónico. Tienes que ver al paciente, hablar con él, observarlo, y lo que he visto ha sido muy esporádico; pero, en general, no escapan a las críticas que tendemos a hacer los consultores mediáticos de otros políticos: hablar mucho, no conectar mucho con el público y, a veces, no tener claro lo que se quiere decir. Por ejemplo, la respuesta mediática de Rodríguez Zapatero sobre las bodas gays, cuando le dijo a Rajoy mire a los ojos de los homosexuales y dígales que son ciudadanos de segunda es de campaña electoral, y no la respuesta de un presidente del Gobierno. Hubiera sido muy efectiva en una campaña, sí; que es contraproducente siendo el presidente del Ejecutivo, también. Ese tipo de reacciones las vimos en Fox, en México, y en Toledo, en Perú, y, a veces, deja de ser un problema mediático para convertirse en un problema de gobernabilidad, con lo cual es mucho más grave. ¿Basta el talante para armar a un político? -Un político olvida muchas veces que en la campaña electoral básicamente comunica con lo que dice, y se olvida de que cuando ya es elegido autoridad comunica con lo que hace y con lo que no hace, con las cosas que dice y con las que se calla; es más complicado el espectro de la comunicación cuando ya eres autoridad, y muchos políticos, y me da la impresión de que es el caso de Zapatero, se quedan en el nivel de comunicación verbal de la campaña que consiste en hacer con dos palabras puras promesas. ¿Qué ocurre cuando el caballo perdedor vence en el último momento y debe gobernar? -Ay Dios mío. Eso ocurre en Bolivia, Ecuador... En todos lados. En una competencia electoral no hay enemigo pequeño y lo vemos con más frecuencia de lo que la gente se cree: los políticos se preparan para ganar una campaña electoral y no para gobernar, lo que es verdaderamente gravísimo. ¿Y dónde se reclama cuando el producto que les hemos comprado viene con tara? -Nosotros sólo empacamos. El otro día en Vigo oí a Juan Campmany, autor de la campaña electoral de ZP, decir que para mí es lo mismo convencer a la gente de que consuma una marca de yogur a que voten por un candidato. Y eso es una atrocidad que ningún comunicador te la acepta porque un yogur ni va a un debate ni a entrevistas, ni promete sueños de cómo hacer un país mejor. Si tu compras un yogur animado por la publicidad y resulta un asco, lo tiras a la basura y no lo compras más; pero si votas por un candidato que te vendieron y que resultó ser un bluf no es tan fácil desprenderse de él; mire Colombia, mire Ecuador y casi sucedió en Perú que tiraron el yogur a la basura, pero el lácteo se llamaba presidente de la república. La responsabilidad que tenemos los consultores y los publicistas es presentar de la mejor manera al candidato, no crear un monstruo. A mí me han llamado un par de presidentes de Iberoamérica para pedirme un media training por 25.000 dólares, y he dicho no. Creo que hay un límite, aunque hay gente que asesoró a Fujimori para llegar a un segundo Gobierno cuando se conocían las acusaciones de inmoralidad y robo. Yo no entraría a asesorar a un Chaves que vulnera la libertad de expresión en Venezuela. Tampoco se crea que los consultores mediáticos somos los padres de Frankenstein. ¿Se puede fabricar al político de la nada o hace falta madera? -Pues claro. A ver, en 1990 el laureado escritor peruano Mario Vargas Llosa quiso ser presidente de la república en Perú, y le ganó un gris desconocido catedrático de mediana categoría de una universidad sin mayor prestigio como era la Universidad Agraria: Alberto Fujimori. ¿Qué ocurrió? -Que Fujimori fue más político que Vargas Llosa. ¿Y qué es ser político? -Hoy decir cosas y mañana poder explicar que todo salió al revés.