Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 26 4 2005 99 Televisión y radio Renovación en la ficción de las privadas con el regreso a Telecinco de Hospital Central y Siete vidas (el martes 3 y el domingo 1, respectivamente) y las nuevas entregas de Mis adorables vecinos el martes 3 en Antena 3. Las frases de la despedida Éxito: La sensación que tengo es la de haber hecho un éxito televisivo El éxito manda mucho. En mi caso ha sido aprovechar las oportunidades al máximo; yo no soy vocacional Descanso. He dormido en ocho años cuatro meses menos de lo que habría dormido con un programa de tarde Certidumbre. Me reconforta tener la sensación de que estoy haciendo lo que hay que hacer Regreso. Me siento como un futbolista que se ha roto algún ligamento y se toma un descanso, pero quiero recordar que me quedan dos años de contrato Lealtad. No hay ningún otro trabajo tapado en ciernes. Es tarde para experimentos en otras cadenas Transgresión. A los que he molestado cuando me he metido en camisas de once varas, que sepan que pienso volver y que me hará ilusión repetirlo El programa tiene vocación de desmadre. Soy un amoral, excepto en el horario. En prime time mi hija está viendo la tele Conciencia. Me voy con la sensación de que la gente lo ha pasado bien. Al principio tienes el complejo de meterte en casa de la gente, pero luego ves que estás en tu casa y ellos vienen a verte para disfrutar Competencia: La cohabitación con otro programa de éxito da una estabilidad que no da un rival distinto cada noche. Si un día no gano, ¿qué importa? Esto no es un combate de boxeo Derrota: Lo que dejo de ganar el año que viene sería suficiente para ser segundo sin tener un problema psicológico Autocrítica: Hay momentos del directo que no me han gustado nada, pero claro... el programa es en directo Aunque la resolución ha sido dura, negó haber derramado lágrimas por ella: He llorado, pero no por la decisión, sino por cosas que han sucedido a personas del programa Sardá también se mostró sin miedo al aburrimiento, una palabra menos angustiosa que otras aunque Paolo Vasile, consejero delegado de la cadena, discrepó: Se va a aburrir porque es un vago hiperactivo Sardá confesó, en cambio, que su mayor preocupación es colocar a sus colaboradores, si bien se mostró más desprendido con la fauna -término que consideró peyorativo- -que ha crecido y se ha multiplicado en el hábitat marciano, porque no les faltarán programas para subsistir El director y presentador de Crónicas Marcianas hace el signo de la victoria en su despedida CHEMA BARROSO Javier Sardá: Triunfar también es poder decir que uno descansa No estoy en oferta; mi pasado es Telecinco y si hay futuro será en Telecinco FEDERICO MARÍN BELLÓN MADRID. Sonriente y moreno, pero más canoso, Javier Sardá acudió a su encuentro con los medios para certificar que a partir de julio se toma un año sabático (o medio, todo es posible) porque necesita un descanso. No quiso citar la muerte de su amigo Joan Ramón Mainat como una de las causas del abandono y minimizó el descenso de audiencia sufrido. Lo único que le falta, aseguró, es la energía necesaria para seguir compitiendo conmigo mismo En una comparecencia estudiadísima, en la que se traía una lección mejor aprendida de lo que luego necesitó (ciertas palabras incómodas ni siquiera se atrevieron a asomarse) el director de Crónicas marcianas explicó las razones de su marcha y negó al menos tres veces su fichaje por otra cadena, sobre todo por una que todavía no existe No hay ningún otro trabajo tapado en ciernes Es tarde para experimentos No estoy en oferta Mi pasado televisivo es Telecinco y si hay futuro será en Telecinco go que forma parte del éxito: administrar los tiempos. Llevo años triunfando en radio y televisión y quiero ser consecuente con mi criterio de que triunfar también es poder decir que uno descansa. Me sabe mal por Telecinco y por mi gente, pero es esencial para mí Sobre su programa, como era de esperar, sólo tuvo palabras de orgullo y agradecimiento. La sensación que tengo es la de haber hecho un éxito televisivo; pero la noción de éxito es con uno mismo. Crónicas marcianas es sin duda la historia de un éxito Antes de irse, sin embargo, ya se le notó con ganas de volver, no sin cierta agresividad: A los que he molestado cuando me he metido en camisas de once varas, que sepan que pienso volver y que me hará ilusión repetirlo Año sabático Una de las preguntas estrella de la comparecencia fue el contenido de su contrato y la famosa cláusula del año sabático, introducida a propuesta de la cadena, aunque a mí me pareció muy razonable afirmó, porque ni a ellos les intereso yo sin ganas ni a mí volver si ellos no quieren Vasile: No habrá otro Sardá El consejero delegado de Telecinco, Paolo Vasile, se deshizo en elogios hacia Javier Sardá. Para mí, que soy un antiguo profesional de la comunicación y del espectáculo, la gran noticia es que ha hecho toda la temporada, no que se toma un tiempo de descanso Vasile confió en haber estado a la altura como persona y no sólo como empresa, porque Javier ha vivido dos años que hubieran impedido a cualquier persona normal seguir, no solo esta temporada, sino la otra, que fue durísima y que él superó con fuerza, con profesionalidad y con amor No habrá otro Sardá concluyó Paolo Vasile. No lo habrá en Telecinco y, por lo que puedo haber aprendido en televisión, tampoco lo habrá fuera Tenemos que dejar todas las noches la puerta abierta para que Javier no tenga que buscar la llave ni llamar añadió. El directivo, por último, agradeció a su presentador estrella que en este tiempo nos ha tenido siempre al tanto de lo que pasaba. Los únicos que no podemos decir que estamos sorprendidos somos nosotros Andreu, un amigo Sin pizarras ni resquemores, Sardá tampoco eludió hablar de Andreu Buenafuente, un tío con un enorme talento He trabajado con él en radio y TV dijo, y nos une un distanciamiento con el producto que hacemos; los dos somos grandes sufridores. Él sabe que le deseo suerte con sinceridad y sé que siente por mí una sana envidia Reflexiones sobre el éxito Javier Sardá dedicó gran parte de su intervención a disertar sobre el éxito, sus servidumbres y los privilegios que comporta. ¿Quién cierra un negocio que va tan bien? llegó a preguntarse. Él mismo respondió: He cumplido 47 años y todo lo que necesito es vivir al-