Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
48 Los domingos DOMINGO 1 5 2005 ABC LA BATALLA EN LOS MEDIOS Los políticos se arman contra la prensa Decididos a que sean el altavoz de las glorias de su vida pública pero jamás su muerte, políticos y asesores se entrenan para dominar a los periodistas. Este es el testimonio de esa instrucción. POR VIRGINIA RÓDENAS J ohn F. Kennedy recibió entrenamiento para batirse con la prensa y Richard Nixon pensó que eso eran bobadas. Cuando se enfrentaron en televisión cara a cara, el joven demócrata, bien maquillado, se apresuró a preguntar cuál era su cámara y, mirando a los ojos de los americanos, hizo al periodista moderador un block and bridge -técnica del bloqueo y puente en la entrevista- eludió en el último segundo su pregunta sobre armas nucleares y lanzó su mensaje fortaleceré el seguro social Acababa de demostrar al mundo la eficacia del media training Ni más ni menos que la diferencia entre la derrota (del experimentado Nixon) y la victoria (del innovador pretendiente) Desde entonces, pocos son los aspirantes a triunfar, o simplemente a mantenerse, en la cosa pública que se resisten a este adiestramiento. Bien saben que los medios de comunicación son, amén de su extensión pública, la prueba de fuego por la que han de pasar si quieren que sus mensajes y sus caras sean conocidos por el pueblo que ha de elegirlos. Pero empuñando esa herramienta fundamental les aguardan, con los colmillos bien afilados, periodistas ávidos de cumplir el sueño del Woodward o Bernstein que llevan dentro y que, caso de no poder echar abajo a un presidente, se colmaría con cualquier alcalde, concejal o diputado que se pusiera a tiro. Por eso, ¡tienen que estar preparados para lo peor! es el grito de guerra con el que da comienzo el Taller de Comunicación Política y Electoral que se celebra en la Universidad Europea de Madrid, tras su periplo de dos días por Sevilla y Vigo, y que deja en tensión al variopinto alumnado formado por ediles, diputados, portavoces y asesores. Luego, silencio y máxima atención: La estrategia del contraataque está a punto de administrarse. Los maestros: César Martínez, presidente de Mas Consulting Group y asesor de George W. Bush para el voto hispano, del que ha logrado porcentajes históricos para que el presidente norteamericano repitiera triunfo, y Javier Maza, entrenador de gobiernos y partidos en Iberoamérica así como de principales directivos. Atenta la clase, primero se agita: ¿Aún creen ustedes- -les inquieren- -que existe el periodismo objetivo? ¿Saben que percepción y realidad se confunden? ¿Son conscientes de que la gente ama u odia a gente que sólo ha visto por televisión? ¿Serían capaces de confiar en la amistad de un periodista? ¿Se fían de sus propias armas? ¿Tienen cubiertos todos los flancos? ¿Están alerta en sus gestos y sus expresiones? ¿Tienen un mensaje bien elaborado? ¿Cuál es el talón de aquiles de su imagen? ¿Han creado una buena marca? ¿Se entiende lo que dicen? ¿Saben cómo usar los medios para salirse con la suya y beneficiar su propia estrategia? Partan de este principio: No hay preguntas estúpidas... pero algunas respuestas lo son. Ustedes no conceden entrevistas para responder cuestiones sino para lanzar sus mensajes. Tengan siempre presente la actitud de Henry Kissinger cuando les decía a los periodistas: espero que tengan preparadas sus preguntas para mis respuestas La clave está en el corazón Tras un par de horas en que Martínez enseña cómo se construye un candidato, cómo se crea su marca y cómo se conecta con el electorado, ya que todos los aspirantes pueden prometer lo mismo y el éxito reside en ganar la batalla emotiva el curso desfila por los vericuetos de la artimaña y el truco, y ahí es donde la instrucción acaba de valer su precio en oro. El objetivo es capacitar al que tiene que ponerse frente a una cámara. un micrófono o una grabadora para que no cometa una tontería. Valga el ejemplo- -explica Maza- -de la estupidez de llamar El mayor peligro está en la distancia corta: no conceda entrevistas por sorpresa, prepárelas, nunca haga declaraciones a título personal y jamás caiga en la trampa del off the record tarados a los homosexuales como ha hecho un alcalde catalán del PP al que le han metido por sorpresa la alcachofa y que, pese a lo que pueda parecer, no es un problema de inteligencia, sino de falta de preparación. En EE. UU. la madre de estos entrenamientos mediáticos, nada se deja al azar. Si el Gobierno de Zapatero hubiera hecho previamente una campaña de sensibilización sobre la homosexualidad, sus derechos, etcétera, ahora no tendría que manejar una crisis: uno no cambia la mentalidad de un país por decreto Las reglas de oro Inmediatamente, Maza vuelve a la distancia corta que es donde se ve al político y advierte al alumnado: Ante las preguntas de un periodista, prepárense, no concedan entrevistas por sorpresa y jamás se les ocurra dar una explicación a título personal porque acabará siendo la declaración del alcalde, del presidente... grábenlo todo siempre, y ándense con mucho ojo con la Prensa- -que no es sino la escrita- -porque el periodista tiene más tiempo para elaborar; y si reprodujeran mal sus palabras, no reclame: no vale la pena, ¿acaso no han visto la letra tan pequeña de las rectificaciones? La solución está en buscar otra entrevista en otro medio. Y tenga cuidado con el tiempo: nunca más de treinta minutos, que siempre podrá prolongar si está cómodo, y, si no, podrá evadirse sin que le corten el cuello. No hagan como Jimmy Carter, que preguntaba en la tele ¿y de cuánto va a ser el corte? pues de tres minutos se sentaba, ponía el cronómetro de pulsera que siempre llevaba y se levan- taba como un resorte concluido el tiempo. Era algo tremendo Además, repita siempre las preguntas positivas como parte de su respuesta, no hable en negativo, tenga grabada la imagen de Nixon cuando sin que nadie a él ni a su equipo les hubiera calificado de nada se apresuró a manifestar no somos unos criminales tachándose de eso, en vez de proclamar somos transparentes Y cuidado con la trampa de la pausa preñada el periodista le mirará con cara de hable más y si usted repite sus mensajes anteriores no le quedarán como antes y si dice otra cosa corre el riesgo de meter la pata, así que sin acidez aproveche para huir: eso tiene que ser una oportunidad y no un cadalso. Nunca, nunca responda de más, no sea humilde y repregunte ¿le respondí a lo que quería? aclare si en la introducción le han dicho algo que no le gustaba porque de lo contrario lo reafirmará, no consienta las especulaciones y si le ametrallan a preguntas, escoja Y siempre que pueda use la técnica del block and bridge -bloqueo y puente al mensaje- -que tan bien utilizó Zapatero cuando a la pregunta de si le habían benefiado en su victoria los atentados del 11- M respondió en estos momentos sólo importa la atención a las víctimas de ese cobarde atentado O sea, contestar como mucho el 10 por ciento de lo que le preguntan, y usar el 90 por ciento restante para decir lo que le dé la gana. Y, ¡por favor! nunca caigan en la trampa del off de record acuérdense de las lágrimas del presidente uruguayo, Jorge Batlle, que confió al final de una entrevista al periodista, que había supuestamen-