Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
62 Cultura LUNES 25 4 2005 ABC Cervantes refirió en el Quijote un trastorno del sueño descrito en 1986 El estudio lo han elaborado Martí de Riquer junto con dos neurólogos en Sleep Medicine las alucinaciones del Caballero de la Triste Figura recuerdan un síndrome asociado a problemas en la fase REM DOLORS MASSOT EP BARCELONA. Él se enfrascó tanto en su lectura que se le pasaban las noches leyendo de claro en claro y los días de turbio en turbio; y así, del poco dormir y del mucho leer se le secó el celebro, de manera que vino a perder el juicio. Llenósele la fantasía de todo aquello que leía en los libros, así de encantamientos como de pendencias, batallas, desafíos, heridas, requiebros, amores, tormentas y disparates imposibles; y asentósele de tal modo en la imaginación que era verdad toda aquella máquina de aquellas sonadas soñadas invenciones que leía, que para él no había otra historia más cierta en el mundo Lo que el lector recibe en la primera página del Quijote no es sino un diagnóstico sobre los trastornos del sueño que ya Miguel de Cervantes detalló con exactitud casi cuatro siglos antes de que lo hiciera la Medicina. Y quién mejor que un cervantista para ofrecer a los médicos la posibilidad de rastrear en la mejor obra de las letras castellanas. El académico Martín de Riquer podrá contar en sus innumerables publicaciones una relativa a los trastornos de sueño. que ahora publica la revista Sleep Medicine y de la que es coautor juntamente con dos neurólogos del Hospital Clínic de Barcelona, Joan Santamaria y Álex Iranzo de Riquer. b Según el informe, publicado CLÁSICA Ciclo OCNE Obras de Haendel. Intérpretes: Orquesta Nacional de España y Gabrieli Consort Players. Director: Paul McCreesh. Solistas: D. Labelle, M. Lawson, J. Williams, M. Chance, P. Agnew, P. Harvey. Lugar: Auditorio Nacional, Madrid. MAGNÍFICA ATHALIA ANTONIO IGLESIAS A Martí de Riquer, coautor del estudio, en una imagen de archivo tología en el capítulo en el que Don Quijote lucha con su espada contra unos cueros de vino, mientras sueña que tiene ante sí un gigante. Según Iranzo de Riquer, la exacta descripción de un episodio de estas características hace suponer que Cervantes tuvo ocasión de observar en vida a personas con dicho trastorno en la fase REM En contraste con Don Quijo- YOLANDA CARDO REM sin descanso Según el artículo, el Quijote de Cervantes refiere trastornos del sueño que no fueron descritos hasta 1986. En la obra se relata que la causa de la locura que sufre Alonso Quijano y su alter ego Don Quijote es la falta de sueño, debida a su obsesión por leer libros de caballerías tanto de día como noche. Como consecuencia, Don Quijote sufre insomnio crónico y esta condición alimenta la locura, hasta que recupera la cordura al final de la obra, cuando ya está moribundo, porque logra dormir más de seis horas seguidas. El estudio de Sleep Medicine analiza uno de los episodios más llamativos que configuran la exacta descripción del trastorno de conducta durante el sueño REM según explicó a Ep Álex Iranzo de Riquer. Las personas que lo padecen presentan una disfunción en el tronco cerebral, lo que provoca que no queden paralizados durante la fase REM. Esto hace que, al soñar, sufran pesadillas de forma reiterada, griten, den puñetazos, profieran insultos y lleguen a caerse de la cama. Según los autores del artículo, Cervantes dio un claro ejemplo de esta pa- te, Sancho Panza es un claro ejemplo del buen dormir aseguran los responsables del estudio. Duerme siestas de hasta cinco horas y ronca, lo que, según Cervantes, es signo de buena salud, aunque esta opinión no es compartida en la actualidad por los médicos, que ahí detectan una anomalía o una situación ligada a la apnea (paro respiratorio de duración mínima) El PP acusa a Calvo de comprometer financiación del 1 Cultural bajo cuerda A. B. H. VALLADOLID. Explicaciones, las justas. La ministra de Cultura, Carmen Calvo, vuelve a las andadas y responde de vacío una vez más a la diputada del PP Beatriz Rodríguez- Salmones, que solicitó por escrito la relación de proyectos nuevos que el Gobierno de Rodríguez Zapatero ha decidido financiar con carto al 1 Cultural. En apenas un párrafo, Calvo informa de que tales proyectos están pendientes de las comisiones mixtas que se crearán tras la firma de los correspondientes convenios entre el Ministerio de Cultura y los Ministerios inversores ya que serán estas comisiones las que determinarán los proyectos que vayan a ser financiados de acuerdo con los criterios de priorización establecidos por la Comisión Interministerial Para la parlamentaria del PP, Calvo confirma que cuatro meses después de que los anteriores convenios dejaran de estar vigentes continúa a la greña con las tres ministras afectadas- -Fomento, Vivienda y Medio Ambiente- -y deja al descubierto la paralización oficial de las inversiones. RodríguezSalmones dice que tiene certeza de que se compromete financiación bajo cuerda y denuncia que los nuevos criterios- -que han incorporado el siempre discutible equilibrio territorial sin el apoyo de las comunidades- -son una puerta a la arbitrariedad. l día siguiente de escuchar el oratorio de Haendel Resurrezione en la misma sala del Auditorio, la Orquesta Nacional de España, con la incorporación del Gabrielli Consort Players, ponía por vez primera en sus atriles Athalia del mismo compositor, calificado como Oratorio o Drama Sacro en Tres Partes cuyo texto es de Samuel Humphreys, extraído de la tragedia homónima de Jean Racine. A distancia de cinco lustros, Georg Friedrich Haendel, con su nueva contribución al género que gozó de su predilección, nos lega una página hermosísima, llena de motivos bellos, equilibrada con su magistral genio creativo y con tantos detalles admirativos que resulta incomprensible concretarlos aquí. Curiosamente, el final de su primera parte incluye un Aleluya que, sin recordar para nada el famosísimo de El Mesías es pieza vibrante para el coro en particular, en su similar altura. Luego, su manera de tratar a los seis solistas: despiadadamente, podría decirse, pero con partes muy realizables, salvando escollos en beneficio directo de su realización; la orquesta es la precisa, la que resuelve y hace brillar a las voces con cometidos que se someten al contrapunto más vario, brillante o calmo, dejando espacios sinfónicos de auténtico valor per se. El coro, tan protagonista, con voces diríase que naturales por su atractivo color, confiado esta vez al Gabrieli Consort, se constituyó en base sólida de la feliz versión ofrecida en nuestro Auditorio. Merecen citarse los nombres de los excelentes solistas: las sopranos Dominique Labelle y Mhairi Lawson, el escolar- tiple Joel Williams, el contratenor Michael Chance, el tenor Paul Agnew y el bajo Peter Harvey tomaron la afinación como sostén de sus altos méritos. Julian Clarkson supo preparar al coro para su pleno rendimiento. Y, al frente de todos, Paul McCreesh, director de cumplido gesto, mandando con amplitud en unos resultados por encima de las limitaciones del Barroco, comunicativo y auténtico conductor de una colectividad británico- española de felicísimos resultados, traduciendo una página hermosa del gran Haendel.