Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 25 4 2005 43 Madrid Ignacio González, vicepresidente regional: Las relaciones con Zapatero son tan buenas que casi no existen El Severo Ochoa niega que existan dimisiones en cadena dentro de sus principales órganos de control Los médicos que integran las comisiones clínicas anuncian que dejarán sus cargos esta semana b Algunos profesionales, afines al POSTURAS ENFRENTADAS doctor Luis Montes, denuncian la falta de confidencialidad de sus informes y de los datos que manejan de los pacientes SARAH ALLER MADRID. Las comisiones clínicas que velan por el buen funcionamiento de los centros sanitarios se han convertido ahora en nueva arma arrojadiza en la crisis del Severo Ochoa. Estos órganos de control, integrados por profesionales de los hospitales, podrían quedar desiertos en el caso de Leganés si prosperan las movilizaciones promovidas por algunos de sus miembros. De momento, los portavoces oficiales del Severo Ochoa no tienen constancia de la dimisión de ningún representante de sus comisiones internas, que vigilan, entre otras cosas, la calidad de los servicios, la mortalidad existente en el centro, o las actuaciones en quirófano y farmacia. Sin embargo, los médicos partidarios del doctor Luis Montes- -destituido tras la polémica surgida en torno a las sedaciones- -aseguran que las primeras deserciones están a la vuelta de la esquina. El motivo que aducen para protagonizar semejante plante -que poco ayudaría a resolver la crisis y sí afectaría en cambio al funcionamiento del hospital- -es la falta de confidencialidad de sus informes, de sus reuniones y de los datos que manejan de los pacientes. En otras palabras, el hecho de que se hicieran públicas las supuestas irregularidades en el servicio de Urgencias y que estas incidencias figuraran en las actas de su propia Comisión de Mortalidad- -elaborada por compañeros del centro- -ha escocido mucho en el entorno del doctor Montes y ha provocado un movimiento en contra de las filtraciones. Sin embargo, las dimisio- nes aún tienen que materializarse y habrá que esperar a los próximos días para conocer los apoyos con los que cuenta esta medida. Según el jefe del servicio de Anestesiología del centro, Joaquín Insausti, las dimisiones están casi garantizadas, ya se debatieron en Asamblea y se pondrán de manifiesto en las próximas reuniones que mantendrá cada comisión, que incluyen este punto en su orden del día. Insausti, que ayer estuvo en la recogida de firmas a favor de Montes en El Retiro, también lanzó una advertencia a la junta directiva del Colegio de Médicos, a la que pretenden recusar por su falta de apoyo a los colegiados Sin constancia hasta el momento Desde la Consejería de Sanidad, sin embargo, se limitan a los hechos. Dicen que no hay constancia oficial de ninguna dimisión, ni siquiera en el caso de aquellas comisiones que ya se han reunido y que podrían haber expresado su malestar hace días. En cuanto al manejo y filtración de determinados documentos procedentes de estas reuniones internas, Sanidad asegura que la confidencialidad está garantizada Manuel Lamela Consejero de Sanidad Joaquín Insausti Anestesista del Severo Ochoa Las comisiones que ya se han reunido no han planteado su dimisión, según Sanidad El ejercicio de control se va a perder hasta que nos garanticen confidencialidad Los incentivos económicos al personal, en juego Una de las comisiones internas del Severo Ochoa que está bajo amenaza de deserción, según algunos médicos afines a Montes, es la que realiza el seguimiento de las listas de espera quirúrgicas en el hospital. En sus reuniones trimestrales, sus miembros certifican el cumplimiento del plan de choque activado desde el Gobierno regional, que pretende reducir a 30 días la espera máxima. Ahora, con la marejadilla surgida en el Severo Ochoa, uno de los componentes de esta comisión, el doctor Insausti, anuncia que no firmará las actas que avalan las operaciones realizadas y asegura que algún miembro más tampoco lo hará. Esta medida de presión, sin embargo, es posible que se analice con lupa, sobre todo teniendo en cuenta que el propio Insausti se preguntaba ayer si afectará al bolsillo de los interesados. Concretamente, lo que queda en el aire son los incentivos económicos que muchos profesionales reciben por trabajar en el plan contra las listas de espera diseñado por la Comunidad. De momento, la Consejería de Sanidad asegura que no tiene conocimiento de posibles dimisiones en el seno de esta comisión. Tampoco sabe si alguien se negará a firmar sus informes. Por eso, aún no se plantea una actuación al respecto. Se estudiará la situación y se valorarán las medidas a adoptar si llega el caso señalaba ayer un portavoz. De su decisión, que esta vez afectaría al bolsillo, dependería el destino final de los incentivos.