Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 24 4 2005 47 Los domingos Manuscrito carmesí. Dos siglos después de su desaparición, vuelve a El Escorial un tesoro cultural Suena el ordenador. La telefonía por internet avanza y pronto sustituirá a la tradicional, según los expertos de Partida de damas. Las esposas de los candidatos también pesan en las elecciones británicas El deán de la catedral de Toledo, Santiago Calvo, explica a un interesado Ratzinger las peculiaridades de la pintura de El Greco durante la visita del cardenal en julio de 1993 Los viajes del cardenal Ratzinger a España, vinculados en su mayor parte al ámbito universitario, no dejaron indiferentes a quienes tuvieron ocasión de tratarle. Benedicto XVI destacaba por su capacidad para escuchar Ahora, muchos de los que conversaron con él escarban en su memoria y lamentan no conservar más recuerdos de un cruce de caminos para la Historia Si llegamos a saber que iba a ser Papa... ahora Papa se mostraba delicado, austero, con un punto de timidez. Dicen que sabía escuchar, sonreía sin desbordarse en carcajadas, comía frugalmente y bebía con moderación. Nada de boato. Boina, jersey de cremallera, zapatos cómodos para el paseo. Este pescador no gastaba sandalias. No había más aristas en él que las de su apellido, según testimonio de quienes le conocieron y trataron en alguno de sus viajes a España. Benedicto XVI era ya un cardenal veterano cuando visitó por primera vez Madrid en 1989, El TEXTO: BLANCA TORQUEMADA donde clausuró el curso de Teología Jesucristo hoy en el Colegio Mayor Universitario de los Padres Agustinos de El Escorial. En sucesivas ocasiones regresó, movido por esa vocación intelectual y docente que traza el rasgo más acusado de su modo de relación con los demás. Se siente cómodo en la dialéctica, en el intercambio de pareceres, siempre dispuesto a profundizar y a acreditar en el tú a tú que su comentada beligerancia contra el relativismo es razonada. Ama la Universidad. El reclamo de las aulas ha sido el más po- Quienes han conocido al Papa en Toledo, Murcia o Pamplona coinciden en una apreciación: trata a los demás con exquisita delicadeza deroso imán para un pensador de primera línea y para un pastor de la Iglesia que ya antes de ser elegido Pontífice acumulaba por cientos las cartas que le solicitaban su presencia en todos los rincones del mundo. No daba abasto, más aún en razón de sus obligaciones en Roma como prefecto para la Congregación de la Doctrina de la Fe. Pese a ello, fuit hic. Estuvo aquí y dejó tras de sí una estela de recuerdos ahora afanosamente rescatados por muchos de quienes compartieron con él (Pasa a la página siguiente)