Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 Opinión SÁBADO 30 4 2005 ABC LA COSTRA J OAN Puigcercós, secretario general de ERC, ha dicho en castellano, para que se entienda, que quienes se oponen a la propuesta de financiación del tripartito son la costra de los aparatos administrativos del Estado español acostumbrados a chupar del bote A Puigcercós habría que decirle, en catalán, para que no se ofenda, que lo que pretende es quedarse el pot, para que unos pocos, ellos los primeros, xuclin fins atipar- se a càrrec de l Estat espanyol, madre nodriza que pretenden desnutrir a lametones. Como quien no llora no mama, ERC saca a pasear el victimismo y arremete contra la aristocracia funcionarial madrileña obsesión recurrente del independentismo catalán, que, casualmente, se está poniendo las botas a costa de las prebendas de la aristocracia funcionarial madrileña que encarna el Gobierno de Rodríguez Zapatero. PRESIDENTE DE HONOR: GUILLERMO PRESIDENTA- EDITORA: CATALINA LUCA DE TENA LUCA DE TENA CONSEJERO DELEGADO: SANTIAGO ALONSO PANIAGUA DIRECTOR: IGNACIO CAMACHO Directores Adjuntos: Eduardo San Martín, Juan Carlos Martínez Subdirectores: Santiago Castelo, Rodrigo Gutiérrez, Carlos Maribona, Fernando R. Lafuente, Juan María Gastaca, Alberto Pérez Jefes de área: Jaime González (Opinión) Mayte Alcaraz (Nacional) Miguel Salvatierra (Internacional) Alberto Aguirre de Cárcer (Sociedad- Cultura) Ángel Laso (Economía) Jesús Aycart (Arte) Adjunto al director: Ramón Pérez- Maura Redactores jefes: V. A. Pérez, S. Guijarro (Continuidad) A. Collado, M. Erice (Nacional) F. Cortés (Economía) A. Puerta (Regiones) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) A. Garrido (Madrid) J. G. Calero (Cultura) E. Ortego (Deportes) F. Álvarez (TV- Comunicación) L. del Álamo (Diseño) J. Romeu (Fotografía) F. Rubio (Ilustración) Director General: Héctor Casado Económico- financiero: José María Cea Comercial: Laura Múgica Producción y sistemas: Francisco García Mendívil EL PSOE Y EL MODELO TERRITORIAL SCONDIDO bajo el eufemismo de la España plural el Gobierno socialista ha perdido el rumbo en el debate sobre el modelo de Estado. A pesar de las apelaciones abstractas a la solidaridad, está claro que este camino conduce a un salto en el vacío de graves consecuencias para la estabilidad del sistema. Es notorio que la opinión pública muestra una seria preocupación. Y por ello, el Partido Popular, sobre la base de una firme defensa del Estado autonómico, acierta al exigir que se celebre un pleno monográfico en el Congreso de los Diputados. Por fortuna, no faltan opiniones sensatas en el propio Partido Socialista. Alfonso Guerra ha proclamado en voz alta una verdad evidente: que el estatuto catalán impulsado por Maragall, santo y seña de la oferta de Zapatero, vulnera la Constitución y rompe con la tradición igualitaria del socialismo. La izquierda no puede aceptar unas Comunidades Autónomas fuertes e insolidarias y un Estado anoréxico se lee en el editorial de la revista Temas órgano de expresión del sector llamado guerrista. En el seno del Ejecutivo, Bono ha marcado siempre la distancia y algunos otros ministros apenas ocultan el rechazo que suscita la propuesta de financiación. Asimismo, el presidente de Castilla- La Mancha, José María Barreda, habla de no comulgar con ruedas de molino Manuel Chaves, también del PSOE y presidente de la Junta de Andalucía, afirma que no va a tolerar privilegios, aunque presenta a su vez un proyecto de reforma profunda que incluye elementos muy discutibles. Asegura Maragall que no está pidiendo la Luna, pero que la petición se sitúa muy arriba Aun así, CiU, en busca de argumentos para no perder protagonismo, advierte que debe negociarse al alza. Dadas las circunstancias, no se comprende la satisfacción del Gobierno ante el supuesto fracaso del plan Ibarretxe, porque- -en la práctica- -lo que pretende el tripartito catalán resulta ser bastante parecido. Zapatero ha perdido el control de un proceso que puso en marcha con el deseo de marcar las diferencias con el Gobierno anterior y al amparo de ese optimismo volun- E Jesús Eguiguren TELEPRESS INDICIOS H AY indicios que apuntan claramente a que Batasuna le prestó el disfraz al Partido Comunista de las Tierras Vascas para colarse otra vez en el Parlamento de Vitoria. Hay indicios que apuntan claramente a que Zapatero facilitará en última instancia la investidura de Ibarretxe. Hay indicios que apuntan claramente a que los socialistas vascos mantienen desde hace tiempo reuniones con significados dirigentes de Batasuna. Hay indicios que apuntan claramente a que uno de estos dirigentes del PSE es su presidente, Jesús Eguiguren. Hay indicios que apuntan claramente a una serie encadenada de movimientos transversales de notoria opacidad que el Gobierno- -no es un indicio- -desmiente, lo