Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 DOMINGO 24 4 2005 ABC Internacional La OEA se ciñe a los hechos consumados y evita condenar la revuelta de Ecuador Una misión de alto nivel viajará al país para investigar el derrocamiento del Gobierno Carta Democrática por primera vez desde su incorporación en 2000, lo que es interpretado por Palacio como un reconocimiento implícito CARMEN DE CARLOS ENVIADA ESPECIAL QUITO. La OEA se ciñó a la política de hechos consumados y evitó hacer una condena explícita sobre el derrocamiento de Lucio Gutiérrez. En un comunicado que el Gobierno de Quito consideró un respaldo implícito, anunció que a la mayor brevedad posible enviará una misión a Ecuador para revisar el proceso que impuso en la Presidencia a Alfredo Palacio. La misión estará encabezada por el presidente del Consejo Permanente, el peruano Alberto Borea, el secretario general interino Luigi Einaudi y representantes de grupos subregionales Sin fecha definida no se descarta que los cuatro enviados lleguen a Quito esta misma semana, cuando la resaca de los recientes acontecimientos esté superada. Con esta decisión se puede dar un escenario pintoresco, ya que es posible que coincidan sobre el terreno con la comisión del bloque suramericano de la que forman parte los cancilleres de Bolivia, Uruguay y Brasil. El de éste último, Celso Amorín, reiteró que la destitución de Gutiérrez no estuvo de acuerdo con el texto de la Constitución pero sin justificar lo sucedido recordó que había una fragilidad y un debilitamiento que en cierto modo, facilitó que esto ocurriese En el caso de Ecuador, la Organización de Estados Americanos aplicará la Carta Democrática por primera vez desde su incorporación en el año 2000. Concebida originalmente para impedir golpes de Estado tradicionales o enmascarados en oscuros vericuetos político- judiciales, su ejecución no está planteada con la dureza que exigían Perú y Panamá, que llegaron a proponer sanciones para Quito. Por el contrario, se recurrió a esta instancia a petición de Ecuador, que la interpretó de manera favorable para sus intereses. En su reunión plenaria, la delegación ecuatoriana expuso su versión de los hechos con el argumento de que Gutiérrez fue el primero en violar la Constitución, al disolver la Corte Suprema. En este contexto, consideró en b La OEA aplica la El pásalo en la rebelión Hartos de sus políticos, los manifestantes ecuatorianos recurrieron a internet, a los mensajes de móviles y a las radios locales para levantar la revuelta que expulsó del poder a Lucio Gutiérrez. Los teléfonos móviles, las pequeñas emisoras e internet hicieron en buena medida posible esta revuelta que los manifestantes- -estudiantes, amas de casa, tenderos y pequeños empresarios- -calificaron de rebelión popular contra el desgobierno Camisetas y pegatinas proliferaron también con los signos de identificación de los manifestantes y el apelativo de forajidos como Gutiérrez bautizó a los descontentos cuando comenzaron las protestas. una cadena de piruetas retóricas que el depuesto presidente hizo abandono moral del cargo y que su reemplazo se ajustó a la ley. No obstante, omitió explicar, entre otras cosas, qué artículo permite que 60 diputados de los 100 que forman el Congreso puedan proceder de tal modo. Pese al escaso poder de convicción del ex embajador Blasco Peñaherrera, portavoz ecuatoriano en la sesión, la OEA optó por una solución pseudo salomónica que permite que las partes digan que se sienten satisfechas. El texto, redactado con gran habilidad, no se refiere a la actual Administración como el gobierno de Ecuador extremo que destacan los países que rechazan el actual Ejecutivo para justificar que sigue sin ser reconocido. A la vez, al aceptar el envío de una misión para examinar las condiciones en que Gutiérrez fue expulsado, Ecuador interpreta que la OEA acepta a las autoridades actuales. Una multitud bloqueaba ayer el paso al automóvil del embajador brasileño en Quito Esperada reunión con EE. UU. Con una victoria pírrica, el Gobierno de Palacio se curó en salud ante un posible informe desfavorable para su legitimidad. En este sentido, el canciller, Antonio Parra, advirtió: No son trascendentales para que el Estado pueda subsistir Superado, con enchufe, el primer examen de la OEA, Palacio se resigna a que ningún Gobierno haga declaraciones públicas de apoyo y aguarda impaciente una reunión con la embajadora de EE. UU. en Ecuador con el telón de fondo de un posible adelanto de elecciones. Sergio Florencio, embajador de Brasil, habla por teléfono desde su coche REUTERS