Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 29 4 2005 Economía 97 Berlusconi califica la política del BCE de destructiva para las empresas b Rodríguez Zapatero confía en que Francia y Alemania acepten, al final, la petición española de seguir recibiendo fondos de cohesión más allá de 2007 ABC ROMA. El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, acusó ayer al Banco Central Europeo (BCE) de mantener una política destructiva para la capacidad competitiva de todas las empresas europeas e instó también a la oposición a hacer presión contra la institución. Berlusconi aseguró que el BCE trabaja sobre la inflación pero no insiste en mantener más bajo el valor del euro El presidente del Gobierno italiano en varias ocasiones ya había afirmado que el BCE debería cambiar su política ante la apreciación del euro en relación con el dólar para que Europa pueda crecer. Asimismo, instó a los miembros de la oposición a que se unan a esta crítica para que juntos hagamos presión y que en Europa comiencen a cambiar las cosas Berlusconi fue uno de los primeros jefes de Gobierno en pedir la reforma del Pacto de Estabilidad y Crecimiento y mantiene su lucha para variar el límite del déficit del 3 del PIB previsto por las normas comunitarias. El líder sindical en las escaleras que llevan a su despacho en la sede madrileña de UGT PROBLEMA VASCO La otra manera de entender el conflicto, la del señor Aznar, ha fracasado. Es mejor la línea del diálogo a las personas dependientes, que debe ser también un derecho subjetivo y universal. ¿Le preocupa la situación en que va a quedar España con el recorte de los fondos de cohesión? -UGT ya lo advirtió hace tiempo diciendo que se estaba despilfarrando la buena situación económica y que había que ponerse manos a la obra. Espero que la negociación del Gobierno con la UE facilite una pendiente suave y prolongada en el tiempo en el decrecimiento de los fondos. El Gobierno también debería intentar persuadir al resto de los gobiernos comunitarios de que habría que incrementar el presupuesto comunitario; exigir una dotación superior al 1 del PIB de la UE, al menos garantizar que el límite permitido, el 1,24 se alcanzara. Esto supondría disponer de 25.000 millones, o lo que es lo mismo, de un 20 más. -Ante este recorte, ¿cree conveniente una reforma fiscal? -El Gobierno creo que tiene en cuenta que debe hacer compatible la reforma fiscal con ese escenario. Me parece prudente y sensato demorar la definición de los componentes de la reforma fiscal. Primero hay que tener despejada ESTADO DE BIENESTAR Se debe reconocer un derecho social nuevo: el de la atención a la dependencia, que debe ser universal la situación en que vamos a quedar en relación a las perspectivas financieras para los próximos años, y sabiendo que necesitamos una serie de retos que requieren muchos recursos. La reforma fiscal es necesaria porque las que están perjudicadas son las rentas del trabajo. El Gobierno debe equilibrar el sistema, dotándolo de mayor progresividad y equidad, pero garantizando la suficiencia financiera. Y existe un problema añadido, la decisión alemana de bajar su impuesto de sociedades para mejorar su competitividad fiscal. -En mayo está previsto empezar a negociar la reforma laboral. ¿Teme que el Gobierno, de no haber acuerdo, legisle unilateralmente? -No contemplo ese escenario. Estamos trabajando por el acuerdo. Nuestra responsabilidad es acometer cambios que mejoren la calidad del empleo. El Gobierno debe hacer sus aportaciones pero, sobre todo, involucrarse en otros ámbitos, porque la reforma laboral es sólo la pieza de un mosaico, como la reforma educativa, inversiones tecnológicas, plan de infraestructuras, la reforma fiscal... donde el Gobierno debe entrar con decisión. ¿Pero la insistencia de CEOE en el FONDOS DE COHESIÓN El Gobierno debería persuadir a los ejecutivos de la UE para incrementar el presupuesto comunitario coste del despido será un problema? -Está demostrado que los problemas de la calidad del empleo y de la temporalidad no tienen nada que ver con el coste del despido. Contamos con una misma legislación para todo el país y, sin embargo, hay diferencias muy notables entre regiones y entre sectores. Los cambios que hay que hacer están más relacionados con el aparato productivo, el abuso de la temporalidad y la ausencia de definición en el funcionamiento de las contratas y subcontratas. Reconozco que hay elementos que pide la CEOE que se deben analizar, como es el agravio comparativo que supone las subvenciones para las empresas que no son de nueva creación, pero que mantienen su plantilla. -En cuanto a la reforma permanente de la Seguridad Social, ¿cuáles serán las propuestas de UGT? -Es necesario poner en marcha la Ley de Dependencia, mejorar las pensiones mínimas (hay 660.000 pensionistas que viven por debajo del umbral de la pobreza) mejorar el sistema de prejubilaciones o reparar injusticias sobre vacíos de cotización. Y también se deben mejorar aspectos como las ayudas a la familia, que son raquíticas. Confianza de Zapatero El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, expresó ayer su plena confianza en que Francia y Alemania acepten finalmente la reclamación española de seguir recibiendo fondos de cohesión más allá de 2007 de forma gradual, pese a que estos países junto a Dinamarca, Suecia, Holanda o Austria se opusieron el pasado lunes a esta posibilidad en la reunión de ministros de Exteriores de la Unión Europea. Zapatero, que hizo estas declaraciones en rueda de prensa en Moncloa junto al primer ministro irlandés, Bertie Ahern, pidió que no se den por definitivas las posiciones de varias capitales, una vez que la reunión del lunes en Luxemburgo fue una primera toma de temperatura por parte de los Veinticinco a la iniciativa de la presidencia luxemburguesa de conceder a España un periodo transitorio de dos años para que no pierda de forma abrupta en 2007 los 1.500 millones de euros que cobra anualmente desde 2000. En este sentido, subrayó que el paso de la presidencia de turno de introducir en el debate el denominado problema español en esta negociación de las futuras perspectivas financieras, abre mejores expectativas para España respecto al diálogo entre los Veinticinco de aquí a la cumbre de junio.