que resulta altamente indiciario. tarista que ha convertido en seña de identidad propia. La coalición que gobierna en Cataluña, reproducida en el ámbito parlamentario a escala nacional, no puede funcionar mientras otorgue el poder decisivo a una formación que no oculta su condición de partido antisistema El objetivo de llevar a cabo una operación similar en el País Vasco no parece sencillo: todo apunta a que el PSE permitirá gobernar a Ibarretxe sin que se perciban contrapartidas ni beneficios para la estabilidad política y socioeconómica de aquel territorio. Se trata ahora de conseguir un cambio de mayorías en Galicia, en unas elecciones cuya importancia trasciende sin duda el ámbito regional. El PP empieza a mover piezas en el marco de la reforma estatutaria, con una propuesta hábil en la Comunidad Valenciana de la cual los socialistas han tenido que desmarcarse a toda prisa para no estropear su estrategia general. El Gobierno percibe que la situación se le va de las manos. El más elemental sentido común demuestra que nada se arregla aceptando las reivindicaciones extremistas, como el término nación o los privilegios financieros que chocan frontalmente con la Constitución. Por esta vía, la pretendida reforma terminará por derivar en una inaceptable ruptura. En todo caso, es una incongruencia introducir cambios mínimos en la Constitución formal y, en cambio, alterar profundamente la sustancia de la norma fundamental por medio de los nuevos estatutos. La lealtad política exige que quien pretenda cambiar el sistema debe hacer una propuesta inequívoca y someterla a la decisión del pueblo español, titular único de la soberanía nacional, ya sea por la vía de las elecciones anticipadas (como ha propuesto Guerra) ya sea por el mecanismo de reforma agravada del artículo 168, que culmina en un referéndum obligatorio y vinculante. Es imprescindible evitar que el oportunismo político en función de coyunturas electorales decida sobre asuntos que afectan al futuro de la nación y de su expresión jurídica y política en el vigente modelo constitucional, que funciona de forma satisfactoria desde hace ya un cuarto de siglo. CUBA Y EL PARLAMENTO EUROPEO L Parlamento Europeo ha censurado por tercera vez la aproximación hacia la dictadura cubana que ha promovido el Gobierno español, y los ocho países europeos que este año participaban en la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas han apoyado en bloque la resolución de condena a Cuba. Por su parte, el régimen castrista ha dicho que no quiere la ayuda de Europa, se ha mofado con todas las letras de los Gobiernos de algunos países miembros y, desde la liberación del periodista Raúl Rivero, no ha dado ningún paso que se pueda interpretar como una apertura. Todos estos indicios señalan indudablemente que aquella iniciativa defendida con tanto ardor por el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, no ha logrado ninguno de sus objetivos y que, en consecuencia, cuando esta política sea revisada el próximo mes de julio, la UE debería reconsiderar sus posiciones y volver a la sensibilidad anterior al Consejo de enero, poniendo el énfasis de su política en la de- LA CHISTERA DE LA EPA N ADA es verdad ni mentira, todo es según el color del cristal con que se mira. Y el cristal de la nueva EPA nos pinta un paisaje de fondo azul turquesa, con unas cifras de paro en pronunciado descenso (59.700 personas menos en el primer trimestre) Milagro demoscópico que los agnósticos de la contienda política califican de truco, conejo de pega que el ministro Caldera se sacó de la chistera. Lo cierto es que, aplicando la cuenta de la vieja tradición, el número de parados no bajó, sino que subió en 18.100 personas. Argucias contables para tiempos de relativismo económico que tiñen el cristal de una duda gris espesa. E fensa inequívoca de los principios de libertad, democracia y respeto estricto a los más elementales Derechos Humanos en Cuba. Nadie puede entender la posición de los socialistas europeos- -debidamente influidos por sus correligionarios españoles- -al abstenerse en la votación sobre la resolución en la que cada año la Eurocámara pasa revista a la situación internacional de los Derechos Humanos. Han pretendido demostrar que no estaban en contradicción con la política del Gobierno socialista español, antes que mostrar claramente que en verdad están interesados por los ideales que dicen defender y que son válidos en todo el mundo. Dirán que la política de firmeza que mantuvo el anterior Gobierno tampoco dio frutos espectaculares, aunque sí los hubo porque permitió a los demócratas salir de las catacumbas y por ello irritaba a Fidel Castro. En cualquier caso, es preferible defender los principios universales de la democracia a enrocarse inútilmente en pretextos oportunistas de corto alcance.