Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 28 4 2005 Sociedad 55 Comunicación La tramoya de la Casa Blanca El Ejecutivo de EE. UU. reformará en profundidad su sala de Prensa tras un informe que alerta de las precarias condiciones en seguridad laboral PEDRO RODRÍGUEZ. CORRESPONSAL WASHINGTON. Aunque el cartel de la Casa Blanca sobre cortinones azules colocado durante la Administración Reagan se ha convertido en un escenario icónico reconocido por todo el mundo, la anticuada y abarrotada sala de Prensa dentro de la sede de la Presidencia de EE. UU. parece tener sus días contados. Una reciente inspección del briefing room y las oficinas- madriguera asignadas a los periodistas que cubren a diario la actualidad presidencial ha corroborado que el lugar no cumple con los mínimos estándares de seguridad laboral. Especialmente en caso de incendio, esta descuidada pero intensivamente utilizada parte del West Wing sería una trampa mortal. Citas Exposición 100 números de El rotativo del CEU Con motivo de la publicación del número 100 de El Rotativo la Universidad San Pablo- CEU ha inaugurado la exposición fotográfica Y van 100 formada por un centenar de instantáneas y de las páginas más significativas de estos años. El Rotativo está elaborado por los estudiantes de Periodismo de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Comunicación. De periodicidad quincenal, tiene una tirada de 45.000 ejemplares. fiere bastante y es más bien deprimente. La sala donde se celebran las ruedas de Prensa no es mayor que un salón típico de una casa estadounidense pero con cuarenta y ocho sillas de cine asignadas a los principales medios. Además de un laberinto de cables, un bosque de trípodes, una moqueta harapienta y la ocasional intrusión de ratones. Con todo, el lugar sigue siendo una joya inmobiliaria dentro del complejo de la Casa Blanca, ya que se comunica directamente con las oficinas del secretario de Prensa, con libre acceso para los periodistas. Recientemente, el propio George W. Bush se ha declarado partidario de adecentar y airear toda esta tramoya aunque sólo sea por la salud de los periodistas y del presidente Acomodo temporal de los periodistas Ante la imperiosa necesidad de una renovación a fondo, la Casa Blanca estudia la posibilidad de expulsar durante este verano a todos los periodistas acreditados del histórico edificio con legendarios problemas de espacio pero donde el poder siempre se ha medido por la proximidad al despacho oval. Y mientras dura la obra, que incluiría entre otras cosas la instalación de Internet de alta velocidad, se buscaría a la Prensa acomodo temporal en un cercano inmueble de oficinas gubernamentales. Unas buenas intenciones que han sido recibidas con extrema reluctancia por los corresponsales destinados en la Casa Blanca. Su temor colectivo es que con la excusa de las obras se pierda el acceso directo que supone trabajar dentro del 1.600 de la Avenida Pensilvania. Razones para sustentar estas sospechas de esquinazo no faltan. Tal y como confirmó en sus memorias George Stephanopoulos, director de comunicaciones del presidente Bill Clinton, la entonces primera dama Hillary quiso expulsar a los medios de comunicación de esa zona de la Casa Blanca y volver a dedicarla a su uso original: piscina interior. Los molestos corresponsales también recuerdan que en 1998, un frustrado plan para modernizar la Casa Blanca planteó la posibilidad de cercenar la sala de Prensa construida en 1969 e instalar a los periodistas en un cercano búnker subterráneo. Un caballo de Troya Planes archivados tras un diluvio de quejas sobre acceso restringido, esta vez, Ron Hutcheson, presidente de la Asociación de Corresponsales de la Casa Blanca, es el primero en sospechar que las obras veraniegas podrían ser utilizadas como un caballo de Troya para expulsarnos o reducir nuestro espacio Al mismo tiempo, estos periodistas son los primeros interesados en mejorar la calidad de su lugar de trabajo. Aunque la percepción que se tiene a través de la televisión, es de un escenario espacioso y elegante, la realidad di-