Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 29 4 2005 51 Sociedad Las parejas gays tendrán difícil adoptar niños, según reconoce ahora el Gobierno UN COMODÍN PARA SEGUIR JUGANDO F. ÁLVAREZ El presidente del Gobierno conversa con el portavoz de ERC antes de empezar la votación en el Congreso JAIME GARCÍA El Gobierno saca adelante su ley de televisión digital tras prometer a ERC que las películas se doblarán en catalán Los independentistas pactan con el PSOE y retiran su enmienda al proyecto b Socialistas y republicanos no se Un proyecto de ley con recorrido 30- 12- 2004. El Gobierno presenta el polémico Plan de impulso de la TV digital terrestre, de liberalización de la TV por cable y fomento del pluralismo 4- 2- 2005. El Consejo de Ministros aprueba la remisión a las Cortes del proyecto de ley. Solicita que se tramite con urgencia, estrategia que frena CiU con su negativa. El sector denuncia que el texto no se ha consensuado. 17- 2- 2006. Los medios privados denuncian que el proyecto de ley de TDT beneficia a un único grupo, Prisa. 30- 3- 2005. El PSOE limita drásticamente el debate de la ley de TDT. Sólo un experto por grupo parlamentario podrá dar su opinión, y en un solo día. 21- 4- 2004. ERC vota contra sus propias enmiendas para que el texto pueda llegar al pleno del Congreso a tiempo. 26- 4- 2005. La Mesa del Senado declara el trámite de urgencia. 27- 4- 2005. ERC condiciona su apoyo a que se doblen al catalán las películas. 28- 4- 2005. El Gobierno pacta con ERC y el pleno del Congreso aprueba el texto. versaciones finalizaron en la noche del miércoles con una reunión entre el portavoz de ERC, Joan Puigcercós, y el propio presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero. Mientras pusieron de acuerdo después de haberse aprobado la ley: ERC dijo que el pacto lo cerró Zapatero y Moncloa sostuvo que fue Rubalcaba J. L. LORENTE MADRID. Un acuerdo de última hora entre el PSOE y ERC permitió al Gobierno sacar adelante en el Pleno del Congreso de ayer el proyecto de ley de Impulso de la Televisión Digital, que elimina el límite actual de tres televisiones analógicas. Los independentistas catalanes retiraron, finalmente, su enmienda y apoyaron al PSOE a cambio de que el Gobierno incluya en la futura Ley Audiovisual su pretensión de que se doblen películas al catalán, tanto en cine como en televisión y DVD. Por su parte, el PP insistió durante el debate en que la norma aprobada tiene como único objetivo favorecer a un grupo de comunicación amigo del Gobierno, en referencia a Prisa. El debate que surgió tras la aprobación de la ley consistió en saber quién fue el interlocutor socialista que cerró el pacto con ERC, ya que las partes no se pusieron de acuerdo en eso. El diputado republicano Joan Puig sostuvo en los pasillos de la Cámara que las con- tanto, fuentes de Moncloa aseguraban que el acuerdo fue suscrito por el portavoz del Grupo Socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba. Al margen de esa polémica, los socialistas y sus socios pactaron que ERC retirase su enmienda al proyecto de ley- -que impedía nuevos canales analógicos- -tras obtener garantías del Gobierno de que sus demandas para impulsar el pluralismo lingüístico se verán recogidas en la futura legislación sobre el sector audiovisual. ERC había mantenido hasta el último momento su enmienda para forzar la negociación, ya que quería compromisos claros por parte del Ejecutivo, al máximo nivel De hecho, en el debate del proyecto en la Comisión de Industria, los republicanos se vieron obligados a votar contra su propia enmienda para poder mantenerla viva en el Pleno y tener un mayor margen de diálogo. Básicamente, fuese por Zapatero o por Rubalcaba, los socialistas se comprometieron a garantizar la inversión del Estado en doblaje y subtitulación en origen; un canon- -todavía por definir- -para el fomento de la producción audiovisual doblada a los diferentes idiomas oficiales; y porcentajes de programación subtitulada en las diferentes lenguas cooficiales de las Comunidades autónomas. l proyecto de ley aprobado ayer en el pleno del Congreso apenas cuenta con un par de medidas de auténtico calado. Una, la que modifica el límite legal de propiedad en el sector radiofónico, con un solo beneficiario en términos prácticos. Otra, la que permite conceder nuevas licencias analógicas de televisión nacional, con otro único agraciado: el propio Gobierno. La Ley de TDT es sólo el primer descarte del Ejecutivo en una partida que se prolongará hasta la segunda semana de junio, cuando con toda probabilidad se presente un proyecto normativo genérico conocido como Ley Audiovisual y que dará cabida a iniciativas efectistas como la creación del Consejo Audiovisual o la aparente reforma de los medios de titularidad pública (RTVE y Efe) Con el amparo de los independentistas catalanes, los socialistas han tachado otro objetivo en la hoja de ruta que se fijaron hace meses, allá por mediados de marzo de 2004. La gran novedad será la apertura total de las emisiones de Canal un proceso calculado al detalle en el que el Gobierno necesita alternativas imaginativas para evitar el clamor del resto del sector privado. Y es ahí donde la Ley de TDT encuentra su sentido. Igual da que para reservarse el derecho de entregar nuevas concesiones se haya hipotecado otra ley venidera garantizando el doblaje de las películas al catalán. Cada día tiene su afán y ayer sólo había que asegurarse la mayoría en el pleno de la Cámara Baja. Ahora habrá que seguir de cerca las enmiendas que PSOE y ERC puedan incluir durante la tramitación en el Senado, y donde podría verse reflejado el pago a tan valioso y condicionado respaldo. Sobre la mesa quedan asuntos pendientes, como la TV digital local, el autoproclamado pluralismo lingüístico o el papel de los grupos de comunicación catalanes en la disputada pole position de la carrera audiovisual. ERC dice que cuenta con el aval de Zapatero. El Gobierno, que son cosas de Rubalcaba. Tanto monta. Y mientras unos y otros prometen nuevas licencias, en Industria se hacen la pregunta del millón de dólares: ¿hay espacio radioeléctrico suficiente para más operadores? Pero claro, esa ya es otra historia. E