Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 Opinión JUEVES 28 4 2005 ABC CRECEN, CRECEMOS C RECE la población residente en España- -ya somos 44 millones- -impulsada por los inmigrantes, que ya suponen el 8,4 por ciento del total de empadronados, un porcentaje que supera al que se registra en Francia y muy próximo al de países como Alemania. En 2004, la población creció en 770.000 personas, 650.000 de las cuales vinieron del extranjero. Paisaje complejo de un país en pleno proceso de transformación el que dibuja el Instituto Nacional de Estadística. Cifras que configuran el rostro cambiante de una sociedad que se mueve a toda prisa sobre un escenario inestable que obliga a una serena reflexión, sin apasionamientos ni posiciones dogmáticas. Luces, pero también sombras, de un fenómeno que hay que analizar desde la moderación para encontrar el justo punto de equilibrio. PRESIDENTE DE HONOR: GUILLERMO PRESIDENTA- EDITORA: CATALINA LUCA DE TENA LUCA DE TENA CONSEJERO DELEGADO: SANTIAGO ALONSO PANIAGUA DIRECTOR: IGNACIO CAMACHO Directores Adjuntos: Eduardo San Martín, Juan Carlos Martínez Subdirectores: Santiago Castelo, Rodrigo Gutiérrez, Carlos Maribona, Fernando R. Lafuente, Juan María Gastaca, Alberto Pérez Jefes de área: Jaime González (Opinión) Mayte Alcaraz (Nacional) Miguel Salvatierra (Internacional) Alberto Aguirre de Cárcer (Sociedad- Cultura) Ángel Laso (Economía) Jesús Aycart (Arte) Adjunto al director: Ramón Pérez- Maura Redactores jefes: V. A. Pérez, S. Guijarro (Continuidad) A. Collado, M. Erice (Nacional) F. Cortés (Economía) A. Puerta (Regiones) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) A. Garrido (Madrid) J. G. Calero (Cultura) E. Ortego (Deportes) F. Álvarez (TV- Comunicación) L. del Álamo (Diseño) J. Romeu (Fotografía) F. Rubio (Ilustración) Director General: Héctor Casado Económico- financiero: José María Cea Comercial: Laura Múgica Producción y sistemas: Francisco García Mendívil JUICIOS MORALES Y RECURSOS LEGALES A reforma que permitirá a las parejas homosexuales contraer matrimonio está provocando ya un conflicto por anticipado, en el que se muestran todos los errores que ha cometido el Gobierno al abordar esta iniciativa como un ejercicio de activismo ideológico y no de legislación responsable. Las razones que se oponen a esta reforma cobran cada día mayor peso, tanto las de carácter jurídico como las de índole social. A ninguna de ellas ha atendido el Gobierno socialista, y no será porque no estuviera avisado. La indiferencia absoluta hacia los dictámenes del Consejo General del Poder Judicial y del Consejo de Estado- -también al más de medio millón de firmas recogidas por el Foro de la Familia- -es fruto del prejuicio radical que anima esta reforma del Código Civil, comprensiva también de la adopción de hijos por matrimonios homosexuales, remate agravado de la acción del Gobierno. Ambos organismos del Estado han expuesto ordenadamente las razones por las cuales no es oportuno socialmente, ni correcto constitucionalmente, instaurar el matrimonio homosexual. El discurso del Gobierno se ha centrado interesadamente en la discriminación que sufren los homosexuales y ha instalado el problema donde no lo había, porque la reclamación tradicional de los homosexuales no era esta súbita aspiración conyugal, sino el reconocimiento de un estatuto jurídico de derechos y obligaciones equivalente al matrimonial, a partir de la convicción de que el matrimonio era una institución ajena al desarrollo de su personalidad. Gracias al absurdo empeño del Ejecutivo se ha puesto en jaque a una institución que, como decía el Consejo de Estado, cuenta con una garantía constitucional sólo a favor del hombre y la mujer, base suficiente para afirmar que la reforma es algo más que una probable infracción del artículo 32 de la Constitución. El movimiento de réplica que está generando esta reforma muestra claramente que no había una conformidad suficiente para llevarla adelante. Es seguro que la conflictividad que ahora es ciudadana y política se convertirá en jurídica en cuanto esté aprobada la ley, bien L Alfonso Guerra NIEVES SANZ TORPEDO GUERRA R ODRÍGUEZ Zapatero calificó el concepto de nación del PP de fundamentalista pero los fundamentalistas le crecen al presidente del Gobierno en su propio partido. Sobre las reformas estatutarias en ciernes, Alfonso Guerra no se muerde la lengua: Implican- -ha dicho en la revista Temas -una continua violación de los preceptos constitucionales en cada una de las cosas que se pretenden hacer, y eso no es opinable Torpedo a la línea de flotación del Gobierno lanzado por el ex vicepresidente del Ejecutivo socialista y presidente de la Comisión Constitucional del Congreso, coincidentes con lo expresado por Felipe González. Como remate, lo siguiente: El proyecto de financiación territorial que se dibuja es profundamente conservador e insolidario Vuelve Guerra, el jacobino. porque el PP interponga un recurso de inconstitucionalidad, bien