Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 30 4 2005 Los sábados de ABC 93 Viñedos de Châteauneuf, unos caldos que en el XVIII comenzaron a venderse con la apelación Vino de los Papas Castillo que el Papa Clemente V mandó construir en Châteauneuf para descansar, tras el traslado de su Corte a Avignon ricano Robert Parker tiene sobre la zona, estos caldos han recibido una buena puntuación. En una reciente cata a ciegas, celebrada el pasado 8 de febrero, Parker cató quince vinos de las cosechas de 2000 y de 2001, y la puntuación media que les dio fue de 96,2 sobre 100. Claro que la histórica bendición papal también habrá puesto su granito de arena, y aunque son unos vinos generosos, estructurados, concentrados y elegantes, la gracia la tienen en su peculiar pontificado y en que fueron los caldos de los Pontífices de Avignon. Hoy la región comercializa unas 13.750.000 botellas al año, y abarca 320 explotaciones que venden el 40 por ciento de su producción en la propia bodega, sin intermediarios. Son vinos que están en las cartas de los grandes restaurantes del mundo, pero, sobre todo, en las de los restaurantes franceses, que presumen mucho de ellos y de su peculiar historia. Desde hace veinte años, Suiza, Bélgica, Alemania, Gran Bretaña, Estados Unidos y los países escandinavos los han descubierto Los vinos blancos representan el 10 por ciento de la producción. Son frescos, aromáticos, elegantes y con una gran complejidad de aromas. Van muy bien con pescados y mariscos, e incluso con el buen foie de oca francés. El vino de misa El vino para la celebración de la misa ha estado regulado siempre por el Derecho Canónico. Antes del Concilio de Trento se utilizó el tinto, pero a partir de esa fecha se permitió el blanco porque, al parecer, el tinto ensuciaba el pañito purificador con el que se limpia el cáliz. Hoy se puede celebrar misa con vino blanco, rosado, tinto, dulce, seco y de maderación carbónica; lo único que estipula el Derecho Canónico es que sea de uvas no corrompidas Hay muchas bodegas encargadas de elaborar estos vinos, algunas en manos de los monjes de los monasterios. Las bodegas De Müller, en el Priorato, presumen de ser proveedoras de los vinos de misa para el Vaticano, y en la localidad de Turis (Valencia) es donde se elabora más de la mitad del vino de misa para España, con uvas de Moscatel, porque el vino dulce es el más apreciado. Etiquetas de algunos vinos papales El vino de misa lo regula el Derecho Canónico. Antes del Concilio de Trento sólo podía ser tinto; ahora valen todos Los tintos, que son más conocidos, se pueden beber a sus dos años. Tienen aromas frutales y un bouquet intenso y profundo. Son un perfecto acompañante para las carnes rojas, el cordero y la caza (que tanto gustaba a los Papas) y resaltan el sabor del queso. En Madrid los hay en Lavinia (www. lavinia. es) desde 30 euros. Lar armas con el peso vaticano marcan los escudos Una botella sacra La curiosa botella en que están envasados, con la tiara Papal coronada con la cruz y las llaves del Pescador, es bastante nueva. Data de 1937 por iniciativa del sindicato de Propietarios de los viticultores de la zona, presidido por el barón Pierre le Roy de Boiseaumarié. Se hizo para distinguir la posición de estos vinos del resto de la producción comercial de la zona, y aún continúa. Una botella con las armas del Vaticano que indica que su contenido responde a la denominación de origen Châteauneuf du Pape. Las hay de 75 cl, la mágnum, de 150, y, desde junio de 2003, la de 300 cl. La calidad se asegura en estas etiquetas santificadas