Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 Madrid MARTES 26 4 2005 ABC MADRID AL DÍA LAMARCA IGNACIO RUIZ QUINTANO Cuatro arquitectos explican 80 de las actuaciones urbanísticas más importantes del siglo XX en una guía. El alcalde de Madrid, Alberto Ruiz- Gallardón, que la presentó ayer, reconoció que las decisiones que transforman la ciudad causan cierto vértigo sta tarde, a las ocho, los taurinos de Madrid homenajearán en el Teatro Reina Victoria de la Carrera de San Jerónimo a Juan Lamarca, el único presidente de las Ventas que sabía de toros. Saber de toros no es ponerse una pajarita y sentarse con un Canis Mortis a una mesa cubierta de bocas de la Isla a beber cañas de manzanilla. Por decirlo como acostumbraba decirlo El Gallo en su barbería de Sevilla: saber de toros es más difícil que alicatar un botijo por dentro. Y Lamarca sabía de toros más que la paloma azul. Por eso, pese a su juventud, llevaba veintiuna temporadas en el palco, al que dio todo el empaque que tiene ahora. De hecho, si ser presidente de las Ventas fuera importante, lo sería gracias a Juan Lamarca, que nunca cedió a la vocería de la chusma contra el principio de respetabilidad. Pero una noche, a esa hora en que hoy se hacen las cosas en Madrid, un politiquín de Pontecesures que una vez vio a una vaca rumiando en un prado del pueblo- el truco de los cuatro estómagos: panza, bonete, libro y cuajar- destituyó por su dilatada estancia en el servicio al único presidente de las Ventas que sabía de toros. Allá las Ventas, por fin en manos de un self- made- man que tiene deslumbrada a la peor Esperanza Aguirre, que en este asunto no conoce oposición: Simanquillas está a ver cómo sale de uno de esos trajes que le compran y a Gallardón no le interesan los toros. A los pocos legos que preguntan, les salen los abogados hablando de personas jurídicas. A ver, abuelo, ¿qué es una persona jurídica? le preguntaban los chuscos, por oírle, a un barbero andaluz. Na, hijo; una persona que no tiene educación ni vergüenza. Allá las Ventas, decíamos, y allá ese politiquín de Pontecesures que representa a la cultura del refugallo que es la cultura de lo menudo, de lo sobrante, de lo inútil, de lo gamberro: entre políticos, cómicos e intelectuales no juntan para un graduado escolar, pero, hechos al agit- prop consiguen meter mucho ruido de progreso. Ahora están con el Hai que botalos Lo dicho: el refugallo E Guía de aciertos y horrores de la ciudad TEXTO: SARA MEDIALDEA El urbanismo es el arte de proyectar ciudades. De la calidad de ese proyecto dependen no sólo su nivel estético, sino también, en buena medida, la calidad de vida de sus habitantes. Un acierto del urbanista suma puntos para humanizar la ciudad; un error, un borrón en su diseño, a menudo se vive como un horror con consecuencias. El alcalde de Madrid, Alberto Ruiz- Gallardón, presentó ayer una Guía del Urbanismo de Madrid en el siglo XX en la que pudo analizar modelos a imitar y, por su puesto, a evitar El libro es el fruto de la investigación de cuatro arquitectos: Ramón López Lucio, José Javier Bataller, Darío Rivera y Javier Tejera. Recoge más de 80 ejemplos de urbanismo aplicado a la ciudad, a lo largo del siglo XX. El alcalde, acompañado por los autores, por el decano del Colegio de Arquitectos, Ricardo Aroca, y por Juan Miguel Hernández de León, presidente del Círculo de Bellas Artes- -donde se celebró el acto- hizo un recorrido por las principales operaciones urbanísticas que ha protagonizado la capital durante el último siglo. La Guía, dijo, nos aproxima a los aciertos y a los errores cometidos. Prometió fijarse en los primeros y tomar buena cuenta de los segundos, para no repetirlos. Entre los planteamientos que se destacan, se encuentran grandes operaciones urbanas como la ampliación de la Gran Vía, la M- 30 o la M- 40; las soluciones de vivienda colectiva pioneras- -la Casa de las Flores, los Titanic de Cuatro Caminos o la colonia Pico del Pañuelo- las soluciones públicas- -poblados dirigidos, Gran San Blas o Entrevías- -y las privadas- -Barrio del Niño Jesús, La Concepción, barrio de la Estrella- -para albergar una población creciente. También figuran, acompañadas de espléndidas fotografías, las grandes operaciones de ciudad: Azca, Méndez Álvaro, Ciudad Universitaria o Campo de las Naciones. Así era la Castellana en 1971; al fondo, comienza a levantarse el futuro Azca tas, basándose en decisiones que toman los alcaldes. Y ante cuya trascendencia, confesaba ayer Ruiz- Gallardón, en ocasiones se siente vértigo Madrid ha seguido creciendo: a finales del siglo pasado, lo hacía con nuevos ensanches, como Arroyo del Santo, Las Rosas o Valdebernardo. Y ahora, con los PAUs. La Guía es, en palabras del alcalde, un documento fruto del análisis independiente del mundo universitario especialmente oportuna en un momento en que Madrid emprende un proceso transformador sin precedentes A la hora de seleccionar las obras sobre las que centrar su estudio, los cuatro autores han seguido varios criterios: que existan aún en la ciudad, que sean representativas de determinadas ABC etapas del paisaje urbano o que representen ejemplos de políticas públicas de actuación en la ciudad. Demanda de vivienda En su resumen, el alcalde madrileño vio en ellas ejemplos de un crecimiento desordenado de la ciudad, por la ausencia de un modelo claro a seguir; y una respuesta insatisfactoria, en cantidad y calidad, a la demanda de vivienda justo lo mismo que ocurre ahora. Al regidor le acompañaba la concejal de Urbanismo, Pilar Martínez, que coordina en la actualidad algunas operaciones urbanísticas encaminadas a transformar la ciudad: entre ellas, la recuperación del Manzanares. Una actuación que tal vez alguien incluya en una futura Guía del siglo XXI. Nuevos crecimientos Contemplando cómo era la Castellana cuando comenzó a ampliarse hacia el norte- -el Bernabéu recién construido y prácticamente rodeado de campo... uno tiene la tentación de imaginar el futuro. Ese futuro que tantas veces diseñan con sus lápices los urbanis-