Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 1 5 2005 Madrid 37 Elena Aguado y Susana Yáñez Peletería Chollopiel Me sentí como en una película de Almodóvar Dos y cinco de la tarde del pasado 20 de octubre. Hace tan sólo cinco minutos que el grueso de los empleados de la peletería Chollopiel, en un polígono industrial de San Sebastián de los Reyes, se ha marchado a casa. Sólo quedan dos dependientas, Elena y Susana, además de otro compañero en la oficina y uno más en la planta baja. Susana se encontraba en el baño cuando Elena se vio sorprendida, en el mostrador, por un hombre que penetró en el local con un pasamontañas y un hacha de grandes dimensiones entre las manos. No me podía creer lo que me estaba pasando. Me dijo que no me moviera, y entraron otros dos chicos. Se fueron directamente a los visones. Me temblaban las piernas. Yo creía que estaba en una película de Almodóvar; pensaba: ¿Dónde está el botón que hay en todas las películas para dar el aviso? Como los abrigos más caros tienen una pinza que, al desprenderlos de ella, activan una alarma, aparecieron los compañeros. Pese a todo, los ladrones entraron y salieron con la mercancía varias veces, como si con ellos no fuera la cosa. Además, JAVIER PRIETO El butrón por el que los ladrones entraron en una joyería de Serrano JAVIER PRIETO el coche con el que se movían era también robado. En total, se llevaron 44 abrigos de visón hembras, que son los más apreciados, lo que supone alrededor de 50.000 euros. Han pasado varios meses, pero nadie les ha avisado de si han cazado a los ladrones, a pesar de que pudieron, en medio de todo el caos, apuntar el número de la matrícula del vehículo en el que huyeron. Según dicen, la Policía sabe que se trata de un grupo que trabaja por encargo. ¿Adónde van a parar estos abrigos? En los mercadillos los venden a unos 600 euros cada uno, cuando lo que cuestan son unos 6.000 euros ironiza una de las dependientas. Piden lo que todos: garantías legales para que estos malhechores no estén a los dos días en la calle Yolanda Gil Perfumerías Gil- Go Fernando López Peletería Fabendi Sufrimos tres atracos en sólo una semana Las cifras son delatoras: el gremio de los perfumeros es otro de los que, frecuentemente, se encuentran en el punto de mira de los ladrones de guante negro. Según los datos de la Asociación de Distribuidores de Alta Perfumería Selectiva, Madrid fue la región española más afectada por este tipo de robos en 2004, al concentrar 90 de los 417 asaltos perpetrados. La tienda de la cadena Gil- Go de Pinar de Chamartín supo, desde su inauguración, cómo se las gastan los maleantes. Abrió sus puertas a principios del pasado septiembre. El día 11 del mismo mes, primer alunizaje. Los delincuentes, asegura Yolanda Gil, son listos: Robaron todo lo que tenía salida en el mercado Cuatro días después, nuevo alunijaze, esta vez, con un BMW. Ya tenían un vigilante dentro de la tienda; aun así, le dieron una brutal paliza y le maniataron. Eran siete personas extranjeras, armadas con bates de béisbol, y otras dos que esperaban en el exterior. La cercanía a la M- 30 propició la rápida huida de los delincuentes. El día 19 de ese mismo mes, a las nueve menos diez de la mañana, cuando los dependientes acababan de llegar, nuevo atraco. Los empleados se A punta de pistola, les llevé a la caja fuerte Veinticinco atracos en veinticinco años. Es el tétrico récord de este hombre, que lleva toda una vida dedicado a la profesión... y a combatir a atracadores. Cuando abrió la tienda, allá por el lejano 1977, no había cristales especiales ni sistema de seguridad. Las cosas han cambiado. Y mucho. Ha habido casos en los que hemos tenido dos y tres atracos por año. A mano armada, sólo uno, en 1980, pero intentos, muchos más afirma con una resignación nada disimulada. En el último palo se llevaron 48 visones. Todos los que había en la tienda. Gracias a un perista han recuperado sólo dos y en el juzgado hay otros tantos. En ese momento no tenía quién quisiera asegurarle. En otra ocasión, dos individuos entraron como clientes. Sacaron las pistolas y, ante tal situación, se vio obligado a llevarles al local anejo, en la misma avenida del Mediterráneo, donde estaba la caja fuerte. Otro delincuente se quedó en el local, donde había unas 15 personas. Asegura que lleva gastados unos 60.000 euros en seguridad. Estamos como los bancos: tres cámaras, grabación durante las 24 horas del día, esclusas, bolardos en la calle... Casi SIGEFREDO ÁNGEL DE ANTONIO tuvieron que esconder en el baño, desde donde avisaron por el móvil. A partir de entonces- -dice Yolanda- todo esto es un búnker: cristales antidisparos blindados, cierres dobles, hormigón en algunas zonas. Después de haber hablado con altos cargos de la Policía, una patrulla de paisano pasa por aquí cinco veces al día; hemos notado respuesta por parte de la Administración, pero después de tres asaltos, por lo que pedimos más medidas preventivas Con todo, Yolanda asevera que lo que más le preocupa es el hurto diario. Tengo una persona contratada en la empresa sólo para ir diariamente a juicios. Yo soy de la opinión de que siempre hay que denunciar, pero las multas son más bajas que la cuantía de lo que roban. El alunizaje me preocupa, pero es más fácil que me hagan caso por los hurtos todos los robos han sido mediante el método del alunizaje, además de un butrón. Han llegado a meter un todoterreno en la tienda, que chocó contra la columna que hay a tres metros de la puerta, ya dentro del local Fernando es un hombre que transmite buen humor, pese a los 900.000 euros que calcula que ha perdido en todo este tiempo. No sé hacer otra cosa; empecé a los 16 años, pero el negocio no está nada bien ¿Soluciones? La Policía de Proximidad es un fracaso. Además, los ladrones saben que no les van a hacer nada. Antes de que los agentes que les detienen rellenen el parte, el individuo ya está en la calle dice. La sensación en el sector es de indefensión total por parte de las autoridades; pero el mayor culpable es el ciudadano que compra lo que nos han robado. Existe un mercado negro asegura.