Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 Nacional JUEVES 28 4 2005 ABC SAN BENITO Y LOS BÁRBAROS los bárbaros no les gusta san Benito. Eso pensaba yo mientras contemplaba algunas convulsas reacciones a la designación del nuevo Papa y leía la magistral Tercera de José Jiménez Lozano. Nada nuevo bajo el sol. La misma oscuridad de siempre contra la misma luz. Reclaman al cristianismo que se rebaje a los tiempos. Que es como pedir a Cristo que se acomode al Imperio Romano y aplauda a gladiadores y festeje orgías. No perdonan a la Iglesia su autoridad moral: enanos increpando a gigantes. Es una vieja historia. La Modernidad es hija del cristianismo, el fruto tardío de la idea de Dios, como dijo Ortega y Gasset. Ahora pretenden que el cristianismo se rebaje, prostituya y acomode a una versión descarriada y errática de IGNACIO la Modernidad. Como SÁNCHEZ si el padre prudente deCÁMARA biera imitar al hijo extraviado. Benedicto XVI es nada moderno, pero muy siglo XXI. Acaso lo que le están pidiendo los demagogos niveladores sea un progreso hacia el XIX. El futuro estaría así a nuestras espaldas. Perfectos retrógrados. El progresismo mira hacia atrás, como la mujer de Lot. Por eso se ha estancado y petrificado, como estatua de sal. Le piden que se acomode a los tiempos, sin que importe si los tiempos van bien o mal. Quienes aspiran a abolir la distinción entre el bien y el mal, y derruir así la moral, no pueden discernirlo ni soportar la cuestión. ¡Cómo van a ir mal los tiempos si el mal ya ha dejado de existir! No añoran el Concilio; más bien, aspiran a derogar los diez mandamientos. Allí nació Europa. Cuando el Occidente era anegado por los bárbaros y amenazado de extinción, san Benito, recluido en la soledad de Subiacco, salvó los sabios libros antiguos e instauró una nueva forma de vida: la vida monástica. Salvó la civilización y forjó a Europa. La fe cristiana, aliada con la sabiduría clásica. Sabiduría con sabiduría. De allí procedemos y eso somos. La Cristiandad, esto es, Europa. Luego vino lo demás. Por ejemplo, las Universidades. Casi todo, herencia del solitario de Subiacco, al que se fueron uniendo, en hermandad, otras soledades. Con claridad lo ha visto Alasdair MacIntyre, quien, en su libro Tras la virtud, escribe estas palabras: En nuestra época los bárbaros no esperan al otro lado de las fronteras, sino que llevan gobernándonos hace algún tiempo. Y nuestra falta de conciencia de ello constituye parte de nuestra difícil situación. No estamos esperando a Godot, sino a otro, sin duda muy diferente, a san Benito En el nuevo siglo, continúa el cambalache tanguero, y los bárbaros iletrados dictan la (sub) cultura oficial. Y pretenden que lo demás, la verdadera sabiduría, sea anacrónica barbarie. Al menos, aunque no sea por convicción, deberían permitir la subsistencia de algo a lo que quepa acudir cuando hayan culminado su tarea y la brutalidad sea ya insostenible y no haya otra instancia a la que recurrir. Mas no puede sorprender que a los bárbaros no les guste san Benito. El PP pide cuentas al Gobierno sobre contactos PSE- Batasuna en un caserío El Ejecutivo elude contestar, aunque admite que dialoga con todos b Acebes insinúa que las reunio- A nes de los socialistas vascos con HB se dirigen a permitir que el brazo político de ETA esté en la Cámara autonómica J. L. LORENTE MADRID. El PP exigió ayer explicaciones al Gobierno en el Congreso de los Diputados sobre supuestos contactos de tres dirigentes del PSE y una troika de Batasuna en un caserío del País Vasco para abrir un proceso de paz al margen del PNV El Gobierno eludió responder, aunque quiso dejar claro que dialoga con todos En su habitual reparto de papeles, los principales dirigentes populares habían preparado ayer una nueva ofensiva contra la decisión del Gobierno de no recurrir la lista del Partido Comunista de las Tierras Vascas y el supuesto diálogo que mantiene el Ejecutivo con el brazo político de ETA. El líder de la oposición, Mariano Rajoy, preguntó por la primera cuestión al jefe del Ejecutivo, José Luis Rodrígez Zapatero, mientras el secretario general del PP, Ángel Acebes, interpeló por la segunda a la vicepresidenta política del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega. Acebes intentó pillar con el paso cambiado a De la Vega, ya que su pregunta al Gobierno sólo se refería a cuándo piensa el Ejecutivo comenzar a dialogar con el principal partido de la oposición sobre las cuestiones más importantes para el interés general En un momento de su intervención, el número dos del PP aludió a informaciones periodísticas del pasado lunes, que leyó textualmente: Desde hace meses los dirigentes socialistas vascos Francisco Egea, ex consejero de Trabajo; Jesús Eguiguren, presidente del PSE, y José Antonio Pastor, líder de los socialistas vizcaínos, mantienen contac- tos con una troika de Batasuna formada por Arnaldo Otegi, Rafael Díaz Usabiaga y Pernando Barrena, para considerar la posibilidad de abrir un proceso de paz en Euskadi al margen el PNV. Según la misma fuente, las citas han tenido lugar en el caserío Txillare de Elgoibar Señoría- -preguntó Acebes- ya que el Gobierno dirige la política antiterrorista, ¿son ciertas esas informaciones? ¿Están relacionadas con permitir que Batasuna esté en el Parlamento? Para el PSE, impresentable Señoría, éste es el Gobierno del diálogo- -se limitó a responder De la Vega- -y habla con todos: partidos, Comunidades, sindicatos, empresarios, sectores sociales... Terminado el debate, diputados del PSE en Madrid consideraban impresentable que Acebes utilizase una información sin contrastar para interpelar al Gobierno y diese nombres y apellidos. Mariano Rajoy, en un momento de su pregunta al presidente del Gobierno DANIEL G. LÓPEZ Rajoy, a Zapatero: No puede obligarme a que le apoye El presidente del PP, Mariano Rajoy, aprovechó por segunda semana consecutiva la sesión de control al Gobierno para interrogar al jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, sobre su negativa a recurrir la lista de EHAK al Parlamento vasco. Zapatero esgrimió el punto primero del pacto antiterrorista- -cuyo texto fue repartido en ese instante por los servicios de prensa de la Moncloa a los medios de comunicación en una de las tribunas del hemiciclo- -y dijo que las fuerzas democráticas deben apoyar al Gobierno. Lo cumplí en la oposición- -dijo para acabar su intervención inicial y lo cumplo en el Gobierno Usted ya no engaña a nadie respondió Rajoy tras reprochar al jefe del Ejecutivo que, por encima de la ley, ponga cualquier cosa que se le pase por la cabeza o que esté haciendo en referencia a posibles contactos de los socialistas con Batasuna- ETA. No puede obligarme a que le apoye si usted no cumple el pacto sostuvo el presidente del PP. Zapatero cerró su turno con una sola frase: Voy a seguir cumpliendo el pacto y no voy a confrontar como hacen ustedes, lamentablemente