Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 La Entrevista DOMINGO 1 5 2005 ABC MANUEL FRAGA IRIBARNE Presidente de la Xunta de Galicia La ruptura del principio de solidaridad constitucional quebraría la paz civil El candidato del PP para un quinto mandato en el Gobierno gallego cree que se está planteando una segunda transición encubierta y acusa al Ejecutivo de jugar sucio con Galicia TEXTO: ALFREDO AYCART FOTO: MIGUEL MUÑIZ SABTIAGO. Embutido en un traje de invierno pese al calor sofocante de su despacho en un día que salió primaveral, el presidente de la Xunta de Galicia, candidato del PP a un quinto mandato consecutivo en las elecciones del 19 de junio, mostró ayer un excelente sentido del humor en cerca de una hora de conversación con ABC, en la que sólo rechazó dar su opinión sobre diez protagonistas de la actualidad política porque no me gusta hablar de personas, aunque a otros les guste hablar mal de mí. Todos son buenos, unos más que otros Por lo demás, fue tan tajante al lamentar que se estén reabriendo debates afortunadamente cerrados- -estatuas, clases de religión- -como en su respaldo al respeto a los principios básicos de una Constitución que, a su juicio, marcó un notable equilibrio entre una Patria común e indivisible y los principios de solidaridad entre todos los españoles. -La Generalitat de Cataluña, con los socialistas en la presidencia, ha planteado una reforma del sistema de financiación... -Mire, está claro que una cosa son los derechos históricos que han conservado País Vasco y Navarra, pero esto va mucho más allá. Es un camino equivocado y espero que no prospere. Una cosa es que ellos insistan, y otra que se les pueda conceder. Me preocupa porque se ha visto en algunos casos que por razón de conservar la mayoría se han hecho concesiones, pero la ruptura de la solidaridad es un asunto de tal naturaleza que haría saltar por los aires la paz civil de España. Espero que no sean dudosas las palabras de Zapatero en el sentido de que en este tema tiene que haber acuerdo entre todas las Comunidades. ¿Comparte la idea de que se están reabriendo en España debates ya cerrados? -Ya ve usted el testimonio de don Alfonso Guerra, que no es una persona sospechosa, que cree que se están reabriendo temas que estaban ya cerrados en la España actual. En el momento en que nos pongamos a revisar la historia se entra en un juego muy complicado, porque todo depende del momento en que cada uno sitúe la legitimidad. Se está reabriendo una segunda transición, una reforma constituyente, y sin REFORMAS DEL ESTATUTO Espero que no sean dudosas las palabras de Zapatero en el sentido de que en este tema tiene que haber acuerdo entre todas las Comunidades Los nacionalistas gallegos están obsesionados y no se dan cuenta de que las consecuencias de un Estatuto como el catalán serían funestas para Galicia. No podemos renunciar al principio de solidaridad que son soberanistas, que son contrarias al principio de solidaridad. -Desde la oposición de entonces, el actual Gobierno, se ha dicho que la cerrazón de José María Aznar ha sido clave en el recrudecimiento nacionalista. -Es muy fácil echarle la culpa a quien ya no está. Si hay un ejemplo de buen Gobierno, que está permitiendo ciertas alegrías al actual, fue el de Aznar, que consideró que la defensa de la Constitución era uno de sus deberes fundamentales. Yo hice unas propuestas de cosas que se podían mejorar o perfeccionar, pero nunca se me ocurrió enfadarme si no se me hacía caso. Pero en estos momentos echar la culpa al anterior Gobierno... El error de Aznar decirlo. Se plantearon en principio reformas de los Estatutos dentro de la Constitución, pero se está hablando ya de cosas que nada tienen que ver con la Constitución. Es evidente que nuestra Carta Magna se basa en un equilibrio acertado entre una Patria común e indivisible de todos los españoles y luego desarrolla otros principios que hablan de solidaridad, garantizada por la Constitución. Frente a esto se plantean propuestas que son federalistas, Si acaso- -continúa- lo que sí podría reprochársele a Aznar es que se vio cogido por sus propias palabras, cuando se comprometió a no presentarse a la reelección, y lo quiso mantener. Se encontró con que le hicieron el atentado de ese día... Esa es la única parte en la que él se equivocó a fondo, pero tampoco en ese asunto pidió consejo a nadie, que yo sepa -En cualquier caso, sí hubo ciertos momentos de tensión entre el PP de Galicia y la dirección nacional del Tan error es discriminar homosexuales como presumir de una anomalía social ¿Cuál es su posición en la polémica sobre el matrimonio de homosexuales? -En este asunto querría matizar. Fue en su día un error discriminarlos socialmente y perseguirlos, y encerrarlos en el armario. Pero no es menos cierto el error contrario, presumir de algo que es en definitiva una anomalía dentro de la sociedad y que no corresponde al tipo normal de relaciones sociales. A mí, que se reconocieran unas uniones de hecho y se dieran garantías para las mismas, porque al fin y al cabo hay intereses comunes, no me parecería mal, pero que a eso se le llame matrimonio me parece que no es un acierto, y por eso comprendo la situación que se ha creado. -El PP ha amenazado con plantear un recurso de inconstitucionalidad... -Que puede ser inconstitucionalidad lo dijo ya antes el Consejo General del Poder Judicial. La Constitución, cuando habla de matrimonio, habla de la unión entre hombre y mujer. Por tanto, estamos ante otro tipo de unión que no debe llamarse matrimonio. Si la ley del matrimonio homosexual se aprueba, ya buscarán la forma de delegar los alcaldes a los que les repugne la idea en su conciencia, porque la ley hay que cumplirla, pero de la forma más compatible con la conciencia de cada uno. partido, entre la Xunta y el Gobierno de Aznar- -Eso no es verdad. Es absolutamente falso, y tengo que decir que el Plan Galicia que ahora estamos defendiendo fue obra de ese Gobierno, un plan magnífico que queremos defender y que está dando lugar a las discrepancias con el Gobierno actual. El plan Ibarretxe, muerto ¿Cómo valora los resultados en el País vasco? -Afortunadamente, el resultado de las elecciones ha dejado claro que el plan Ibarretxe está muerto, pero yo ese día estuve muy preocupado hasta que no se conocieron los resultados. Afortunadamente, los vascos han demostrado mucho más sentido que sus dirigentes. -Sigue la polémica sobre la ilegalización de los herederos de Batasuna. ¿Cree que hay datos suficientes para ilegalizarlos? -Ese asunto todavía está abierto. Han aparecido nuevas pruebas. Yo comprendo que el Gobierno no puede exponerse a una sentencia contraria del Tribunal Constitucional, pero habiendo nuevas pruebas, y es irrefutable