Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 Internacional SÁBADO 30 4 2005 ABC Putin promete ayudar a los palestinos pese al rechazo del Gobierno israelí Tel Aviv se niega a armar a la Policía de la ANP JUAN CIERCO CORRESPONSAL JERUSALÉN. Armas y reformas. Dinero y contrapartidas. Conferencias y negociaciones. Promesas y desencantos. Terrorismo y resistencia. Estado viable, Estado imposible. Evacuación y te- El presidente Vladímir Putin (izquierda) y Mahmud Abbas, ayer en Ramala AP rritorios ocupados. Prisioneros y libertad de movimientos... Vladímir Putin se topó ayer en Ramala con la realidad del conflicto entre palestinos e israelíes. Lo hizo además en ruso, sin traductor simultáneo ni intérprete aventajado. Mahmud Abbas, el presidente palestino, no los necesita. Como otros 15.000 palestinos estudió en su día en universidades de Moscú y domina el idioma de Dostoyevski. Pese a lo fácil que le resultaba comunicarse con interlocutor, el jefe del Estado ruso, el primero en visitar en la historia los Territorios Ocupados Palestinos, no comprendía demasiado. La confusión comenzó con la interpretación de los himnos nacionales por una banda militar palestina en el patio de la Mukata. El ruso, equivocado. Poco después depositó una corona de flores ante la tumba de Arafat, ante la que se cuadró e inclinó la cabeza para acto seguido reunirse con Abbas, prometerle ayuda económica, cooperación militar, colaboración política y diplomática. Lo difícil, traducir esas bienintencionadas promesas en realidad. Y es que Putin quiere, y los palestinos también, entregar dos helicópteros a la ANP para el uso personal de Abbas, sin transporte aéreo desde que Israel destruyera, al comienzo de la Intifada de Al Aqsa, los vetustos helicópteros que utilizaba Arafat. Y quiere también donar a la Policía palestina 50 vehículos blindados para el transporte de tropas, algo a lo que se opone de manera tajante Israel. No sólo eso, Tel Aviv se niega asimismo a aceptar las recomendaciones del coordinador norteamericano en materia de seguridad para Oriente Próximo, el teniente general Wiliam Ward, quien apuesta por armar a las Fuerzas de Seguridad palestinas para que puedan combatir los posibles brotes de violencia. Abbas no puede luchar contra el terrorismo sólo con piedras dijo ayer Putin en Ramala. Israel, sin embargo, cree que lo que tiene que hacer la ANP es confiscar las armas de las milicias palestinas antes de recibir otro tipo de armamento de terceros. Otras peticiones del jefe del Kremlin caerán a buen seguro en saco roto, como la de solicitar la liberación de los prisioneros palestinos de las cárceles israelíes o la retirada de las tropas hebreas de las ciudades ocupadas de Cisjordania, lo que permitiría la libertad de movimiento de sus habitantes. Abbas, por su parte, recogió con agrado, aunque sin demasiada esperanza tras la negativa de Israel, EE. UU. y la UE, la iniciativa rusa de organizar una conferencia de paz sobre Oriente Próximo en Moscú este otoño. Los presidentes palestino y ruso creen que ya se dan las condiciones necesarias para ello. Tel Aviv, Washington y Bruselas consideran que es demasiado prematuro.