Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 Nacional EL DEBATE TERRITORIAL LAS REFORMAS ESTATUTARIAS MIÉRCOLES 27 4 2005 ABC Los partidos catalanes sólo han logrado pactar un 15 del Estatuto en catorce meses La unanimidad ha alcanzado poco más que a los derechos y deberes fundamentales catalán afronta la recta final de la primera lectura del nuevo texto con el debate del Título Preliminar y del modelo de financiación autonómica M. J. CAÑIZARES I. ANGUERA BARCELONA. Tras catorce meses de trabajo, la ponencia encargada de redactar el nuevo Estatuto concluye esta semana la primera lectura del borrador- -a falta del debate sobre la financiación- -sin que los grupos parlamentarios hayan logrado cerrar acuerdos en los puntos más importantes del mismo, léase, título preliminar y competencias. Los aspectos más conflictivos se han pospuesto a una segunda lectura, en la que los partidos deberán fijar ya acuerdos concretos. Los expertos que asesoran a las formaciones políticas ven discrepancias en el 85 por ciento del articulado. El motivo: una distinta visión del modelo de Estado. Así, mientras el PSC defiende una España federal, que no sería incompatible con la idea de que Cataluña es una nación, ERC, ICV y CiU defienden una auténtica España plurinacional en la que prima la relación bilateral entre Generalitat y Gobierno. Por su parte, el PP discrepa de que Cataluña sea una nación, pero coincide en algunos aspectos con los socialistas, sobre todo en la necesidad de una relación multilateral, pues considera que no se puede obviar la existencia de 17 comunidades autónomas. b El Parlamento cesidad de blindar las competencias, pero con rigor jurídico, advierten desde PSC y PP. Una de las leyes orgánicas que, sin duda, deberá ser modificadas es la del poder judicial. La Justicia es uno de los elementos que genera más controversia, pues el borrador del Estatuto- -elaborado por el Instituto de Estudios Autonómicos, al que CiU y PP acusan de decantarse hacia los intereses del tripartito- -contempla la creación de un Consejo de Justicia de Cataluña, descentralizado del Consejo General del Poder Judicial y que CiU aspira a convertir en un órgano independiente. También se pretende que el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña sea la última instancia, otra propuesta que no entusiasma al PSOE. Por su parte, el PP se opone a que el conocimiento del catalán sea obligatorio en el funcionariado judicial. Todos los grupos coinciden en la necesidad de que el nuevo Estatuto otorgue competencias sobre inmigración a la Generalitat, aunque difieren en la forma de canalizar esa potestad. Aceptan que la fijación de los cupos migratorios debe ser compartida con el Estado, pero mientras ERC, CiU e ICV afirman que esa codecisión debe negociarse en una comisión bilateral, PSC y PP entienden que ello no debe excluir otros mecanismos multilaterales, Mientras PSC y PP coinciden en expresar sus reservas respecto al modelo de Estado, los populares presentan coincidiencias con CiU en materia social, tal como se vio en el capítulo sobre derechos y deberes. Los ponentes no se han puesto de acuerdo respecto a Reunión de los ponentes parlamentarios del Estatuto catalán Los puntos más controvertidos -Nación y autodeterminación: Todos los partidos, excepto el PP, consideran que el título preliminar del Estatuto debe definir Cataluña como nación. PSC descarta el derecho a la autodeterminación, mientras que ERC quiere incluirlo. -Competencias: PSC y PP han expresado reservas respecto al concepto de competencias exclusivas que defienden ERC, CiU e ICV. -Derechos y deberes: El concepto de laicidad en la educación que promueven los socios del Gobierno irrita a CiU y PP, que ven amenazada la escuela concertada. -Financiación: Mientras los socios del tripartito perfilan una propuesta unitaria, CiU insiste en reclamar una agencia tributaria catalana y en fijar la cuota de solidaridad en el Estatuto. El PP entiende que la financiación debe debatirse fuera del texto extatutario, y que éste sólo contemple principios básicos. si este listado debe ir incluido en el Estatuto o en una carta aparte. Asimismo, la inclusión del término laicidad en el artículo referente al derecho a la educación ha indignado a CiU y PP, que ven amenazado el modelo de escuela concertada que defienden. Todas estas discrepancias han ido acompañadas del correspondiente cruce de reproches entre los partidos. Mientras los socios del Gobierno tripartito acusan a CiU de poner trabas a los trabajos porque no quieren que el presidente Pasqual Maragall se atribuya el triunfo del Estatuto, los nacionalistas aseguran que es la izquierda la que no presenta propuestas concretas porque está supeditada al PSOE. La realidad es que ese intercambio de reproches públicos no se refleja en los trabajos de la ponencia, donde las relaciones son más cordiales de lo previsto- -un ponente de ERC hablaba ayer del radicalismo estético de CiU- En todo caso, la radicalización de estos enfrentamientos ha estallado, ade- Participar en organismos estatales Este asunto surgió en el capítulo de relaciones con el Estado y otras autonomías, en el que se acordó que Cataluña participe en los organismos de ámbito estatal, como Banco de España o Comisión Nacional del Mercado de Valores, y en la designación de magistrados del Tribunal Constitucional. La cuestión de la bilateralidad volvió a surgir en la parte dedicada a la participación de la Generalitat en las decisiones del Gobierno sobre la UE, y la circunscripción única en las europeas, algo que no ven claro PP y PSC. Socialistas y populares también han mostrado reservas al concepto de competencia exclusiva -diferenciado de aquéllas que son ejecutivas o compartidas- pues ello conllevaría la modificación de leyes orgánicas- -una Loapa, pero al revés, reitera el PP- Todos los grupos, incluidos los populares, están de acuerdo con la ne- Entre la nación y la autodeterminación Los ponentes del Estatuto catalán reanudan hoy sus trabajos con la lectura del título preliminar, uno de los apartados más controvertidos, pues en el mismo se debe determinar si Cataluña es una nación. Para ERC, CiU e ICV no hay dudas respecto a esta definición. Incluso para el PSC, cuya obediencia al PSOE hacía presagiar que los socialistas catalanes optarían por una fórmula más ambigua, como por ejemplo la de comunidad nacional El PP, por su parte, se opone a esta definición y considera que la fórmula que contempla el actual Estatuto catalán, en el que se habla de nacionalidad ya es adecuada, pues evita jugar con las sensibilidades de una parte de la ciudadanía catalana. En su propuesta de título preliminar, el PSC afirma que Cataluña es una nación que, en ejercicio de su derecho de autogobierno, se constituye en comunidad autónoma Los socialistas consideran que este párrafo lleva implícito el derecho a la autodeterminación, avanzando así cuál será su postura al respecto. El presidente de ERC, Josep Lluís Carod- Rovira, presentó el lunes su propuesta, en la que se incluye este derecho, aunque también precisó que si no hay consenso, su formación estaría dispuesta a retirarla. El presidente de CiU, Artur Mas, criticó esta indefinición y retó a los republicanos a decidir si la autodeterminación es un derecho irrenunciable o no. Todo parece indicar que, en el caso de los nacionalistas, tampoco está claro si se trata de un derecho renunciable- -Artur Mas considera prioritaria la financiación- pues su propuesta coloca ese derecho en el preámbulo del Estatuto para, de esta forma, sacarlo del articulado del texto y evitar que pueda ser tachado de anticonstitucional. ICV, por su parte, apela al derecho internacional para defender la autodeterminación, aunque no descarta utilizar otra fórmula menos controvertida.