Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 29 4 2005 Espectáculos 71 El ciclo empieza el 10 de mayo Se rodará en Madrid y La Mancha La Filmoteca Española rendirá homenaje a Agustín González La Filmoteca Española rendirá durante el mes de mayo un homenaje al actor Agustín González, con la proyección de más de una decena de películas. Títulos como Volver a empezar El mundo sigue Luces de bohemia Los santos inocentes Belle Époque Cero Noventa y uno: Policía al habla o El hermano bastardo de Dios serán proyectadas en el Cine Doré entre los días 10 y 31. Volver reunirá a Almodóvar con Penélope Cruz y Carmen Maura La productora El Deseo confirmó ayer que la nueva película de Pedro Almodóvar se titulará Volver y que se rodará a partir de julio en Madrid y La Mancha con Penélope Cruz y Carmen Maura encabezando el reparto, que todavía no está cerrado. Según el cineasta, Volver es un encuentro entre Alma en suplicio de Michael Curtiz, y Arsénico por compasión de Frank Capra Penélope Cruz Monsieur Batignole Hoy y mañana Dir. A. Chomski. Int. A. Costa, M. Navarro. Argentina España. Libertad embutida JAVIER CORTIJO No hay que ser un lince para apuntar que, seguramente, Monsieur Batignole no habría catado nuestra cartelera (de hecho, llevaba tres años en el limbo- frigorífico) de no ser por el pelotazo de Los chicos del coro cuyo protagonista Gérard Jugnot es aquí coguionista, actor principal y director de orquesta en general. Aunque también es cierto que el binomio niño guerra es mano de santo, y más cuando el niño es semita, y la guerra, la Segunda Mundial. Si a esto le añadimos la coordenada de un Oskar Schindler de bolsillo y una tangente de sonrisa lágrima incluso más sutil (o menos espectacular) que en La vida es bella ya tenemos la carta astral completita de esta película. De todas formas, Jugnot parece conocer bien el terreno por donde pisa, no sólo porque su abuelo, como su personaje, fuera charcutero, sino por los diapasones clásicos que pulsa, y en orden: unos entremeses de drama- comedia del pionero Marcel Carné, un entrecot de poética picaresca de René Clair y unos profiteroles finales del Jean Becker de Les enfants du marais Con tan férreos hilos se mueve, con la ligera solidez del mega- Airbus ese, una historia medida para emocionar sin pasarse de riego por aspersión lacrimal, en la que Jugnot se las ve y se las desea para ocultar a unos judíos (y algo jodíos críos de las botazas alemanas en el París del 43. Encima, también tiene el enemigo en casa, ya Jules Struk y Gérard Jugnot Director: Gérard Jugnot Intérpretes: Gérard Jugnot, Jules Sitruk, Michèle Garcia Nacionalidad: Francia, 2002 Duración: 95 minutos Calificación: que su futuro yerno es un colaboracionista especialmente odioso y caricaturesco. A veces áspera y con astillas inesperadas (alguna doble moral de algún medio hombre) la película se hornea y esponja cuando irrumpe (aunque siempre anda por ahí) el cineasta parisino, que tiene la cualidad de los corderos lechales: ablanda los nervios y hace que cualquier hueso o ternilla salga solo. Perfectamente ambientada y con roles bien dibujados, aunque sea con aguafuerte, Monsieur Batignole se une a la abultada nómina de hagiografías de héroes anónimos que ven el cielo medio despejado y cuya próxima estación es la esperanza, como diría algún cantante ñoño. Eso, aparte de prendernos un desafío en el ojal: ¿qué hubieses hecho tú en su caso? Y salir del cine con una respuesta en la punta del corazón y no un bostezo en la rabadilla tiene su punto. Una aspirante a actriz nada contra la corriente de la crisis sin fondo que anega Buenos Aires. Antonella Costa presta su talento a este personaje desamparado, cuyo último refugio, la prostitución, se revelerá tan inhóspito como el hambre. En una sociedad sin esperanza cada uno se agarra al tronco que puede para no ahogarse, pero no hay panaceas en este mar de lágrimas en que se ha convertido la Argentina de los últimos años. Alejandro Chomski huye del tópico porteño y nos presenta una obra donde el sentido del humor no funciona como mecanismo de defensa ni como reclamo comercial. Más realista que muchos compañeros de generación, nos habla de una de esas hijas de la clase media empujadas al vetusto oficio, a la sordidez de los billetes manchados de sexo, al borde mismo de la espiral. La mirada del director es dura, aunque indulgente con su personaje, en parte por la gran actuación de Antonella Costa, que logra caer bien sin una sola acción de mérito, cuyo desvalimiento empuja a la solidaridad inútil del espectador. Quizás a la película le falte un cambio de marcha, aunque es verdad que la vida, cuando es mala, también es así: los menos afortunados se hunden poco a poco, sin llamar la atención. Quizá por eso ya no los mira nadie. FEDERICO MARÍN BELLÓN