Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 25 4 2005 El Papado de Benedicto XVI EL SALUDO DE LAS DELEGACIONES EXTRANJERAS 17 El canciller alemán, Gerhard Schröder, su esposa Doris y el presidente de Baviera, Edmund Stoiber EPA AFP Los Reyes, en un momento de la misa junto a Leonardo Sandri. Al fondo, los ministros Moratinos, López Aguilar y Bono El Rey Carlos XVI Gustavo de Suecia, abajo a la derecha, y el príncipe Felipe de Inglaterra (arriba a la izquierda) AFP Silvio Berlusconi y su esposa, Verónica; y el primer ministro francés, Jean- Pierre Raffarin y su esposa, Anne- Marie el Toison de Oro, que es la máxima condecoración de la Casa Real española. Doña Sofía llevaba un traje largo blanco con mantilla y peineta del mismo color, utilizando el privilegio que permite a las reinas católicas presentarse ante el Papa vestidas de blanco. Lo mismo hizo la Gran Duquesa María Teresa de Luxemburgo, ocupando con su esposo, el Gran Duque, el banco de al lado de los Reyes. Aunque la inauguración del Pontificado de Benedicto XVI no concentró tantos líderes mundiales como el funeral por Juan Pablo II, la Plaza de San Pedro volvió a ser punto de encuentro de un importante número de jefes de Estado, representantes de Casas Reales y ministros, que intercambiaron saludos momentos antes de que comenzara la ceremonia. Así pudo verse a los Reyes de Suecia; al Príncipe Alberto de Mónaco, con una banda negra en el pecho en señal de duelo por la muerte de su padre, Rainiero; al Duque de Edimburgo, esposo de la Reina Isabel II de Inglaterra; y a los Príncipes herederos de Holanda y de la Corona belga. Por Baviera, la región alemana de la que es natural el Papa, acudió su presidente, Edmund Stoiber. También estuvieron los jefes de Gobierno de Italia, Silvio Berlusconi; de Francia, JeanPierre Raffarin; y de Portugal, José Sócrates, entre otros. George Bush, que representó a Estados Unidos en los funerales de Juan Pablo II, envió en esta ocasión a su hermano, Jeb, gobernador de Florida, acompañado de 21 congresistas. Entre los jefes de Estado iberoamericanos estuvieron el presidente argentino, Néstor EPA Una persona consiguió saludar al Pontífice haciéndose pasar por el presidente de Colombia, Álvaro Uribe Kirchner, que no había acudido a los citados funerales; y el presidente de Colombia, Álvaro Uribe. Uribe protagonizo una anécdota porque al llegarle su turno de saludar al Papa se encontró con la sorpresa de que alguien ya lo había hecho, haciéndose pasar por él. Finalmente pudo saludar al Pontífice, tras aclararse lo sucedido, pero luego, una tercera persona intentó de nuevo suplantarle, sin lograrlo esta vez. También hubo delegaciones de alto rango de países asiáticos y africanos y líderes religiosos como el arzobispo anglicano de Canterbury, Rowan Williams, y los ortodoxos Kirill, del Patriarcado de Moscú, y Chrysostomos, del patriarcado de Constantinopla. Por parte española también asistió una delegación del PP, formada por su presidente, Mariano Rajoy; el secretario general, Ángel Acebes; el portavoz en el Congreso, Eduardo Zaplana y el secretario general del grupo, Jorge Fernández.