Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 24 4 2005 Los domingos 51 TRASTIENDA ELECTORAL Cherie Blair ha buscado al mejor peluquero. Sandra Howard lleva un diario en internet. Sarah Kennedy acaba de tener un niño. Las esposas de los principales candidatos británicos de las elecciones de mayo acaparan como nunca la atención de los medios La campaña de las consortes Una TEXTO: EMILI J. BLASCO romántica, asegura que su marido, el conservador Michael Howard, suele regalarle flores y que no es lo duro que dicen. Otra, política, critica la calidad de la comida que le sirven a su hijo pequeño en el colegio y da la razón a su esposo, Tony Blair, que ha ordenado aumentar el presupuesto para alimentación en las escuelas. La tercera, maternal, ha posado ante las cámaras compartiendo con el feliz padre, el liberal- demócrata Charles Kennedy, el bebé recién nacido. Nunca antes los consortes de los candidatos habían ocupado un lugar tan destacado en la campaña electoral. Pero el Reino Unido, que gusta sentirse a caballo entre EE. UU. y Europa, ha acabado adoptando en esto estrategias norteamericanas. Howard lanzó su candidatura con la presencia de toda su familia- -su bella mujer, el primogénito, que estudia para sacerdote anglicano, y los otros dos hijos, sus cónyuges y todos los nietos- y Kennedy aplazó la presentación del programa para dedicar todo el día a sesiones fotográficas con su mujer y su primer bebé. El primer ministro ha sido más pudoroso, pero ha permitido que Cherie Blair se abra camino entre sus dos contrincantes recurriendo también a su familia, asegurando que piensa enviar cada día al colegio a su pequeño Leo (el que nació después de que el matrimonio se instalara en Downing Street) con un paquete de comida preparado por ella para suplir las deficiencias culinarias del comedor escolar. Cherie Blair 50 años Abogada de derechos humanos Creo que soy mejor abogada que él y sé que él es mejor político que yo Por eso renunció a sus propias aspiraciones en la vida pública en favor de Tony Blair. siempre esté acompañado de su mujer: en los traslados en helicóptero, en los viajes en coche y en los encuentros con electores. Al contundente mensaje de más policía, disciplina escolar, inmigración controlada se añade el rostro Por los pelos En esta particular pugna, Sandra Howard lleva las de ganar, aunque sus encantos no parece que vayan a poder invertir las encuestas. Modelo en los años sesenta para la revista Vogue y aún en los noventa maniquí para catálogos de Marks Spencer, conserva en su madurez una elegancia natural que realza sus atractivas facciones. La señora Howard tiene el glamour que le falta a su marido; fue amiga de Frank Sinatra, quien actuó de padrino de su primer hijo, y llegó a cenar con John F. Kennedy la noche antes de la crisis de los misiles de Cuba. Conocida en esos años como Sandra Paul, se codeó con la jet set y se casó tres veces. Su cuarta boda fue en 1975 con Michael Howard, ocho años antes de que éste llegara a diputado. El político, que llegó a ser ministro del Interior con Thatcher, la cautivó regalándole la novela romántica Tender is the Night de F. Scott Fitzgerald. Llevan treinta años de apacible matrimonio. La rubia ex modelo es el principal activo extrapolítico de Howard. El cerebro de su campaña, Lynton Crosby, que ha ayudado a las victorias sucesivas del primer ministro australiano, ha dispuesto que el candidato tory dulce y amable de Sandra Howard. El listón está alto, y Cherie Blair debe combatir por su espacio de primera dama. Con un cabello indómito- -memorable es el aspecto que ofreció cuando en camisón y despeinada salió a recoger un ramo de flores a la puerta del 10 de Downing Street poco después del primer triunfo de 1997- -la esposa del primer ministro ha pedido socorro al mejor peluquero de Londres para esta campaña. De momento, la guerra entre las dos se ha mantenido en el peinado. Lo cuenta la señora Howard en el diario Sandra Howard 64 años. Ex modelo Michael necesita alguien que le diga cuándo está llegando al límite. Nos gusta discutir de política, aunque habitualmente gana él Además, compite con Cherie Blair por el título de mejor peinada Sarah Gurling 34 años. Relaciones Públicas Estoy aquí en un papel de apoyo, pero yo tengo mi propia carrera. No descarto en el futuro optar a un acta de diputado Pero de momento se ha volcado en el papel de mujer que acaba de dar a luz. de campaña que está escribiendo en la página web de los tories Me he enterado por ahí de que la mujer de otro líder ha contratado a quien dicen que es el mejor- -y ciertamente más caro- -peluquero de la ciudad para todo el mes. Esto me da argumentos para conseguir que mi cabello merezca también su cuidado El tono escasamente político de Sandra Howard, no interesada demasiado en la vida partidista. Consejera de su marido pero sin llevarle la contraria, contrasta con la correosa Cherie Blair, cuya vocación política no siempre queda a la sombra de la figura del primer ministro. Cherie fue candidata laborista antes que su esposo. En 1983, tres años después de casarse, se presentó a las elecciones en una circunscripción en la que no tenía posibilidades de ganar. Después aparcó su carrera política para facilitar la de Tony Blair y ella se centró en su actividad como abogada. Militante activa del Partido Laborista, con opiniones decisivas sobre las personas que rodean al primer ministro, Cherie no sólo acompaña a su marido en algunos actos, sino que también desarrolla una agenda propia. La tercera en liza es Sarah Kennedy, que suele utilizar su apellido de soltera, Gurling. Esto ya le da un perfil algo distante de la actividad del líder de los liberal- demócratas, aunque ella misma fue temprana activista del partido y no descarta en el futuro optar a un acta de diputado. De momento, esta alta ejecutiva del departamento de relaciones públicas de Camelot, un operador de lotería, se ha mantenido en el papel de mujer embarazada que da a luz y se vuelca en el recién nacido.