Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 30 4 2005 Opinión 7 ÁNGEL CÓRDOBA que gozan de la preferencia de los partidos: el federalismo asimétrico y la España plurinacional. ¿Federalismo asimétrico? Respondo: el nacionalismo catalán se ha empachado con las teorías politológicas y comunitaristas made in Canadá de Will Kymlicka y Charles Taylor, según las cuales los catalanes serían una especie de minoría étnica a la que correspondería una política del reconocimiento y unos derechos de especial representación ¿España plurinacional? Respondo: España no sería una nación, sino un Estado- -de ahí que el nacionalismo catalán hable del Estado español y no de Espa- ña- -formado por una serie de naciones que, por el mero hecho de serlo, tendrían derecho a la soberanía. En otros términos, Cataluña debería instituirse- -de momento- -como un casi Estado asociado o consorciado al Estado español. La cuestión no es que Cataluña encaje en España, sino que España encaje en Cataluña sentenció anteayer Carod- Rovira. ¿Una España autónoma en una Cataluña soberana? ¿Cuál es el futuro del nuevo Estatuto que se está redactando en el Parlamento catalán? División de opiniones. El Estatuto, a pesar de las discrepancias hoy existentes, podría aprobarse en el Parlamento de Cataluña si Convergencia i Unió no pusiera más pegas de la cuenta- -elevando el listón, por ejemplo- -para evitar que Pasqual Maragall capitalizara el éxito. Y el Estatuto podría finalmente aprobarse en el Congreso si el Gobierno cediera a las presiones del socialismo catalán y Esquerra Republicana, y si los barones regionales del PSOE aceptaran que Cataluña tuviese un trato especial que iría en detrimento de los intereses de la Autonomía gobernada por cada cual. Pero también es cierto que el Estatuto podría no aprobarse en Cataluña si Convergencia i Unió bloqueara el texto con la excusa de la falta de ambición de un socialismo catalán supeditado al PSOE. Si el nuevo Estatuto llega al Congreso, ¿podría rechazarse o rebajarse? Cabe descartar la primera hipótesis, porque la estabilidad de los gobiernos de Rodríguez Zapatero y Pasqual Maragall depende del apoyo de una Esquerra Republicana que ya ha lanzado el órdago: sin nuevo Estatuto no hay apoyo parlamentario en Madrid ni Barcelona. Sí cabe contemplar una rebaja consensuada del texto si el articulado del nuevo Estatuto implicara unas reformas constitucionales y de leyes orgánicas difíciles de asumir. Los viajes del nacionalismo catalán a lo largo del ancho mundo en busca de un modelo que inspire la llamada construcción nacional de Cataluña han fracasado. Por fortuna para una Autonomía que ya está construida y unos ciudadanos que no tienen culpa alguna de los sueños heráldicos de sus representantes. Sin circunloquio alguno, lo mejor que le podría ocurrir al proyecto de nuevo Estatuto de Cataluña es que encallara. De esta manera, los españoles salvarían el principio de igualdad y solidaridad interregional. Y quizá los políticos catalanes con mando en plaza hablarían menos de la esencia y más de la existencia. A ver si hay suerte. ¡Viva el Estatuto de 1979! LA ESPUMA DE LOS DÍAS VIDAS EJEMPLARES LLÁ por 1982 dos colaboradores de la consultora McKinsey publicaron un best seller con el título de En busca de la excelencia en el que rastreaban las causas del éxito de algunas empresas americanas. Se proponían identificar relaciones causaefecto y denominadores comunes, conducentes a realizar una posible revisión de la teoría racional de la organización que tuviera suficiente capacidad explicativa. Los autores ponían en práctica algunos de los principios organizativos que predicaban y así, en su libro, se servían más de las historias que de los conceptos, más de las intuiciones que de los razonamientos. MANUEL En la misma línea anaÁNGEL MARTÍN lítica se sitúa Cómo cambiar el mundo. Los emprendedores sociales y el poder de las nuevas ideas de David Bornstein, libro que el presidente ha regalado a los miembros de su Gobierno con motivo del Día del mismo (del libro, no de Zapatero) El regalito tiene su enjundia, porque la obra es interesante aunque plúmbea, larga y difícil de leer si se carece del entusiasmo del convencido o de una curiosidad espoleada por el espíritu crítico. No sé yo cómo los ministros y ministras van a sacar tiempo de sus desesperadas