Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 24 4 2005 61 Por primera vez asiste el jefe de la Iglesia Anglicana La prioridad del ecumenismo, declarada por Benedicto XVI en su primer mensaje desde la Capilla Sixtina al día siguiente de su elección, empieza a dar resultados. El jefe de la Iglesia Anglicana, Rowan Williams, asistirá hoy por primera vez a la misa de Inicio de un Pontificado con el anillo episcopal que Pablo VI entregó a su predecesor, Michael Ramsey, y la cruz pectoral que Juan Pablo II le regalo a él. A su vez, el jefe de la Iglesia Ortodoxa rusa, Alexey II, enviará al metropolita Kirill, número dos del Patriarcado de Moscú, mientras que el Patriarcado Ecuménico de Constantinopla estará representado por el metropolita Chrisostomos. El Pontificio Consejo de Comunicaciones Sociales es un organismo distinto de la Oficina de Prensa del Vaticano, que hubiese organizado las cosas de otro modo. Ante el descontento de los periodistas, Joaquín Navarro- Valls echó un capote al asegurar que el Papa por supuesto que hablará en español la próxima vez. En este encuentro quería hacer sólo una cosa breve En realidad, el nuevo Papa no tiene tiempo para casi nada. Como Decano de los cardenales, había sido el que más trabajó durante los funerales de Juan Pablo II y el precónclave. Y es el único que no ha podido descansar después de las horas intensas de escrutinios en la Capilla Sixtina. Para colmo, ha tenido que acometer un repentino traslado con la mayor parte de los papeles todavía en su antigua casa, fuera del Vaticano, a la que se fue a trabajar las tardes del miércoles y del jueves. Por no tener, Benedicto XVI no ha tenido ni tiempo para hacerse una buena sotana blanca a medida, pues la que llevaba ayer era excesivamente corta. Es probable que sea todavía una de las tres que existen, de tallas diferentes, preparadas de antemano. El Papa recién elegido se viste una en la llamada habitación de las lágrimas antes de salir a dar su primera bendición. Benedicto XVI recibirá hoy el palio y el anillo papal en la misa de entronización Cien mil alemanes, entre el medio millón de fieles que asistirán a la ceremonia b En diversas plazas de Roma se instalarán pantallas para seguir la misa. Más de 10.000 agentes, así como cazas de la OTAN, velarán por la seguridad JESÚS BASTANTE. ENVIADO ESPECIAL ROMA. Benedicto XVI recibirá el palio y el anillo del Pescador en la misa de entronización que esta mañana tendrá lugar en la plaza de San Pedro y a la que asistirán delegaciones de todo el mundo, así como más de medio millón de fieles, de los cuales cien mil procederán de Alemania, tierra natal del nuevo Pontífice. La ceremonia, que comenzará a las diez de la mañana, marcará el inicio del nuevo pontificado, aunque Joseph Ratzinger ya ejerce como sucesor de Pedro desde que el pasado martes aceptara el resultado del Cónclave. El rito del inicio del pontificado, celebración cargada de simbolismo, arranca desde el sepulcro de San Pedro, en las Grutas Vaticanas, donde el Papa descenderá junto a los patriarcas de las Iglesias orientales. Benedicto XVI esparcirá el incienso en el lugar donde la tradición señala que fue enterrado Pedro, y después se dirigirá en procesión al altar, situado en la plaza de San Pedro. A la derecha del mismo, se ubicarán los jefes de Estado y de Gobierno asistentes, mientras que a la izquierda se encontrarán los cardenales que concelebrarán, junto a Ratzinger, la ceremonia religiosa. Después de la lectura del Evangelio, el cardenal protodiácono (el chileno Jorge María Estévez, el mismo que anunció el pasado martes la elección del Papa) le impondrá el palio y el anillo del Pescador. El palio es una larga estola que el Papa lleva sobre los hombros en las celebraciones y tiene seis cruces bordadas, mientras que el anillo lleva la imagen de San Pedro Dispositivo de seguridad en la Plaza de San Pedro echando las redes de pescador. Cada Pontífice personaliza su anillo, que debe ser destruido tras su muerte. IGNACIO GIL ENVIADO ESPECIAL Delegaciones internacionales Según los cálculos de las autoridades locales, medio millón de peregrinos, 100.000 de ellos alemanes, llegarán a la Ciudad Eterna para asistir a la primera misa del nuevo Papa. En varios puntos de Roma se improvisarán zonas especiales para que aparquen autobuses y turismos y en diversas plazas de la ciudad se instalarán pantallas gigantes para seguir la ceremonia, ya que en San Pedro y en la inmediata avenida della Conciliazione sólo pueden entrar unos 300.000 fieles como máximo. El Ayuntamiento de Roma seguirá las mismas pautas en materia de organización, cuyo éxito fue reconocido tras los funerales por Juan Pablo II. Así, más de 10.000 agentes velarán por la seguridad. A ellos habrá que unir los guardaespaldas que traerán consigo los líderes asistentes a la ce- remonia, entre los que se encuentran Sus Majestades los Reyes Don Juan Carlos y Doña Sofía, así como el presidente de Alemania, Horst Köhler, y el canciller, Gerhard Schröder, ambos compatriotas del nuevo Papa. Desde Iberoamérica han confirmado su presencia los presidentes de Colombia, Álvaro Uribe; Argentina, Néstor Kirchner; Honduras, Ricardo Maduro; Paraguay, Nicanor Duarte; El Salvador, Elías Antonio Saca y República Dominicana, Leonel Fernández. También asistirán líderes de organismos internacionales y de otras confesiones religiosas, como el primado anglicano, el arzobispo de Canterbury Rowan Williams. Cazas del Ejército italiano estarán preparados para despegar en caso de que se detecte un avión fuera de control. Del mismo modo, la OTAN desplegará cuatro aviones AWAC, que vigilarán el espacio aéreo del Vaticano, cerrado durante todo el día de hoy y hasta mañana.