Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
56 JUEVES 28 4 2005 ABC Cultura y espectáculos La ampliación del Prado embarranca por el coste desorbitado y los vaivenes políticos Casón y Jerónimos se hallan en suspensión temporal parcial a la espera de aprobar nuevas reformas nadie se salvó ayer de la batalla de acusaciones y críticas que Cultura echó en cara al anterior Gobierno y todos los responsables de la ampliación del museo NATIVIDAD PULIDO MADRID. Lo escuchado ayer en la Comisión de Cultura del Congreso poco o más bien nada tiene que ver con el consenso suscrito por los partidos políticos en torno al Prado. Comparecía el subsecretario de Cultura, Antonio Hidalgo, a petición del Partido Popular, para explicar las graves acusaciones lanzadas por Carmen Calvo en relación a la gestión llevada a cabo en la ampliación del museo. Su intervención se tornó en la descarga de toda la artillería pesada del Ministerio de Cultura contra los agentes implicados en las obras: anterior Gobierno, contratistas y UTES (FCC y Necso para el Casón; Dragados y San José para los Jerónimos) el arquitecto director de la obra, Rafael Moneo... En su intervención entró como un elefante en una cacharrería y no dejó títere con cabeza. Hidalgo quiso sacar de debajo de la alfombra todos los trapos sucios: errores de medición, deficiencias, desórdenes, imprevisiones, prisas excesivas, bloqueos, costosas indemnizaciones... En primer lugar, acusa a los responsables de una subestimación de costes intencionada tanto en el Casón, como en los Jerónimos: Esto produce un incremento desorbitado del coste de los proyectos, el desorden en su planificación y su retraso Segundo dardo: los estudios previos al proyecto de Moneo y al Casón no debieron de gozar de la profundidad suficiente porque hizo falta proyectos reformados. b Nada ni tual equipo de Carmen Calvo, se encontraron, según Hidalgo, una grave situación de bloqueo Las empresas reclamaban indemnizaciones muy cuantiosas por aceleración, paralización, excesos de medición... Se produjo una grave ralentización de los trabajos Moneo, en el punto de mira Actualmente, tanto el Casón como el edificio de los Jerónimos se hallan en suspensión temporal parcial, porque se está elaborando un nuevo proyecto reformado, que debe someterse a análisis técnico para su aprobación. Ésta llegará, dice, en 15 días o un mes. Actualmente hay 46 trabajadores en el edificio de Moneo (ha habido hasta 300 en jornadas de tres turnos) y unos 18 ó 20 en el Casón. Aunque, tras su comparecencia, Hidalgo insistió en que no hubo críticas a Moneo, no se entendió así. Las variaciones producidas en los Jerónimos que no figuraban ni en el proyecto primitivo ni en el reformado- -comenta el subsecretario- -atribuían armas muy eficaces a la contrata, ya que no podían obligar a las empresas a realizar obras no aprobadas Y esas variaciones son de Moneo. Si no es una crítica, se le parece mucho. Tampoco se entendió del todo la siguiente afirmación: La forma de trabajar de los grandes arquitectos es más compleja que la de otros; son muy minuciosos, perfeccionistas y lentos también Para acabar de rematarlo, enumeró pormenorizadamente los cambios de calidades impuestos por Moneo (instalaciones eléctricas, carpintería metálica, chapado, cambios de piedra de Colmenar de trama sencilla a espiga y de basalto a piedra de Colmenar... que ascienden a 13,5 millones de euros, un 26 por ciento de la Miguel Zugaza y su maletín, observados con curiosidad por Hidalgo CHEMA BARROSO Ni licencias ni autorización Desenfunda de nuevo Hidalgo para disparar contra la celeridad de ambos proyectos: Todas las fases se alcanzaron por procedimientos de urgencia, prescindiendo de trámites o solucionando las situaciones paralizantes mediante el recurso a actuaciones de dudosa interpretación. Las obras del Casón se inician sin licencia y sin la autorización del Consejo de Ministros Advierte que ambas obras se declararon de urgencia y excepcional interés público para eludir los informes negativos del Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid y autorizarse por el Consejo de Ministros. Desde el Gobierno popular, insinúa Hidalgo, se dieron instrucciones de aceleración. Se pasó, recuerda, de un plazo previsto del 28 de febrero de 2004, a la primavera de ese año; después se acortaron los plazos en tres meses y se prorrogaron seis más. Cuando se incorpora el ac- El cedro más caro del mundo... y la piedra de Colmenar En la Comisión no faltaron las anécdotas y curiosidades. La más sorprendente llegó por voz del propio subsecretario de Cultura. En su afán por detallar el desvío presupuestario, dijo que mantener un cedro en el exterior del Prado costará 1,9 millones de euros. Yo no lo he visto, me lo han dicho- -advierte Hidalgo- ante la expectación suscitada por el viejo y castigado árbol. Tanta que la prensa acudió presta a verlo tras la comparecencia. El cedro se halla en un talud, bajo el cual se desarrolla parte de la ampliación. Como está protegido no se puede talar y para mantenerlo hay que buscar soluciones costosas. Otra curiosidad llegó con la piedra de Colmenar. de la que apenas conocíamos nada. Hasta ayer. Es una piedra caliza casi pura, de gran calidad, que se encuentra en las canteras de Colmenar de Oreja y se utilizó en los Palacios Reales de Madrid y Aranjuez, la Puerta de Alcalá... Hoy es imposible hallar piezas grandes. Por eso Moneo ha cambiado el pavimento de trama sencilla a espiga. Lo cual cuesta 1,2 millones de euros. Más barato que el cedro, eso sí. Además, en un primer proyecto se presupuestó 300 metros cuadrados de esta piedra, cuando en realidad se necesitaba 3.000. Alguien se equivocó, y mucho. La Comisión deparó caras que eran un poema. Como la del presidente del Patronato del Prado, Rodrigo Uría, que parecía pedir explicaciones a Hidalgo; o la de Zugaza, cuando el subsecretario dijo que la intervención del director del museo sería más divertida que la suya. Y Sus Señorías, preocupadas porque aún no les han llevado a ver los dureros. El cedro, ante la J. DE DOMINGO fachada del Cubo de Moneo