Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
56 Los domingos DOMINGO 24 4 2005 ABC TRADICIONES Las tradicionales fiestas de Moros y Cristianos de Alcoy han pasado en los últimos años de recrear un conflicto bélico medieval a enfrentar a hombres y mujeres por el papel que éstas deben desempeñar en la celebración ta noche terminan en la localidad alicantina de Alcoy sus tradicionales fiestas de Moros y Cristianos en honor a San Jorge, patrón de la ciudad. Durante tres intensos días, los ejércitos de la cruz y de la media luna han tomado las calles de la ciudad, recreando la batalla que tuvo lugar en 1276, y en la que, según la leyenda, el mártir romano tuvo una intervención decisiva, al aparecerse sobre un caballo blanco para decantar la batalla del lado cristiano. Tras la espectacular Entrada del viernes, en la que las catorce comparsas cristianas y otras tantas moras simulan la llegada de los ejércitos al campo de batalla, el sábado 23, día de San Jorge, tuvo lugar la tradicional procesión en honor del patrón alcoyano, con el traslado de la Reliquia (una falange del mártir) de la Iglesia de San Jorge a la de Santa María. Hoy tendrán lugar las respectivas Embajadas, en las que los contendientes tratan de llegar a un acuerdo amistoso, que al no producirse, desemboca en el enfrentamiento por todas las calles del casco histórico, con el papel estelar de la pólvora. A las nueve de la noche, mientras los alcoyanos entonan su himno, San Jorge, encarnado por un niño, aparecerá cabalgando un caballo de cartón sobre las almenas del castillo levantado en la Plaza de España de la localidad, lanzando sus flechas. Con este acto se pondrá fin, un año más, a unas fiestas con más de tres siglos de historia, declaradas de Interés Turístico Internacional en 1980. Sin embargo, la rivalidad entre Moros y Cristianos ha pasado a un segundo plano en los últimos años, al ser desplazada por una mucho más virulenta: el enfrentamiento entre la asociación Fonevol, que pretende impulsar los derechos de la mujer en la Fiesta, y el órgano que coordina los festejos, la Asociación de San Jorge. Este año el enfrentamiento ha alcanzado sus mayores cotas de crudeza, y amenaza con trasladar las reivindicaciones de Fonevol a los Tribunales, que denuncian el papel secundario que las fiestas reservan a la mujer. Es Moros as y cristianos as TEXTO: DAVID MARTÍNEZ FOTO: VICENTE LILLO Las centenarias fiestas alcoyanas, durante su edición de este año de la Escuadra, debido a la reticencia del entorno festero a presentar escuadras mixtas. La damnificada y otras mujeres crearon la asociación Fonevol, con el objetivo de impulsar la integración de la mujer en la Fiesta en igualdad de derechos y obligaciones que sus compañeros varones. Tres años más tarde la situación va normalizándose poco a poco: de los 10.300 miembros de la Asociación de San Jorge, 2.700 son mujeres, es decir, representan algo más del 25 por ciento. La presencia de mujeres ha dejado de ser algo excepcional. No obstante, la polémica, que había permanecido latente, estalló de nuevo con virulencia a finales del pasado año, cuando tres mujeres, todas ellas pertenecientes a Fonevol, vieron rechazadas sus solicitudes de ingreso en la comparsa Navarros. Fue entonces cuando trasladaron sus reivindicaciones al pleno del Ayuntamiento, a través de una moción presentada en su nombre por IU, y al Síndico de Agravios, quien les dio la razón y remitió diversos escritos al Consistorio. La Asociación de San Jorge, que durante todo este tiempo se ha mostrado prudente, apostó por un cambio tranquilo que comenzó por la reforma de Las fiestas de Alcoy han padecido este año la presión de algunas mujeres que quieren participar en ellas en igualdad con los hombres No a las escuadras mixtas La polémica arranca en 2002, cuando las comparsas comenzaban un tímido proceso de integración de la mujer como socia de pleno derecho A Herminia Blanquer, socia de la comparsa cristiana Navarros, le correspondía integrar la escuadra- -doce festeros con un cabo- -navarra en la Entrada de ese año. La participación en la escuadra, que rota cada año, es uno de los derechos que tienen los socios de pleno derecho, aquellos que pagan la totalidad de una cuota superior a los 600 euros. Sin embargo, poco antes del inicio de las Fiestas, la comparsa comunicó a Blanquer que no podría formar parte sus Estatutos, de forma que las comparsas, a su vez, tuvieran que modificar sus reglamentos internos para adaptarse a la nueva situación. Sin embargo, tras convertirse en el nuevo blanco de las reivindicaciones de Fonevol, y ante lo que considera una excesiva hostilidad, a mediados de marzo emitió un comunicado en el que abandonaba su tono conciliador, para acusar a dicha organización de pretender crear el caos y la confusión en la sociedad alcoyana y politizar la fiesta. En dicho comunicado expresaba también su disposición a renunciar, llegado el caso, a las subvenciones que recibe del Ayuntamiento, que suponen unos 100.000 euros y que Fonevol pidió que se retirasen, ya que para recibirlas uno de los requisitos es respetar los derechos humanos En opinión de Gemma Ballester, presidenta de Fonevol, la Asociación no cumple este requisito al permitir la discriminación por razón de sexo. Fonevol, que a lo largo del último año ha recibido diversos premios por su labor, niega cualquier tipo de hostilidad por su parte y lamenta que se malinterpreten sus acciones. Su última iniciativa consistió en proponer que aquellos que estuvieran de acuerdo con sus reivindicaciones utilizaran el día de la Entrada confetti de color morado. Esta propuesta, presentada como algo lúdico y sin malicia, bien podría interpretarse como un intento de ponderar los apoyos con que cuentan. Lo cierto es que, a la espera de que la justicia admita a trámite la denuncia presentada por Fonevol, la polémica ha deslucido considerablemente en los últimos tres años una celebración en la que se vuelca todo un pueblo, y en la que se gastan cada año cerca de seis millones de euros. El siguiente paso, según ha anunciado la Asociación de San Jorge, es un posible referéndum sobre una nueva reforma de la estructura festera.