Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
66 Cultura MIÉRCOLES 27 4 2005 ABC Nancy Sinatra, la hija de La Voz canta hoy por vez primera en España La artista ofrece un único recital en el teatro Coliseum de Madrid b Con casi cuarenta años de carre- ROCK Interpol BAJORRELIEVE JESÚS LILLO ra a sus espaldas, siempre a la sombra de su padre, Nancy Sinatra confiesa que uno de sus artistas favoritos es Luis Miguel J. L. MADRID. Sin apenas nociones de nuestro país- me gustaría haber aprendido español para saber lo que canta Luis Miguel, uno de mis artistas favoritos confesaba a ABC hace unos meses- Nancy Sinatra debuta esta noche en España. Casi cuarenta años después de protagonizar uno de los episodios más entrañables y seductores de la historia del pop, la diva norteamericana estrena en Madrid su viejo repertorio, al que esta misma temporada ha añadido el generoso lote de canciones que las nuevas generaciones del rock internacional- -Morrissey, Jon Spencer, Jarvis Cocker- -le han entregado para forzar su esperado regreso discográfico. Hija de Frank Sinatra, con el que interpretó a dúo la inolvidable Somethin Stupid Nancy alcanzó a mediados de los años sesenta la categoría de estrella de la mano de Lee Hazlewood, quien compuso una larga lista de éxitos, entre los que figuran These Boots Are Made for Walkin Sugar Town Lightning s Girl o Love Eyes La inclusión de una de sus viejas canciones en la banda sonora de Kill Bill y el tesón de su hija, Aj Azzarto, consiguieron que, a sus 67 años, Nancy Sinatra volviera a grabar y a salir de gira. Cuarenta años después de ponerse las botas y la minifalda, llega a España una estrella incombustible. D e riguroso uniforme constructivista- -camisas y corbatas rojas, negras y blancas- -se reunieron los fieles de Interpol para corear sus letras como si de la sintonía de una fiesta se tratara, acto reflejo que tropezó con la introversión y la premeditada frialdad del cuarteto neoyorquino. Ahogadiza y monótona, la música de Interpol es un bajorrelieve donde la voz de Paul Banks, ratonera y doliente, expresa el drama. El resultado- -claustrofobia de moda y consumo- -es un murmuro angustioso al que las guitarras sólo añaden enormes signos de puntuación, tipografía exagerada entre largos espacios en blanco que, en armonía, mantienen la tensión y el suspense. Sin margen para alterar el guión de sus discos, recluidos en un diminuto intervalo de notas y acordes, los miembros de Interpol tocan fuerte y con músculo, pero sin sacar los pies de esa cuadrícula en la que se asfixian sus canciones. Dibujan y levantan, sin ventanas, soluciones habitacionales de un metro cuadrado. En tiempos de anarquía creativa, quizá sea la disciplina el mayor atractivo de Interpol, banda que corta en seco cualquier tentación de flotar sobre las cuerdas de un instrumento reducido a simple herramienta, sierra o martillo. Las luces traseras convierten a los cuatro miembros de la banda en siluetas sin rostro. Canta Paul Banks y los músicos sostienen sus letras en vilo; sin apenas movimiento, como en una procesión mecánica y brutal. Nancy Sinatra, en una imagen de archivo Concierto de Interpol. Lugar: La Riviera (Madrid) Fecha: 25- 4- 2005. Juan Lamarca, un multitudinario adiós con honor y el deber cumplido ZABALA DE LA SERNA MADRID. El Teatro Reina Victoria de Madrid se desbordó de emoción en el multitudinario adiós a Juan Lamarca, el mejor presidente de la historia de Las Ventas como le definió Ángel Luis Bienvenida. No cabía un alfiler en el patio de butacas de Enrique Cornejo, que exaltó el sentido del honor y la caballerosidad de Lamarca. Allí en el escenario, lejos de la soledad del palco que ha ocupado durante 21 años, Juan Lamarca encontró el cariño de Ángel Luis Bienvenida, Julio Aparicio, Espartaco, César Rincón; el respeto del ya legendario ganadero Victorino Martín; del ex alcalde de Madrid, José María Álvarez del Manzano; de la concejal María Dolores Navarro; del decano de los veterinarios de Madrid, José Manuel Durán, tantos años compartiendo tareas de reconocimiento; de Fernando Claramunt; de Marino Gómez Escobar, alma del homenaje... Y en la platea, nombres como Andrés Amorós, Gómez Angulo, la familia Lozano, Arturo Beltrán, Serafín Marín... Y fuera de ella, más de 200 adhesiones, desde Enrique Ponce a El Juli, pasando por la del consejero de Justicia e Interior del Gobierno de Esperanza Aguirre, Alfredo Prada. Espartaco subrayó en pocas pero sentidas palabras el respeto y la humanidad de Juan dentro y fuera de la plaza Ángel Luis ensalzó su sentido del honor, en una época en la que el honor y la dignidad están desechados Álvarez del Manzano exteriorizó la tristeza de perder a un gran presidente Y Lamarca se despidió con humildes palabras, huérfanas de rencor, una vez más en defensa de la Fiesta, que encajaron, sin perder el ademán, el golpe bajo de un cese político e injusto. El mundo de la cultura, la política y el toro arropó a Juan Lamarca ÁNGEL DE ANTONIO