Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 Internacional XXX ANIVERSARIO DEL FIN DEL CONFLICTO DE VIETNAM VIERNES 29 4 2005 ABC juez de Nueva York rechazó su demanda al considerar que no hay base para probar que el Agente Naranja le provocara esas enfermedades, principalmente por la falta de investigaciones al respecto Frente a esta decisión, 100.000 veteranos del Ejército de Estados Unidos han recibido en los últimos años una jugosa indemnización por las secuelas que les dejó la contienda. Tras este revés legal, similar al que ya sufrió cuando otro tribunal de Brooklyn desestimó en enero del año pasado la denuncia contra 37 empresas químicas, el colectivo de víctimas anunció que recurrirá la sentencia y aportará más pruebas que demuestren las consecuencias de dicha sustancia. Malformaciones genéticas En este sentido, un estudio realizado en la década de los 80 en el Hospital Tu Du de Ho Chi Minh reveló que, de 294 niños expuestos en el útero al Agente Naranja, el 5,4 por ciento presentaba malformaciones genéticas. Una cifra muy superior al 0,4 por ciento de los 6.690 bebés que también padecían tales enfermedades sin haber tenido ningún contacto con la peligrosa sustancia química. Para constatar la gravedad de la situación, el informe alertaba de que el 0,34 de los niños afectados por el compuesto fallecía, mientras que la tasa de defunción infantil en circunstancias normales era sólo del 0,02 por ciento. La culpa de todo esto la tienen las dioxinas que contenían las bombas lanzadas por la aviación norteamericana. Dichos elementos tóxicos han pasado de generación en generación provocando la aparición de tumores, leucemias linfáticas, desórdenes físicos, defectos de nacimiento y alteraciones del sistema nervioso en tres millones de personas, según los cálculos de la Cruz Roja. Con las secuelas aún a flor de piel, el país asiático conmemora no sólo el 30 aniversario del fin de la guerra, en la que murieron cinco millones de vietnamitas y 58.000 soldados estadounidenses, sino también el mayor periodo de paz y prosperidad de su Historia tras derrotar primero a la potencia colonial de Francia y, luego, al imperio más poderoso del planeta. Tres décadas después, su Ejército se encuentra empantanado en Irak en otra contienda que hace revivir los más oscuros recuerdos de Vietnam. Niños vietnamitas aquejados de malformaciones por el Agente Naranja permanecen en observación en el hospital EPA Tres décadas después de que EE. UU. se retirara de Vietnam el 30 de abril de 1975, el país aún sufre las secuelas del conflicto. Tres millones de personas padecen los efectos del Agente Naranja, la sustancia química con la que los americanos quemaban la jungla en sus bombardeos La guerra interminable PABLO M. DÍEZ CORRESPONSAL PEKÍN. La resistencia a la agresión norteamericana durará aún varios años y costará muchos sacrificios en vidas y bienes, pero debemos estar dispuestos a combatir hasta la victoria total Escrito en plena guerra cinco años antes de su muerte en 1969, el testamento de Ho Chi Minh, el líder comunista que fundó Vietnam en 1945 y luego luchó por su independencia y su reunificación durante dos décadas y media, ya vaticinaba que este conflicto, uno de los más largos, cruentos y famosos del siglo XX, no acabaría con la vergonzosa retirada de las tropas de Estados Unidos hace ahora justo 30 años. Aunque los helicópteros militares evacuaron a los últimos oficiales de la terraza de la Embajada norteamericana en Saigón el 30 de abril de 1975, los 85 millones de habitantes de este casti- gado país del sureste asiático siguen sufriendo hoy los efectos de aquella guerra interminable. Desde 1961 hasta 1973, el Pentágono arrojó sobre Vietnam y el vecino Laos, donde se refugiaban los guerrilleros del Vietcong, más de siete millones de toneladas de bombas y 100.000 toneladas de sustancias químicas tóxicas. Defoliantes y toxinas Entre ellas, se encontraba el tristemente famoso Agente Naranja, un potente defoliante que tenía como objetivo arrasar por completo la jungla del país para impedir que allí se ocultara el temido Charlie como los norteamericanos bautizaron a los aguerridos milicianos de Vietnam del Norte. Así lo explicó recientemente, en una conferencia pronunciada en París, el secretario general de la Asociación de Víctimas del Agente Naranja Tran Xuan Thu, quien denunció que Washington lanzó sobre un cuarto del territorio del país unos 80 millones de litros de defoliante y napalm que no sólo quemaron los árboles de la selva, sino que también afectaron directamente a entre 2,1 y 4,8 millones de personas. Uno de ellos era Nguyen Van Quy, que luchó durante un lustro y en la actualidad sufre un cáncer de estómago y otro de hígado por su exposición al nocivo Agente Naranja. Por ese motivo, este antiguo soldado, que tiene ya 50 años, ha emprendido una nueva cruzada, esta vez judicial, contra las compañías estadounidenses que produjeron dichas armas químicas. A pesar de su empeño, Nguyen ha perdido la primera batalla, ya que un