Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 Internacional MARTES 26 4 2005 ABC El departamento de Policía de la localidad de Mesa (Arizona) solicita al Pentágono una subvención de 100.000 dólares para incorporar un mono capuchino a su unidad de SWAT Oferta de trabajo para un mono experto en operaciones especiales TEXTO PEDRO RODRÍGUEZ. CORRESPONSAL FOTO ABC Mono capuchino WASHINGTON. Incluso dentro de los distorsionados estándares de Estados Unidos en materia de seguridad, un primate para misiones de inteligencia llama un poco la atención. El departa- mento de Policía de la localidad de Mesa (Arizona) se ha ganado este mes una cierta reputación entre circense y zoológica al trascender una solicitud al Pentágono de 100.000 dólares (unos 77.000 euros) para adquirir un mono capuchino, adiestrarlo, equiparlo e incorporarlo a su Unidad de Operaciones Especiales o equipo SWAT (Special Weapons and Tactics) La gente se ríe hasta que realmente uno empieza a pensar afirma el oficial Sean Truelove, un especialista en robots policiales que hace año y medio tuvo la inspiración onírica de solventar las limitaciones de sus máquinas teledirigidas con ayuda del reino animal. Según el muy comentado proyecto de este imaginativo funcionario, los monos capuchinos tienen todo el potencial para revolucionar el modo de actuar ante delicadas crisis de rehenes, terroristas suicidas o sospechosos atrincherados. De acuerdo con la petición de fondos federales remitida a Defensa, un mono capuchino- -el segundo primate más inteligente después de los chimpancés- -entrenado debidamente es capaz de abrir puertas con sigilo, trepar hasta ventanas, rastrear edificios, deambular por espacios angostos y encontrar víctimas. Dotado con un chaleco antibalas a su medida, una cámara miniaturizada de vídeo, una radio, un sistema de posicionamiento GPS y el factor sorpresa, estos animales deberían ser capaces de completar misiones imposibles para miembros de un SWAT team o sus especiales robots. Y todo a cambio de cacahuetes. Contra la guerrilla urbana La solicitud de ayuda enviada al Pentágono recalca el interés de este proyecto para operaciones de guerrilla urbana y para neutralizar a combatientes con mínimos daños colaterales. Se acompaña un detallado presupuesto para un periodo experimental de cuatro años. La compra del mono en cuestión supondría 15.000 dólares, además de vestuario, entrenamiento, gastos de veterinario y manutención omnívora. Para sintonizar, el mono viviría con el agente Truelove. En honor a la verdad, desde hace más de dos décadas se viene entrenando a monos capuchinos para ayudar a personas minusválidas en actividades cotidianas como servir alimentos, abrir y cerrar puertas, encender y apagar luces, alcanzar objetos y peinar. Con un peso de apenas cuatro kilos, estos animales típicos de los bosques de Iberoamérica disponen de diestras extremidades casi humanas. El agente Sean Truelove remitió hace un año su solicitud al Pentágono, a través de la Agencia de Defensa para Proyectos de Investigación Avanzada, pero aún no ha recibido respuesta. Según explicó a la prensa local, mi principal obstáculo son las incógnitas y a la gente no le gustan las incógnitas