Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 El Papado de Benedicto XVI EL SALUDO DE LAS DELEGACIONES EXTRANJERAS LUNES 25 4 2005 ABC Benedicto XVI recibe el saludo de Don Juan Carlos y Doña Sofía, con quienes conversó durante un minuto al término de la misa POOL El Rey presentó al Papa a los ministros que le acompañaban: Moratinos, Aguilar y Bono Miembros de Casas Reales, jefes de Estado y dignatarios de 140 países asistieron a la entronización Doña Sofía fueron los terceros en saludar al Santo Padre, tras el presidente y el canciller alemanes y después del presidente italiano, Ciampi. ABC ROMA. Sus Majestades los Reyes conversaron ayer durante un minuto aproximadamente con Benedicto XVI, aprovechando el momento en que, tras la misa con que se inauguró su Pontificado, el nuevo Papa recibió a los dignatarios que habían asistido a la ceremonia. Don Juan Carlos y Doña Sofía fueron los terceros en saludar al Santo Padre, tras el presidente alemán, Horst Koehler; y el canciller, Gerhard Schröder, que iban con sus respectivas esposas; y después del presidente italiano, Carlo Azeglio Ciampi. Mientras Benedicto XVI apretaba cariñosamente las manos de los Reyes, b Don Juan Carlos y Rajoy, Acebes y Alberto Aza, jefe de la Casa del Rey. Detrás, Eduardo Zaplana EFE estos intercambiaron con él unas palabras en italiano y español, aunque el saludo inicial de Doña Sofía fue en alemán. Después, el Rey presentó al Papa a los integrantes del Gobierno que le acompañaron: los ministros de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos; de Justicia, Juan Fernando López Aguilar; y de Defensa, José Bono. Junto a los miembros de 140 delegaciones de otros tantos países, los Reyes acababan de asistir, en la Plaza de San Pedro, a la entronización de Benedicto XVI, desde un lugar preferente, junto al altar donde fue oficiada la misa. Don Juan Carlos y Doña Sofía, que, como unos fieles más, aplaudieron en diversas ocasiones la presencia y las palabras del Pontífice, ocuparon un banco con reclinatorio en la primera fila, sentados al lado del número dos de la Secretaría de Estado vaticana, el arzobispo Leonardo Sandri. El Rey vestía uniforme de gala de capitan general y llevaba sobre el pecho