Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 LUNES 25 4 2005 ABC Internacional La incertidumbre del referéndum en Francia siembra la inquietud sobre el futuro de la Unión Los ministros de Exteriores acuden a Luxemburgo para estudiar las ratificaciones de la Constitución b La tesis británica de abandonar toda esperanza de aprobar la Constitución en caso de un no francés ha sido muy mal recibida por la presidencia luxemburguesa ENRIQUE SERBETO. CORRESPONSAL BRUSELAS. Los ministros de Asuntos Exteriores de la UE se reúnen hoy y mañana en Luxemburgo en un consejo en el que tienen previsto analizar por segunda vez el proceso de ratificación del Tratado constitucional. Normalmente no sería más que un trámite para contabilizar el número de países que lo han aprobado y el de los que faltan por hacerlo. Sólo que, en este caso, las encuestas que pronostican la victoria del no en Francia han logrado sembrar la inquietud en la UE y ya se escuchan voces que dicen que el más ambicioso proyecto legislativo de los ideales europeos podría acabar en el archivo de utopías. En este Consejo de Relaciones Exteriores está previsto que Bulgaria y Rumanía firmen sus tratados de adhesión para que su ingreso se haga efectivo en enero de 2007, pero será una firma sometida también al albur del resultado incierto del referéndum francés, que a estas alturas está en la cuerda floja. A primeros de año, los sondeos cifraban en un 60 por ciento a los franceses que aprobarían la Constitución europea, pero desde finales de marzo, los partidarios del no se han puesto sólidamente en cabeza y aunque haya diferencias que van desde el 52 al 58 por ciento, todos señalan invariablemente una victoria de los contrarios al texto constitucional. Después de este consejo, los ministros de Exteriores se reunirán una semana antes del referéndum del 29 de mayo. Tratado de la Unión y papeletas de voto que serán enviados por correo a los electores franceses tros deberían, en efecto, estudiar la situación en Francia, pero para asumir su responsabilidad con el destino de un texto que todos ellos aprobaron en la Conferencia Intergubernamental. Lo que espero que no se les ocurra es transmitir en ningún caso la impresión de que pueden tener un plan B en la cartera Méndez de Vigo cree que aún queda tiempo para que el sí se ponga en cabeza, siempre que los partidarios de la Constitución se pongan a ello El socialista Carlos Carnero, que también participó en la Convención, cree que la opinión de los franceses aún no se ve reflejada en las encuestas. Es una suerte de espejismo porque en AFP La Comisión hace horas extras en favor del sí E. S. BRUSELAS. La Comisión Europea intenta por todos los medios allanar el camino del sí en Francia, aunque sea a base de trabajar los domingos. Ayer, sin ir mas lejos, el comisario de Mercado Interior, Peter Mandelson, quiso dar cuenta en un domingo por la mañana de sus gestiones para las futuras salvaguardas contra las importaciones textiles chinas, en un gesto que se interepreta como un apoyo al primer ministro francés, Pierre Rafarin, que acaba de volver de Pekin Trabajar un domingo, reformar la directiva Bolkestein, no tocar la política agrícola... la Comisión puede hacer de todo ahora para complacer a los franceses, menos campaña electoral. Por ahora, los partidarios del sí son muy prudentes a la hora de pedir al presidente Barroso que participe, por miedo a que, como ya pasó con el propio Chirac, las encuestas empeoren. Los peores augurios Tal como están las cosas, ya han aparecido partidarios de estudiar las alternativas para el caso de que se cumplan los peores augurios. Empezando por los británicos, que toman el relevo de Luxemburgo en la presidencia de turno, y que según fuentes diplomáticas que cita la Prensa de este país habrían propuesto discretamente que, si los franceses rechazan la Constitución, se abandone directamente el proyecto. El primer ministro de Luxemburgo, Jean Claude Juncker, es de la opinión contraria, y a día de hoy lo único que tiene claro es que sea lo que sea lo que digan los franceses, el día 30 de mayo emitirá un comunicado en el que llamará a continuar con el proceso de ratificación. Para el eurodiputado popular Íñigo Méndez de Vigo, uno de los más relevantes autores del Tratado, los minis- Juncker es partidario, en caso de un no en Francia, de continuar sin vacilaciones el proceso de ratificación La UE se enfrentaría a un período de parálisis si los franceses no aprueban el Tratado el próximo 29 de mayo los sondeos no se manifiesta la mitad de los votantes. Hay que esperar la campaña oficial que aún no ha comenzado y que podría cambiar la tendencia. Aunque no quiere ni evocar la posibilidad de un resultado negativo, si hubiera un no habría que continuar con el proceso y eso es lo que deberían decir claramente los dirigentes políticos a los ciudadanos franceses, porque a estas alturas la renegociación del Tratado es sencillamente imposible Otra cosa es pensar que, si los franceses dicen no se podría encadenar un efecto similar en las consultas que se celebrarán después, empezando por la holandesa. Para Méndez de Vigo, que recuerda continuamente un ambiente similar en vísperas del referéndum sobre el Tratado de Niza, las sugerencias británicas de renunciar a aprobar el nuevo Tratado si es rechazado en Francia son un tremendo error que sólo se explica en las circunstancias electorales en las que tienen que navegar los laboristas de Blair. En caso de fracaso en Francia el proceso va a continuar y debe continuar sin duda alguna. Históricamente ha sido así Además, fueron los Gobiernos los que establecieron que, si se han pronunciado a favor cuatro quintos de los países, decidirán en noviembre de 2006 qué pasa con los demás que no lo hubieran hecho