Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
96 DOMINGO 24 4 2005 ABC Gente Clooney y sus vecinos italianos. George Clooney ha escrito una carta a sus vecinos de Laglio para aclararles que no intenta comprar la playa que hay delante de su casa en el lago Como. Desde que el actor compró dos villas en la zona, el Ayuntamiento ha realizado varias reformas, lo que desató la suspicacia de los vecinos. En sus primeras declaraciones desde que estuvo hospitalizado, Ernesto de Hannover (en la imagen, con su esposa, la princesa Carolina) reconoce que en los últimos 35 años su estilo de vida ha sido más que duro y, a pesar de su agitada vida social, se define como un simple campesino Ernesto de Hannover: Aún no quiero morir, mi hija sólo tiene cinco años El esposo de Carolina de Mónaco se recupera en una selecta clínica de Austria de la pancreatitis aguda que le llevó a un hospital de Mónaco. Desde allí afirma que ha llegado el momento de cambiar de vida nesto de Hannover ha elegido Austria para reponerse tras la pancreatitis aguda que casi le cuesta la vida y que le mantuvo ingresado en cuidados intensivos durante casi dos semanas. El esposo de la princesa Carolina de Mónaco conoce bien el país alpino, donde tiene casa y donde nació su hija Alejandra. Aquí, en la localidad de el también duque de Brunswick y Luneburgo sigue un tratamiento desde el lunes en una selecta clínica, propiedad de su amigo el doctor Christian Schenk. El lunes estaba aún muy mal en general pero hoy Er TEXTO: ANTONIO SÁNCHEZ SOLÍS, CORRESPONSAL FOTO: AP me siento cien por cien mejor declaró en una entrevista publicada ayer por los diarios Kleine Zeitung y Neue Vorarlberger Tageszeitung En las que son sus primeras declaraciones desde que abandonó el hospital Princesa Gracia de Mónaco, Ernesto asegura que la enfermedad que padece es lo peor y que no se la deseo ni a mi peor enemigo El marido de Carolina de Mónaco asegura que su visión de la vida ha cambiado de forma inequívoca y habla de un punto y final a un periodo de su vida. En la entrevista, Hannover entona el mea culpa y acepta que durante 35 años su estilo de vida fue más que duro y que ahora que tiene 51 años no puede comportarse más como alguien de 28. No obstante lo hago reconoce el príncipe antes de afirmar que esa situación va a cambiar ahora Hannover no duda a la hora de subrayar que por primera vez ha sido consciente del verdadero peligro y afirma que no quiere morir: Mi hija tiene sólo cinco años. Me gustaría aguantar como mínimo un año más bromeó. Con relación a su agitada vi- da social, el príncipe asegura que en realidad es un simple campesino y que tanto su esposa como él tienen una vida muy tranquila, aunque lamenta los innumerables compromisos oficiales que han de asumir. A ello, añade el príncipe Ernesto, se suman los encuentros con su círculo de amigos, a los que califica como muy divertidos Precisamente esa combinación, obligación y diversión, es definida por Hannover como mortal Mi problema es- -se justifica- -que no puedo decir no. Si alguien me llama y quiere que vaya a tomar unas copas, pues lo hago Eso sí, el marido de la mayor de las Grimaldi promete que cambiará: Pero ahora voy a aprender a no dejarme ver el pelo apunta Hannover como solución para salir menos y evitar la tentación El primo de la Reina Isabel II niega que se arrepienta de algo y recuerda el lema de su familia: Numquam retorso (nunca hacia atrás) Ernesto permanecerá en la clínica austriaca al menos nueve días más, periodo durante el que recibirá la visita de su esposa Carolina y de sus hijos.