Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 26 4 2005 Nacional 21 Un joven estrangula a un niño de 14 años y esconde el cadáver en su armario El detenido ya quiso matar a otro menor en una zona boscosa de Sabadell b La Policía escuchó ayer estupe- Detenido como sospechoso de matar a una mujer que desapareció en 2004 b Un joven de 20 años ha sido apresado tras más de un año de desaparición de Aurora Mancebo, de 25 años. El presunto homicida es de Tarragona, como la víctima DOLORS MASSOT BARCELONA. La Policía Nacional detuvo el pasado jueves al presunto homicida de Aurora Mancebo, una joven de 25 años que desapareció el 27 de febrero de 2004. Se llama Edgar M. G. tiene 20 años y es vecino de Tarragona, como Aurora. También se detuvo a Juan José R. C. de 38 años, pero éste fue puesto en libertad con cargos tras declarar ante el Juzgado de Instrucción número 5 de Tarragona, que precisamente lleva la investigación. La operación policial no ha quedado cerrada, porque no se ha hallado a la víctima y porque podrían estar implicadas otras personas. Para llegar hasta el supuesto culpable de la desaparición, una pista importante la ofreció el diario de la misma Aurora, una joven que estaba en tratamiento psiquiátrico y vivía con sus padres en la urbanización Los Bosques de Tarragona. Entre sus notas, Aurora dejó escrito que había conocido a un joven en el Puerto de Tarragona y que con él había descubierto todo un mundo tras mantener relaciones. De él la Policía tiene además fotografías, tomadas en los días previos a la desaparición de la chica. Él está mirando al cielo y Aurora describió esa imagen como la de un dios No se descarta que le hubiera influido el consumo de alguna droga en ese momento o en el de escribir ya que, según admitieron sus padres, estaba intentando dejar de fumar hachís. facta la confesión de un joven, que dijo ser el autor del estrangulamiento de un niño marroquí que había desaparecido el viernes ABC D. M. BARCELONA. La Policía detuvo ayer a un joven de veintisiete años como presunto autor del homicidio de un adolescente de catorce años, cuyo cadáver tenía escondido dentro de un armario de su habitación. El presunto homicida, que fue identificado como Marc R. J. acudió por su propio pie a la comisaría y allí explicó que dentro del armario de su habitación se encontraba el cadáver del menor. Después de finalizar su confesión y ante la sorpresa de los que le escuchaban, el sospechoso acompañó a los agentes hasta el piso donde vive, situado en el número 113 de la calle Sol i Padrís de Sabadell. Aunque todavía faltan los resultados definitivos de la autopsia, la muerte del menor, que es de origen marroquí y se encontraba desaparecido desde el pasado viernes, se produjo por estrangulamiento y fractura de cuello, según explicaron ayer las fuentes policiales consultadas. El padre de la víctima denunció el pasado sábado su desaparición en la comisaría de la Policía Local de Sabadell, donde explicó que su hijo había salido de casa el día anterior y no había regresado. En su declaración ante los agentes, el padre del muchacho relató que se había puesto en contacto con el ahora detenido, que era amigo de su hijo, y que éste reconoció que había estado con el menor el día de su desaparición, pero que desde entonces no había sabido nada más de él. El amigo del menor fue identificado inmediatamente y la Policía le tomó declaración en relación con los hechos. En su primera versión, explicó a los agentes que había estado con el niño el pasado viernes pero que, a última hora del día, éste le dejó alegando que había quedado con un compañero suyo de la escuela. Por desgracia, la coartada no era más que el encubrimiento del asesinato, según su misma declaración posterior y así lo comprobaron agentes de la comisaría, de la Policía Científica y de la Comisión Judicial que se trasladaron a la vivienda. Edificio de Sabadell en el que se cometió el crimen zona boscosa de Sabadell y tres meses después fue arrestado su presunto agresor. El arrestado, del que se desconoce el estado de sus facultades mentales, residía desde hacía dos años con su madre, que está separada, y sus dos hermanos en la undécima planta del número 113 de la calle Sol i Padrís, según explicó a EFE Efe una vecina que vive en el piso contiguo. Su madre es una bellísima persona y todos parecían muy buena gente explicó otro vecino, entristecido por el suceso, que se suma al suicidio de otro joven de la misma planta, acaecido recientemente. Un incendio en la casa Otra inquilina del mismo inmueble explicó que, un mes atrás, la familia del joven detenido sufrió un pequeño incendio doméstico, que la madre atribuyó a que el hijo se había quedado estudiando y se prendió fuego en la habitación La Policía continúa las investigaciones para aclarar el móvil y todas las circunstancias que rodean el suceso. El detenido será puesto a disposición judicial en las próximas horas. La víctima era de origen marroquí y su padre había denunciado el sábado que su hijo no había regresado a casa tras salir el viernes Prueba de ADN incriminatoria La prueba más contundente que ha llevado a la Policía a la detención de Edgar M. G. es la del ADN. Le incriminan varias muestras de las ropas de Aurora, analizadas en el laboratorio de la Comisaría General de Policía Científica, así como lo que se desprendía tanto de la inspección de su vehículo como del del otro arrestado. El 10 de marzo de 2004, después de varias batidas de vecinos de Tarragona, se encontraron los botines, los pantalones, la camiseta, el abrigo y la ropa interior de la joven, así como restos de sangre; todo eso junto con una Biblia, por la que la víctima se había obsesionado. Edgar M. G. prestó declaración a la Policía hace tiempo y dijo únicamente que la conoció en un bar. Aurora había anotado que un día se encontró con conocidos en la zona de ocio del Puerto de Tarragona, por lo que todavía quedan muchos interrogantes en la investigación. Otro sobrevivió a la agresión El presunto homicida había sido detenido por la Policía Local el pasado 22 de febrero como presunto autor de un delito de homicidio en grado de tentativa, después de que intentara estrangular supuestamente a un niño de ocho años que resultó herido a consecuencia de la agresión, aunque logró salvar la vida. La víctima fue hallada el 29 de noviembre con varias lesiones e indicios de haber sido estrangulado en una