Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 29 4 2005 Nacional 15 EL DEBATE DE LA FINANCIACIÓN AUTONÓMICA La tramitación La próxima semana será debatida la propuesta de Antoni Castells (PSC) Josep Huguet (ERC) y Joan Saura (ICV) en la ponencia parlamentaria que estudia la reforma del Estatuto de Autonomía. En la ponencia parlamentaria será donde se abra la negociación formal con CiU, cuyo respaldo es imprescindible para aprobar el Estatuto, y con el PP catalán, aunque los socios del tripartito están dispuestos a seguir adelante sin el apoyo de los populares. En el Estatuto esperan sentar las bases de la financiación, ya que de este modo se fijarán los principios en una negociación bilateral con el Estado. El Estatuto, sin embargo, sólo puede fijar unos principios. En el Consejo de Política Fiscal y Financiera debe decidirse el desarrollo: los porcentajes de cada impuesto que corresponden a cada administración. Será allí donde los porcentajes que aspira a quedarse la Generalitat necesitarán el beneplácito de la mayoría de los gobiernos autonómicos, algo que parece difícil a tenor de las primeras reacciones. Si el modelo propuesto por la Generalitat supera ese trámite, recibirá el aprobado definitivo en el seno de la Comisión Mixta de Valoraciones EstadoGeneralitat, que será la encargada de las revisiones posteriores. dos por Mas rechazaran la oferta del gobierno tripartito de presentar un proyecto conjunto. En la sesión de control parlamentaria, Maragall dijo que su fórmula es ambiciosa, pero no pedimos la luna y aseguró que el presidente Zapatero dará el visto bueno. Por contra, el líder de CiU, Artur Mas, teme un recorte cuando el Estatuto llegue al Congreso. Hay una propuesta de nuestro grupo y ustedes se deben mover al alza para negociar dijo Mas. Los nacionalistas no renuncian a una agencia tributaria propia no consorciada. Por su parte, el presidente del PP catalán, Josep Piqué, cree que la propuesta del tripartito es poco realista y excesivamente detallada para estar incluida en el Estatuto, así como inasumible por parte del PSOE Josep Bargalló y Pasqual Maragall durante la sesión de control parlamentario EFE Maragall quiere para Cataluña entre el 70 y el 100 de lo recaudado, como el cupo vasco Ofrece a CiU negociar una propuesta que el PP cree inasumible Josep Huguet (ERC) y Joan Saura (ICV) presentaron el modelo de financiación que el tripartito quiere plasmar en el nuevo Estatuto I. ANGUERA M. J. CAÑIZARES BARCELONA. El Estado podrá quedarse, como máximo, con el 50 de los impuestos recaudados en Cataluña, pero el tripartito aspira a retener entre el 70 y el 100 por cien de lo recaudado para alcanzar el objetivo de equipararse en 15 años a los resultados del concierto vasco. Así lo reconoció ayer el consejero de Economía, el socialista Antoni Castells, auténtico padre de la propuesta de financiación autonómica catalana que ya ha hecho saltar todas las alarmas en el PSOE. La propuesta presentada ayer por el tripartito incluye la creación de una Agencia Tributaria catalana, la recaudación de todos los impuestos y la ampliación sustancial de los porcentajes que ahora se queda la Generalitat; capacidad normativa sobre todas las tasas; y el establecimiento de límites a la aportación catalana a la solidaridad interterritorial, como ya se había anunciado. Aunque Castells se negó a hablar de límites, el modelo establece que un mayor esfuerzo fiscal catalán debe corresponder más ingresos para la Generalitat y parte de la base de que esos mecanismos sean innecesarios en un plazo de 15 años. Además, cede ante ERC al poner bajo control de la Generalitat todos los fondos que el Estado destina a las haciendas locales catalanas, que ahora gestionan las diputaciones. Y establece la obligación para el Estado de inverb Antoni Castells (PSC) tir en infraestructuras regionales el equivalente a la participación catalana al PIB nacional, que se sitúa en torno al 18,5 Respecto a la capacidad normativa, el consejero de Comercio, Josep Huguet (ERC) reconoció que queda por fijar sobre qué porcentaje de cada impuesto se aplica, pero señaló que, en todo caso, supone un gran avance en la soberanía financiera catalana, puesto que hace referencia a todas las tasas, incluido el Impuesto de Sociedades, en el que ahora no tiene participación la Generalitat. Todo ello en un modelo que establece unas relaciones bilaterales entre Estado y Generalitat, a través de la Comisión Mixta de Valoraciones, responsable de la revisión quinquenal del sistema, que se hará por tanto al margen del Consejo de Política Fiscal y Financiera. Castells reconoció la obligatoriedad del trámite multilateral en el Consejo, pero advirtió que la ratificación definitiva del modelo sólo se producirá en la Comisión Mixta, tal y como en su día sucedió con al financiación andaluza, cuando Manuel Chaves rechazó el modelo propuesto por el Gobierno del PP. El presidente de la Generalitat aseguró que su propuesta de financiación es formidable, la mejor que nunca se haya hecho en Cataluña No obstante, hizo una oferta a CiU para negociar y lograr, así, un amplio consenso, después de que los nacionalistas encabeza- Una agencia tributaria propia recaudará todos los impuestos en Cataluña INSOLIDARIA E INSOSTENIBLE YOLANDA GÓMEZ a propuesta del tripartito catalán sobre el nuevo modelo de financiación autonómica sólo puede recibir dos calificativos: es insolidaria y, además, insostenible. Es insolidaria con el resto de Comunidades autónomas porque, se disfrace como se disfrace, se trata sólo de implantar en Cataluña el modelo del concierto económico que ahora rige en el País Vasco y Navarra; un modelo que permite a ambas regiones L aportar al conjunto del Estado mucho menos de lo que tendrían que pagar, por su nivel de riqueza, si estuvieran sometidas al régimen común. Y si el concierto se extendiera al resto de regiones españolas se produciría una importante regresión en la distribución territorial de los recursos públicos. Los estudios elaborados al respecto son muy ilustrativos. Las grandes ganadoras serían las Comunidades más ricas, con Madrid y Cataluña a la cabeza, que llegarían casi a duplicar los recursos que obtienen con el sistema actual. Pero hay otras Autonomías, las más pobres: Andalucía, Extremadura, las dos Castillas y Galicia, que podrían ver mermados drasticamente los recur- sos que ahora reciben. Extender la propuesta catalana a todas las Autonomías sería, además, insostenible para las arcas públicas. José Víctor Sevilla, hermano del actual ministro de Administraciones Públicas, vaticinaba en 2001, en un estudio sobre financiación autonómica, que si todas las Autonomías retuviesen la recaudación de sus tributos y luego pagaran al Estado un cupo calculado igual que el vasco, Hacienda entraría en quiebra, al aumentar su déficit en más de dos billones de las antiguas pesetas. Quizás, como planteó Sevilla en su día, lo que habría que hacer es acabar con el modelo insolidario, y no extenderlo.