agendas para hacer honor al regalo, y mucho me temo que algunos ya han pensado en la utilización de resúmenes o briefings para poder cumplir con el donante. Mucha mayor y desproporcionada atención se ha dedicado a la figura del negro de escritor que a la más abundante y modesta del negro de lector, ése que le resume al prócer en un folio extensos informes y abrumadores tratados, y que es vital en casos como el que les ocupa. Bornstein pasa de su conocido apostolado sobre los microcréditos a la narración de un conjunto de edificantes historias en torno a los llamados emprendedores sociales líderes del Tercer Sector o del sector ciudadano motivados por el cambio social y promotores de organizaciones sin ánimo de lucro. Apunta Bornstein que aún está pendiente la cuestión de la medición de la importancia social de los objetivos y de su eficacia en alcanzarlos, además de la obtención de una financiación suficiente que no coarte su independencia. Y yo añado que no es asunto menor conseguir su autonomía respecto a los intereses partidistas de cada coyuntura. Cierta izquierda se apropia de estos líderes y organizaciones en un proyecto de recomposición de sus ruinas ideológicas, y cierta derecha les da la bienvenida ante el demostrado fracaso del socialismo real y la inoperancia del Estado intervencionista, incapaz de resolver los problemas sociales. ¿Cuál de ellos es el mensaje implícito en el regalo de Zapatero? Quizá sea más simple, y trate tan sólo de educar a sus ministros a través de un ramillete de vidas ejemplares. A PALABRAS CRUZADAS ¿Debería Zapatero facilitar la investidura de Ibarretxe? SEGÚN Y CÓMO E veía venir, la misma noche electoral ya aseguraban algunos psoes que lo políticamente correcto era ayudar a Ibarretxe a formar un gobierno estable aunque sin formar parte de ese gobierno. Sería bueno que Ramón Jáuregui y Rosa Díez fueran consultados sobre esa estrategia: abandonaron un gobierno del PNV después de sentirse engañados e instrumentalizados. Pocas razones hay para estar a favor de esa operación, pero alguna se podría encontrar siempre que Ibarretxe aceptara ciertas condiciones. La fundamental, retirar del mapa su plan nefasto, aunque eso es fácil de prometer para seguir PILAR en Ajuria Enea; otra cosa es cumplir lo CERNUDA pactado. También el apoyo podría justificarse con el argumento de que así no se da cancha a los batasunos del PCTV; y hasta se podría decir que hay que apoyar al PNV porque el País Vasco necesita un gobierno sólido. Sin embargo hay otras posibilidades de gobierno para el PSE, como por ejemplo aceptar el reto de unirse al PP y dar una oportunidad al cambio que nunca se ha producido en el País Vasco. Pero Patxi López no está por la labor, se deja llevar por un Zapatero que cree tocar el cielo y la paz con la punta de los dedos. Ahora, mejor un gobierno de Ibarretxe con el PSOE dentro que un gobierno de Ibarretxe con Otegui dentro. IBARRETXE, LEHENDAKARI Í, Zapatero debe facilitar la investidura de Ibarretxe como lehendakari vasco. No hay otro remedio: Ibarretxe, que fue el más votado el pasado 17, puede ser la solución, y también el problema, según de qué lado caiga. Hay que atraerlo hacia nosotros, los que pensamos que su plan el de Ibarretxe, es un dislate, un imposible que ahondará la división entre los vascos, que son una parte de los españoles. Los socialistas pueden jugar un gran papel: evitar que el PNV se eche en brazos del fantasmal PCTV, o Batasuna bis. Y entonces, cuando la política vasca dependiese de esos de las TV, sí que estaríamos perdidos. FERNANDO Aún es posible hallar una solución JÁUREGUI para Euskadi. Un espacio de convivencia para nacionalistas y quienes no lo son, en un marco de paz. Ya sé que suena bucólico, pero créanme; tenemos una oportunidad. Todos, nosotros y ellos, hemos de estar dispuestos a ceder, y en toda negociación- -que se abre la semana próxima- -hay que entregar algo para obtener alguna cosa. O cambiar algo para que todo siga (más o menos) igual. Nos jugamos mucho como para andar con apriorismos, con inflexibilidades y eslóganes. El presente y el futuro dependen de que las cosas se hagan con sentido común, sin cesiones innecesarias, pero sin exigir rendiciones incondicionales. S S ¿Y usted qué opina? Déjenos su mensaje o su voto en la página web www. abc. es eldebate