Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 30 4 2005 Economía 77 Fidalgo y Méndez piden un nuevo derecho universal, el de la dependencia b UGT y CC. OO. tienen preparado todo su dispositivo para celebrar el Primero de Mayo, en el que reclamarán más empleo estable, mejor protección social M. V. R. MADRID. Los secretarios generales de CC. OO. José María Fidalgo, y de UGT, Cándido Méndez, explicaron ayer el nuevo derecho social, subjetivo y universal que reclamarán a partir de este Primero de Mayo al Gobierno: la atención a la dependencia. Esta será una de las reivindicaciones de los trabajadores en las más de 50 manifestaciones que se celebrarán hoy en todo el país en la fiesta del Día del Trabajo, cuyo lema será Más empleo estable, mejor protección social Méndez y Fidalgo recordaron ayer que desde hace quince años, cuando que se aprobaron las pensiones no contributivas, el Estado de Bienestar español no ha incorporado ningún derecho social nuevo, y que la sociedad necesita el reconocimiento del tratamiento a la dependencia como un derecho subjetivo y universal. A la espera de que se inicie la negociación de la reforma laboral y del sistema de protección social, las peticiones de este año se centrarán en el empleo estable y de calidad, la reducción de la temporalidad y propuestas para cambiar el sistema productivo. En esta ocasión, reconocieron, no será una movilización en contra de decisiones del Gobierno porque hasta ahora no ha presentado propuestas que supongan recortes de derechos. En este sentido, Fidalgo afirmó que este tipo de actos está siempre politizado, pero que este año coincidimos con los proyectos del actual Gobierno El líder de CC. OO. no obstante, insistió en enviar al Ejecutivo un mensaje: Se acabó el periodo de gracia y ahora empieza el de justicia El líder sindical, asomado a la fachada de la sede de CC. OO. en Madrid La UE debe aumentar su presupuesto ¿Le preocupa el recorte de los fondos de cohesión de la UE? -Los fondos han sido muy importantes para España. Han contribuido a que el crecimiento superara la media europea, pero las ventajas se agotan, y hay que intentar estirarlas y consumirlas lentamente. Además, la UE debe dotarse de un mayor presupuesto, porque ahora hay 25 miembros y las diferencias económicas entre unos países y otros son muy grandes. Los fondos son muy necesarios por solidaridad y por eficiencia de mercado. España tiene que pelear para que la reducción no sea sustancial, pero también para que en la UE se entienda que Europa necesita más presupuesto. -Ante este problema, ¿es conveniente ahora una reforma fiscal? -Se ha atentado ya bastante contra la equidad fiscal. Que las rentas de trabajo tributen más que las rentas de capital atenta contra los más débiles, que son los que trabajan. Ha hecho muy bien el ministro de Economía en posponer y atemperar esta reforma. nerse de intentar pactar reformas laborales, pero debe conocer que la política económica, fiscal e industrial es un campo que tiene abierto, que está deseando todo el mundo que lo trabaje. ¿Cuáles serán los objetivos de este Primero de Mayo? -Defendemos empleo de calidad y protección social, y con ello decimos que nuestro aparato productivo no debe seguir siendo alentado para competir exclusivamente en contener las mejoras de la calidad del empleo, sino a reformar las herramientas y las ventajas competitivas. Nuestro país no ha comprado las nuevas ventajas competitivas, una parte del viejo tejido productivo sigue descansando en las viejas ventajas comparativas. Por eso, la mayor parte del empleo se genera en sectores productivos de baja productividad, que se nutre de empleo precario y mano de obra emigrante. Con este aparato productivo no se puede sostener nuestro modelo social. El modelo social se sostiene sobre un aparato productivo industrial fuerte, no sólo sobre los servicios. Los objetivos de la reforma laboral pueden parecer poco ambiciosos, pero pueden contribuir a mejorar la calidad del empleo. Hay que dimensionar un contrato como el de obra y servicio, que se ha convertido en un contrato comodín. Y también dotar de medios a la inspección de trabajo para que las leyes se apliquen. Y el Gobierno también debe contribuir reduciendo la temporalidad en las Administraciones Públicas. Con medidas como estas se puede reducir la temporalidad a la mitad en los próximos diez años. ¿Estaría dispuesto a aceptar una rebaja en el despido? -No vamos a acordar una rebaja del despido, porque no tiene ninguna relación con la calidad del empleo. En todo caso tendría que ver con la desprotección por desempleo. Desde luego, con nuestro concurso no se va a producir. ¿Y de generalizar el contrato de fomento del empleo con indemnización de 33 días por año trabajado? -Es que es un contrato indefinido para fomentar el empleo, y hay que fomentarlo en determinados colectivos como jóvenes, parados de larga duración, mujeres... y no se está utilizando para esos colectivos. Ha sido utilizado con incentivos para servir también de convertidor de temporal en indefinido. ¿Cree que el Gobierno debería legislar si no se produce un acuerdo? -Esto le incumbe a él. CC. OO. no es quién para vetar la acción del Gobierno. Sabe que las reformas que han funcionado son las acordadas. ¿Es el momento de abordar el aumento de los años de cotización? -Es el momento para no dejar de hacer reformas del sistema de pensiones. Sería muy malo que en esta legislatura no se produjera una reforma pactada, porque no volvería a haber otro Pacto de Toledo y se rompería la unidad de los partidos. Además, ahora el sistema está saneado, pero debe pasar por un desfiladero en 2020 por cuestiones demográficas deben abordarse desde ahora. Y se deben combinar los principios de contributividad del sistema con los de solidaridad. Hay que discutir de todo, por tanto. Ya se ha producido un aumento en el periodo de cómputo muy notable y las pensiones han seguido creciendo. ¿Sería posible una rebaja generalizada de las pensiones? -Esa idea no la comparte nadie. Siempre hemos aceptado que estas rebajas tienen que ser selectivas. Las peticiones no están de puente Asimismo, y dados los días festivos que coinciden con esta festividad, los dirigentes sindicales aseguraron que las reivindicaciones no están de puente dada su vigencia y actualidad. Por este motivo, insistieron ayer en sus propuestas, que acaban de presentar al Gobierno y a la CEOE, para reducir la temporalidad en España y lograr que el empleo tenga mayor calidad. Otras cuestiones que reclamarán son, entre otras, la lucha contra el hambre en el mundo para reducir este problema a la mitad en 2015, como se comprometieron en la ONU todos los países; la necesidad de paz y libertad; una solución para el conflicto palestino o la defensa de la estrategia de Lisboa.