Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 Opinión VIERNES 29 4 2005 ABC AD LIBITUM TRIBUNA ABIERTA MELVYN KRAUSS CATEDRÁTICO DE LA INSTITUCIÓN HOOVER, UNIVERSIDAD DE STANFORD LA PÍLDORA DE GALLARDÓN LBERTO Ruiz- Gallardón, al estilo de la madrastra de Blancanieves, se coloca todas las mañanas frente a su espejo y le pregunta: ¿hay alguien más progresista que yo en el límite de la Comunidad de Madrid? Por lo general, el azogue que protege las vanidades del alcalde le da respuesta negativa a la pregunta y eso le tranquiliza y ensoberbece. En estos últimos tiempos, con la tremolina organizada por José Luis Rodríguez Zapatero a propósito de las uniones, que no matrimonios, homosexuales, el espejito ha debido de tener alguna duda al respecto y, naturalmente, el infatigable y elástico Gallardón se ha puesto en marcha. A partir del próximo M. MARTÍN jueves- ¿dentro de los FERRAND festejos de San Isidro? -todos los centros municipales de salud podrán facilitar a las mujeres que lo demanden, si el médico lo aprueba, un remedio anticonceptivo de urgencia, la llamada píldora del día después Así lo anuncia el concejal de Seguridad. No de la seguridad del cigoto y el embrión, naturalmente, sino de otra seguridad menos vital. ¿Tan ineficaz es el despliegue para la educación sexual que ha promovido el Ayuntamiento madrileño? ¿Tantos son los casos de riesgo en un ambiente social en el que es más fácil adquirir un preservativo que un libro de poemas? Lo verdaderamente escandaloso es que siendo, como ya son, las menores los mayores usuarios de esa asistencia municipal, hasta hoy reservada a un solo centro, afirma Juan Madrid, responsable del Centro Joven especializado, que las muchachitas- ¿niñas? -que allí acuden lo hacen preocupadas por un posible embarazo Y lo que es peor y más alarmante: No es necesario avisar a los padres aunque sean menores Basta con el criterio del médico. Repito para que se entienda: una jovencita- ¿12, 13, 14 años? -acude, tras una experiencia sexual evidentemente prematura, a un centro municipal y despacha su problema con una pastilla que, con cargo al Presupuesto, le concede Gallardón y sufragamos todos los contribuyentes capitalinos. Recuerdo, para la mejor comprensión del despropósito que son los padres, o tutores, los responsables legales y morales de esa jovencita; pero, según las medidas progresistas de un Ayuntamiento con mayoría del PP, no es necesario avisar a los padres ¿No lo es? No quiero entrar en el fondo del asunto y me conformo con, desde la superficie, avisar de estos síntomas que observo de locura colectiva. Mal están todos los supuestos que determinan el caso, pero que el Ayuntamiento sirva de cómplice a las niñas frente a sus padres sería para la risa del ridículo de no ser, como es, para el llanto frente a la descomposición total de cualquier orden de valores. Gallardón, por este camino, obtendrá la satisfacción de su propio espejo; pero los demás, a poco que nos quede de clasicismo ético, podemos echarnos a temblar. A DESNACIONALIZAR EL COMITÉ EJECUTIVO DEL BCE El prestigioso profesor de la Universidad de Stanford cuestiona en su artículo el proceso de selección del Comité Ejecutivo del Banco Central Europeo, lastrado por un sistema de cuotas nacionales que impide la promoción de los mejores profesionales UNQUE la jubilación del economista jefe del Banco Central Europeo, Otmar Issing, no está prevista hasta mayo de 2006, las maniobras y el politiqueo con vistas a su sustitución ya están en marcha entre bastidores. Si se mantienen los procedimientos actuales, la elección para ese cargo decisivo se hará en función de la nacionalidad y no del mérito. La única certeza sobre el sucesor del señor Issing en el momento actual es la de que será alemán. Se debe a que los países grandes actúan como si fueran propietarios de puestos en el Comité Ejecutivo... como si existiese un puesto alemán un puesto español un puesto italiano y demás. Se están saliendo con la suya en cuanto a su ocupación del poder, pese a que es contraria al Tratado de Maastricht, que excluye la nacionalidad como criterio para la elección de los miembros del Comité Ejecutivo. La tónica ha sido más que evidente. Primero, hubo el polémico nombramiento del español José Manuel González- Páramo para sustituir a su compatriota Domingo Solans en el Comité Ejecutivo en mayo de 2004. En mayo de este año, Lorenzo Bini- Smaghi sustituirá a otro italia- A no, Tommaso Padoa- Schioppa, que va a jubilarse. Esos nombramientos sentaron un mal precedente, independientemente de los méritos de cada uno de esos miembros. El procedimiento actual es claramente injusto, porque excluye a los candidatos de los países pequeños de la competencia para ocupar los puestos vacantes. Además, se trata de un procedimiento poco sensato. Algunas de las personas que mejor sirven- -o han servido en el pasado- -al BCE proceden de países pequeños. Impedir a los países pequeños- -además de a otros grandes- -competir por determinados puestos vacantes reduce la posible competencia del Comité Ejecutivo. Conceder puestos permanentes en el Comité Ejecutivo a los países grandes facilita también a los políticos el control del BCE mediante el proceso de nombramiento. Resulta mucho más difícil nombrar a un títere político para el Comité en un sistema de competencia abierta que mediante el procedimiento actual. Lo último que necesita el BCE es que un compinche político del canciller alemán Gerhard Schröder ocupe el decisivo cargo del señor Issing. Naturalmente, la apertura a la competencia para los cargos del Comité Ejecutivo a todos los países miembros El pacificador de Euskadi así me gustaría ser reconocido en el futuro por los españoles que vais dejando vivos.