Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 Internacional MARTES 26 4 2005 ABC Fischer admite errores en materia de visados ante la comisión parlamentaria Soy culpable afirma el titular de Exteriores alemán en sesión televisada b La investigación busca esclare- cer si su política de inmigración progresista y aperturista abrió la puerta a la trata de blancas y a las redes de tráfico humano RAMIRO VILLAPADIERNA CORRESPONSAL BERLÍN. Soy el responsable, pueden escribirlo: Fischer es culpable dijo ayer en tono raramente concesivo el ministro de Exteriores alemán, antes de argüir no saber nada ante una comisión de investigación por abuso en la política de visados en el Este. La oposición busca por ello su cabeza, pero ayer no la obtuvo. Debía haberme informado, debía de haber actuado antes: fue mi error encajó maliciosamente Fischer en una sesión por primera vez televisada, en la que la Cámara busca esclarecer hasta qué punto una política de inmigración entendida como progresista y aperturista abrió la puerta a la trata de blancas, redes de tráfico humano y organizaciones delictivas. Pero el carismático ministro intentó hábilmente deslindar sus errores del efecto de la llegada de redes criminales, que han denunciado funcionarios de Interior. En una declaración ante la comisión largamente estudiada, según los expertos en imagen, el siempre elegante líder verde intercambió una pose inusualmente concesiva con rápidas y agudas respuestas contra los portavo- abuso masivo que habrían sufrido socios del acuerdo de Schengen como España y Portugal Los errores admitidos por Fischer y que habrían facilitado la llegada a cientos de miles de trabajadores ucranianos y rusos, entre ellos miles relacionados al parecer con actividades delictivas, son harto sensibles para los alemanes cuando cunden el desempleo y la inseguridad. De las primeras reacciones de comentaristas y políticos, se desprende que la confesión de errores no le ha sentado tan mal al líder verde, de reputada arrogancia, y pese a la pérdida de popularidad del otrora enfant terrible la investigación puede no tener consecuencias políticas para él. Pese a la pose de confesión Fischer no ha revelado casi nada de lo sucedido, escudándose en el tiempo pasado y en no recordar haber visto los papeles que hubieran llegado a su mesa. Los interrogadores, poco hábiles El ministro no habría convencido a los oponentes, y seguiría contando con el apoyo de los propios, pero habría sorteado en gran medida la anticipadísima comparecencia, que el vicecanciller verde ha presentado como por debajo de las obligaciones de un estadista como él. Sin embargo, no necesitaba desplegarse como un pavo real ni mostrarse desafiante, dada la poca astucia y agresividad de sus interrogadores. Tampoco Fischer estuvo brillante y en ocasiones perdió el hilo de un guión preparado, ahorrando a todos la gran intervención electoralista que se esperaba, dadas las inmediatas y capitales elecciones en Renania del Norte- Westfalia y lo complicadas que están para la coalición rojo- verde. Un barómetro de opinión en paralelo daba a Fischer la peor cuota desde su desembarco en el gobierno en 1998. Fischer es fotografiado durante su comparecencia ante la comisión parlamentaria ces de la oposición que lo interrogaban, desdeñando detalles de fecha y lugar sin importancia Con salidas como: ¿Pero es que estoy ante un test médico sobre mi memoria? respondió en una ocasión a los intentos de los investigadores de afinar sobre lo que sabía entre los años 2000 y 2002. Alternativamente, Fischer desvió el fuego con juicios de intención sobre los miembros de la comisión: Ustedes vienen a por mí y quieren echarme, pero sepan que con esto no es suficiente reiteró en referencia al sensible escándalo por el que su partido ha caído va- EPA rios puntos y él mismo ha sufrido una importante pérdida de popularidad, por primera vez desde la inauguración rojo- verde hace 6 años. Informes de la policía y de diplomáticos, filtrados a la prensa, sugieren que Fischer habría ignorado advertencias de sus embajadores y fuerzas de seguridad sobre las consecuencias de la política de relajación de visados. Éste argumentó haber buscado hacer de Alemania un país más abierto y fomentar el intercambio económico, científico y cultural pero la CDU lo hizo responsable personal y políticamente de un Funcionaria del Ministerio de Economía, Maike Richter, de 41 años, ha sido ya presentada por el ex canciller a su familia El nuevo amor jubilar de Helmut Kohl TEXTO R. VILLAPADIERNA BERLÍN. Con 75 años de edad, el ex canciller Helmut Kohl ha superado de nuevo a su gran alter ego socialdemócrata, Willy Brandt, esta vez incluso en el disculpable terreno del amor, en el que, como en el de la guerra, al parecer vale todo. Si Brandt contrajo matrimonio a los 70 años con una joven historiadora que hoy administra la herencia política del fallecido premio Nobel de la Paz, Kohl, padre de la reunificación de Alemania y de parte de Europa, acaba de reconocer al Welt am Sonntag que está enamorado de una antigua funcionaria de la cancillería de 41 años, ahora adscrita al Ministerio de Economía y Trabajo. El voluminoso y longevo gobernan- te, que presidió dieciséis años sobre el ejecutivo federal alemán hasta caer derrotado frente a Gerhard Schröder en 1998, sigue la estela de Brandt, del ex presidente Roman Herzog o de su ex ministro de Finanzas Theo Waigel, que iniciaron jubilares aventuras amorosas a una edad en que otros encuentran su gozo en la jardinería o la lectura. Kohl y Merkel, en la fiesta por el 75 cumpleaños del ex canciller el pasado día 11; en segundo plano, a la derecha, Maike Richter, de 41 años, novia de Helmut Kohl sur de la maltrecha isla de Sri Lanka. Richter, que es también periodista especializada en asuntos económicos, ha ayudado al parecer al ex canciller a organizar sus memorias, cuyo primer volumen apareció el pasado año. Kohl había admitido recientemente estar en disposición de empezar a remontar la postración en que le había dejado la enfermedad y muerte de mi esposa y la etapa de querellas en torno a las donaciones al partido un escánda- AFP Vacaciones en Sri Lanka Kohl, cuya mujer se había quitado la vida hace hace cuatro años víctima de la desesperación causada por una larga enfermedad, ha presentado ya a la economista Maike Richter a su familia y a sus dos hijos y hasta pasó con ella las pasadas vacaciones de Navidad, al lo sobre el origen secreto de un donativo cercano al millón de euros. Pero Helmut Kohl aseguraba que todo eso había terminado y, gracias a Dios, he reencontrado la alegría de vivir Un amigo que es consejero espiritual del veterano político relata a Welt am Sonntag la oscuridad y el frío en el que ha vivido Kohl en su solitaria casa. Ahora es bueno que encuentre a alguien en ella