Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
54 Sociedad SÁBADO 30 4 2005 ABC Religión El cardenal Amigo, que participó en el Cónclave, ha sido uno de los grandes descubrimientos para los analistas vaticanos (Viene de la página anterior) participó en el Cónclave que eligió a Joseph Ratzinger, ha sido uno de los grandes descubrimientos para los analistas vaticanos, quienes en las últimas semanas alabaron tanto su perfil que el purpurado franciscano entró con fuerza en las listas de papables Lo que sí parece claro es que, tal vez más que en otro período de la historia reciente de la Iglesia, los ojos de Añastro (sede de la Conferencia Episcopal) estarán mirando a Roma, y viceversa, y que los planes de futuro del Episcopado español estarán en plena sintonía con los ritmos y objetivos marcados por Benedicto XVI. Plan pastoral Entre los principales trabajos que acometerán de inmediato los obispos españoles se encuentra la elaboración del plan pastoral de la Iglesia de nuestro país para el trienio 2005- 2008, cuyos trabajos podrían ser completados en la Comisión Permanente del mes de junio y aprobado por el grueso de los prelados españoles en la Asamblea Plenaria de noviembre. Entre los retos, los obispos habrán de impulsar la pastoral vocacional y el trabajo con los jóvenes, así como potenciar las áreas de diálogo interreligioso y liturgia. En este sentido, se espera que en breve vea la luz la nueva edición de la Biblia de la Conferencia Episcopal, así como el manual de exorcismos en castellano, que se están elaborando desde hace tiempo. La formación permanente del clero (responsa- bilidad que recaerá en el obispo de Santander, José Vilaplana) también será fundamental. La cuestión educativa sin duda, será el principal caballo de batalla en el futuro más inmediato. En este sentido, fuentes consultadas por ABC aseguraron que su actual responsable, el obispo de Málaga Antonio Dorado Soto, ya ha comenzado las negociaciones con el Gobierno. Del mismo modo, cobrará importancia la acción de la Iglesia con los inmigrantes, cuyo responsable es el obispo de Sigüenza, José Sánchez, sin dejar de lado las negociaciones sobre el régimen económico y fiscal de la Iglesia española (que continuará bajo el mando de Bernardo Herráez, a quien los obispos pidieron seguir en su puesto hasta que se resolviese el diálogo con el Ejecutivo socialista) y las periódicas polémicas en materia de moral sexual y familiar (en este campo, el responsable episcopal es el obispo de Segorbe- Castellón, Juan Antonio Reig) En clave interna, se espera que en los próximos meses la Santa Sede dé el plácet definitivo a la Región Eclesiástica catalana, y que se sucedan una serie de nombramientos. Tras la designación de Ureña como sustituto de Yanes en Zaragoza, se aventuran ciertos movimientos, que podrían suponer la marcha del cardenal Rouco a algún dicasterio en Roma, con los consiguientes cambios de ficha entre algunos obispos, como Blázquez, Cañizares (quien, dado el excelente trabajo realizado en Toledo y su cercanía al nuevo Papa, podría verse recompensado con la púrpura, al igual que el arzobispo de Barcelona, Lluís Martínez Sistach) y Julián Barrio. También se da por segura la elección episcopal de Juan Antonio Martínez Camino, quien seguirá siendo el principal interlocutor con el Gobierno y participará en las reuniones de las comisiones mixtas, que se espera den comienzo de inmediato. UNA SOLA GREY, UN SOLO PASTOR CARLOS ABELLA Y RAMALLO GENTILHOMBRE DE S. S. ólo una historia secular en la continuidad de la fe puede lograr la hazaña, casi el milagro, de cambiar de guía y seguir siendo la misma grey y el mismo pastor. Hace menos de veinte días asistía ante la Basílica de San Pedro al solemne funeral del Papa Juan Pablo II, sin duda uno de los más amados de la historia de la Iglesia, y ciertamente el más popular, y el de mayor referencia moral en la historia de la humanidad. Se pueden repasar con la memoria los personajes de la Historia Universal y no encontraremos uno que haya influenciado tanto y mejor la conciencia de los hombres, ni que haya sido más conocido y amado por tantas gentes de todas las latitudes. Su muerte fue llorada por millones de personas, y no todas católicas, ni siquiera cristianas. Se lloraba la ausencia de un defensor de los derechos y de la dignidad humana, y de un guía moral. A man for all seasons Especialmente los jóvenes se sintieron huérfanos. Con su vida moderna y globalizada de tantos relativismos sentían que Juan Pablo II no tenía miedo, y les animaba a ser modernos, pero a seguir a Cristo. Que tenían que remar hacia el interior de sus conciencias para encontrar en sí mismos la bondad y el amor del Creador. Y los jóvenes le entendieron y le siguieron. Tras el estupor y el sentimiento de orfandad causado por su muerte- -sin embargo tan anunciada- el Papa doliente dejaba implantada una semilla que ha sido recogida espléndidamente por Benedicto XVI. La Iglesia está viva, y la Iglesia es joven ha proclamado urbi et orbe en la homilía de S su entronización. Y la misma grey que ha llorado a Juan Pablo II, la misma humanidad que se ha sentido huérfana con su muerte, ha resucitado a la esperanza, con un nuevo guía y pastor que con pulso igualmente firme ha señalado ya que la nave de Pedro continúa su singladura dune in vento Desde el recuerdo a Juan Pablo II, Benedicto XVI ha marcado ya su ruta, su gobierno, al timón de la Iglesia, guiado no por su voluntad sino según la palabra y la voluntad del Señor. Los dos simbolismos usados en su homilía se resumen en buscar a la oveja perdida, y alejarla de los desiertos de la pobreza, el hambre, el abandono y la soledad, llevándola al consuelo del amor de Dios. Su canto a la vida y al amor de Dios por el hombre fue tremendo al recordar que no somos un producto casual y sin sentido de la evolución de las especies, sino que cada uno de nosotros ha sido pensado y querido por Dios. También su exhortación a los pastores sucesores de los apóstoles les recuerda que son pescadores de hombres y que han de llevarlo, sin miedo, al conocimiento de Dios. Él mismo pide nuestras oraciones para no huir, para no temer. Decía en su homilía el Papa que no tenía necesidad de presentar un programa de gobierno. Es cierto. Con su amor de pastor y con la guía del Señor intuirá las necesidades y las carencias de su grey; con la unidad de la Iglesia orientará a la humanidad perdida en tantos desiertos; con el ejemplo y el amor ahuyentará a los que aúllan; con el recuerdo y el ejemplo de Juan Pablo II, Benedicto XVI es ya ahora el pastor justo y necesario para la altura de los tiempos.