porque algún Tribunal de Justicia encargado de aplicarla plantee una cuestión de inconstitucionalidad. La última palabra la tendrá el Tribunal Constitucional y así debe ser en un Estado, donde el imperio de la ley y el principio democrático son fundamentales para la estabilidad y la convivencia. En este sentido, los juicios morales que merece la futura ley no deben desplazar los recursos legales que, tras el agotamiento de los procedimientos previstos, permitirían su derogación. La objeción de conciencia anunciada por algún alcalde del PP, siendo profundamente respetable como oposición moral a una ley que un amplio sector de la sociedad considera injusta, no encajaría en el respeto a las convenciones de un Estado de Derecho, aparte de ser innecesaria ante la posibilidad de organizar el funcionamiento del Ayuntamiento de forma que sólo celebren bodas de parejas homosexuales aquellos ediles que no opongan razones de conciencia. La posición oficial del PP ha reconducido la respuesta de sus alcaldes a una posición ecuánime y equilibrada entre la oposición política a la ley y la responsabilidad institucional debida a sus funciones públicas. Lo deseable sería que el Gobierno respondiera con la misma ecuanimidad, sin las descalificaciones habituales, que, además, dejan en mal lugar, entre otros, a su alcalde de La Coruña, Francisco Vázquez, católico practicante, quien ha anunciado que no votará en el Senado a favor de esta reforma del matrimonio. Pensar, como hace el PSOE, que la oposición a esta ley es propia de ciudadanos reaccionarios supone un grave desenfoque de los sentimientos de la sociedad española, aunque desgraciadamente empieza a ser una costumbre en el Ejecutivo de Rodríguez Zapatero. El Gobierno ha incurrido en exceso en la caricatura de la realidad para amoldarla a sus estrategias, y el precio no puede ser otro que la pérdida de confianza de unos ciudadanos a los que José Luis Rodríguez Zapatero prometió un talante que sólo existe en los discursos. SEÑALES PELIGROSAS OS signos de que la situación económica se complica empiezan a ser numerosos. El déficit comercial, que alcanzó una cifra récord el año pasado, sigue deteriorándose y en los dos primeros meses del año creció un 43,4 por ciento. La tasa de cobertura de nuestras exportaciones cayó 6,4 puntos respecto a igual período del año anterior, debido sobre todo a la pujanza de unas importaciones que crecen sin control impulsadas por la fortaleza del consumo privado. Para complicar más el panorama, nuestros principales socios comerciales parecen estancados. Los seis institutos económicos de Alemania han rebajada a la mitad el crecimiento esperado y subrayan la existencia de problemas crónicos que alimentan el riesgo de recesión. El indicador de coyuntura belga, muy seguido por los especialistas porque adelanta bien la evolución de la zona euro, apunta también a que se ha detenido la tímida recuperación iniciada a finales del año pasado. Hasta la confianza del consumidor americano, el último eslabón que sostiene la actividad mundial, se está deteriorando. El Banco de España se muestra preocupado y aboga por acelerar el calendario de reformas en el mercado de trabajo, RODAJE PERFECTO L E L primer vuelo del Airbus A- 380 fue perfecto porque el mayor avión del mundo, la joya de la corona de la industria aeronáutica europea, se conduce como una bicicleta en palabras de sus pilotos. Durante cuatro horas, el gigante de 80 metros de envergadura y 73 de longitud voló sobre el suroeste de Francia a una velocidad muy moderada de 900 kilómetros por hora, cómodo rodaje antes de emprender misiones más complejas. Máquina de apariencia soberbia, su construcción permitirá crear cuatro mil puestos de trabajo en España, que aporta el diez por ciento de un proyecto cuya rentabilidad pasa por vender 300 aparatos. contener el elevado consumo privado y una orientación rigurosa de la política presupuestaria. Lo que significa que está considerando seriamente la conveniencia de reducir el coste del despido y subir los impuestos sobre el consumo, y que el equilibrio fiscal le parece insuficiente en la coyuntura actual. Contrasta esta percepción general con el optimismo que se respira en el Gobierno. La situación no es alarmante y de hecho los empresarios la encaran con moderado optimismo, según las Cámaras de Comercio. Pero el problema está en que los desequilibrios aumentan y la coyuntura internacional se tuerce. Y si eso sucede, ya será demasiado tarde para rectificar el rumbo de una economía que disfruta confiada de su pertenencia a la Unión Monetaria, y de la expansión que comporta, pero que se muestra incapaz de adoptar las reformas necesarias para no desperdiciar una nueva oportunidad. Si aquí existieran institutos de investigación independientes, ya estarían hablando de un plan de ajuste y no andarían entretenidos con los cambios en la Contabilidad Nacional que por una mera ilusión estadística nos van a permitir creer que crecemos más, aunque peor.