Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
48 Sociedad MARTES 26 4 2005 ABC La fiebre de Marburgo ya se ha cobrado 247 víctimas y alcanza una etapa crítica La OMS dice que se ha roto la cadena de transmisión y empieza a controlarse la epidemia b El número de nuevos casos ha caído de una media de 30 a 15 infectados por semana, pero Médicos Sin Fronteras teme que haya más enfermos escondidos N. R. C. MADRID. La epidemia de fiebre hemorrágica de Marburgo que azota a Angola podría empezar a controlarse, según la Organización Mundial de la Salud (OMS) El número de nuevos casos comienza a descender; se ha pasado de 25 a 30 nuevos infectados a 15 por semana. Los técnicos de la OMS también confían en haber roto la cadena de transmisión de la epidemia. Pero el momento es crítico según Mike Ryan, experto de la organización sanitaria. Debemos continuar e intensificar nuestros esfuerzos si queremos vencer definitivamente la epidemia De momento, ayer la Organización Mundial de la Salud aprobó un fondo extraordinario de 1,5 millones de euros para proporcionar nuevos equipos de aislamiento, contenedores de agua, mantas y medicinas que ayuden a controlar la que se ha convertido en la epidemia más grave de Marburgo. Los últimos datos del Gobierno angoleño estiman que este virus tan letal como el Ébola se ha cobrado 247 vidas. No vemos los nuevos casos Las primeras buenas noticias desde que se desencadenó la epidemia se producen a medida que los esfuerzos por educar a la población empiezan a dar sus frutos. La OMS asegura que se han reducido las agresiones al personal sanitario, las familias empiezan a evitar el contacto con los infectados y ya no se esconden los cadáveres, en la medida de hace dos semanas. Sin embargo, la visión de Médicos Sin Fronteras una de las organizaciones que trabajan en el epicentro de la epidemia, no es tan optimista. Aitor Zabalgogeascoa, responsable de la Uni- Miembros de la OMS examinan una casa con un caso sospechoso de fiebre de Marburgo en la ciudad angoleña de Uige dad de Emergencias, está convencido de que si hay menos casos es porque no los vemos, no porque la epidemia empiece a estar controlada Coincide con la OMS en que la población ha dejado de ser tan agresiva con el personal sanitario, pero aún se resiste al aislamiento de sus enfermos. Prueba de ello es que en estos momentos sólo tenemos una persona aislada asegura. Los sanitarios que combaten la epidemia están cambiando sus hábitos para evitar que los familiares sigan es- REUTERS condiendo a sus enfermos. Las unidades de aislamiento se ven como zonas donde se va a morir, por ello se intenta que se pueda ver lo que se hace en el interior. Tampoco se desplazan con los aparatosos trajes de aislamiento y los equipos sino que se visten directamente en las zonas donde deben atender enfermos y realizar labores de desinfección. El inconveniente de estas maniobras es que para vestirse y protegerse necesitan 25 minutos y sólo hay tiempo para recoger 2 ó 3 enfermos diarios.